jueves, 24 de noviembre de 2011


Ayer perdí el control sobre mi vida y preparé un kilo y medio de arroz con leche, y sólo yo para comérmelo.  Es un duelo entre el arroz y yo.  Sentarse frente a la olla cuchara en mano y hacer bajar el nivel del arroz cada día un poquito.

El aforismo de la bolsita de té de hoy: "Lets learn to rejoy more often".

Estupendo.

2 comentarios:

Koan Resuelto dijo...

Arroz con leche? como en dulce? si tuviera una olla así no saldría de mi habitación... :D

Cuca dijo...

Casi no entro al blog porque no recordaba ni e-mail ni contraseña, que sudores fríos madre mía.

El arroz con leche se hace hirviendo arroz en leche con azucar, canela en rama y piel de limón. Y si eres como yo se te va la mano y tienes arroz para dos semanas :/