domingo, 28 de marzo de 2010

Mi primo menos chungo

Yo, en Europa, sólo tengo dos primos, que viven en Sevilla. Un primo es chungo y el otro más chungo si cabe. Son chungos básicamente porque tienen los humos muy subidos, y siempre he tenido problemas de ... cordialidad... digamos, con mi tío, entre otras cosas porque mi tío siempre ha dejado muy claro que ellos son la rama pudiente de la familia, y nosotros los pueblerino. Y mis primos se han criado en la misma onda (os suena la expresión "señoritos sevillanos"?).

"Sabes que tu primo el mayor estudia ingeniería aeronáutica? Si, y tu... sigues siendo secretaria, no?". Y claro, dicho con según que tono, toca las narices. Se me nota el resquemor?

Pues mi primo-menos-chungo ha decidido que pasará la Semana Santa en casa de mis padres, así porque sí, y hoy, después de seis años sin verle, he ido a comer con él y con mis padres.

Y mi momento ha llegado cuando mi primo ha preguntado:

- Aquí tenéis pasos de Semana Santa?
- Alguno hay - Le ha dicho mi padre - Pero nada que ver con los de Sevilla.
- Pues claro que no, en Sevilla los pasos son los mejores porque llevamos miles y miles de años de tradición.

He levantado la cara del plato y lo he soltado:

- Papá, es que en Sevilla llevan sacando a la calle el Cristo del Gran Poder desde antes de que se inventara el cristianismo.

Mis padres se han reído tanto que se han puesto rojos. Y mi primo ha esperado a que dejaran de reír para mirarme, altivo, y decirme:

- Japuta.

A mucha honra.


Y ahora que caigo, que hace mi primo aquí siendo Semana Santa en Sevilla?! Dice que viene a ver a un amigo, pero me da a mi, que es algo más que un amigo... Lástima que tanto él como sus colegas tengan el twitter protegido. La verdad es que es listo, el chaval, nada más aterrizar ha obligado a mi padre ha dejar Internet Explorer y pasarse a Firefox, con la cual cosa me ha caído una bronca de mi padre por no haberlo hecho yo antes (y eso que tenemos el acuerdo de que no le voy a tocar el ordenador a no ser que me lo pida).

En fin. Llegó ayer y tengo una semana de primo por delante. El Via Crucis familiar.