miércoles, 24 de febrero de 2010

Bola extra

 

Para equilibrar mis críticas hacia mis compañeros, aquí va una anecdotilla:

 

Informático: Te vamos a poner una impresora nueva. 

Yo: En serio?!

Informático.  Si, será una HP Pro.

Yo: Pro? Propia?!  Para mi sola?!

Informático:  Ejem... no... Pro. De "professional".

 

 

Estoy esperando que me pasen un trabajo para hacer que es de prioridad absoluta, pero no llega nunca y no puedo ponerme a hacer otras cosas.  Me aburro...

Las lógica de Cefalópodo

Mi compi de trabajo, Cefalópodo, del que tengo que hablar largo y tendido, me dice esta mañana:
 

-          Te informo de que mañana no vengo a la oficina, voy a Madrid. 

-          Vale.

-          Ya he avisado a tu jefe, pero que no se le olvide, vale?

-          Tranquilo, se lo recordaré.

-          No, no se lo recuerdes, ya se lo acabo de decir yo, pero sobretodo que no se le olvide.

 

O es una amenaza ("Caiga mi ira sobre aquel que ose olvidar que mañána estaré en Madrid!!") o pretende que le recuerde las cosas a mi jefe sin recordárselas.

domingo, 21 de febrero de 2010

Un año ya

Se me ha había olvidado... ya llevo un año en el piso!! Parece que fué ayer cuando hice la mudanza del infierno.

Paso a relatar todas las peripecias que me han acontecido en estos doce meses:

- Una mudanza del copón a un ático sin ascensor.
- Tres inundaciones.
- De esas tres inundaciones, dos me dejaron sin electricidad.
- Una tubería atascada me dejó dos semanas sin lavadora, fregaplatos y fregadero. La reparó un fontanero muy majo. 60€.
- V. rompió la nevera. pero M. la arregló.
- La nevera se volvió a romper. Se arregló sola.
- Se rompió por tercera vez tras una de las inundaciones y la reparó un técnico de Fangor. 130€ del ala.
- Avería de la caldera, una semana sin agua caliente.
- V. rompió al sentarse el banco de la cocina. Sustituí la pata rota por un montón de libros. La imagen de V. con el culo en suelo y el banco descuajeringado a su alrededor no tiene precio.
- O. rompió una mesilla porque la confundió con un taburete. La reparé con cola de impacto. El recuerdo de O. espatarrado en el suelo me alegra los días tristes.
- Facturón del gas de 506€, porque mi casero llevaba el último año dando lecturas estimadas. Me devolvió el dinero.
- Facturón de 180€ del gas porque el ático es frío de cojones. Pero con 0ºC fuera, los he pagado a gusto.
- Encontré veinte dientes de leche de mi casero, una máscara con el careto de mi casero y unos gayumbos del susodicho debajo de mi cama.

Me dejo algo? Seguro. Ah, si, perdón:

- Se derrumbó un armario debido a la humedad provocada por una de las inundaciones.
- Me he descalabrado tres veces por las escaleras.

Y aún así...

QUE FELIZ HE SIDO AQUÍ!!! Y que feliz seguiré aquí, hasta que el contrato de alquiler nos separe.



Si, es una imagen de una ama de casa "vintage" planchando. Ni las faenas de casa molan, ni yo llevo delantal y mucho menos plancho, pero hoy San Google no está muy pródigo en imágenes.

viernes, 12 de febrero de 2010

El ser humano es extraordinario

Extraordinariamente inculto:
 
Un tío que desayunaba a mi lado: "Este verano me voy a ver las pirámides incas a la Riviera Maya"
 
Pues nada, disfruta del viaje.  Y cuidado no vayas a aprender algo.

domingo, 7 de febrero de 2010

Breve resumen de lo acontecido

Breve... brevísimo, porque no ha pasado nada digno de mención, así importante de verdad. Simplemente han sido las tres semanas más horribles del año. Ah, que sólo llevamos un mes y poco de año? Pues que bien empezamos.

Me ha pasado de todo un poco, pero de todo. No se ni por dónde empezar. Para no hablar del curro, que parece que no tenga vida, ni del cole (por cierto, aprobé las tres asignaturas, creo que voy a llorar...) voy a hablar de cómo hice mi primer lote de yogur casero.

Por ecología, por comer cosas más saludables, por economía (necesito haber ahorrado dos mil euros para junio, ya os explicaré de que va la cosa), porque es divertido, porque leí este libro y sobretodo porque me encanta complicarme la vida decidí que a partir de YA iba a ser autosuficiente en el tema de los postres lácteos.

En que momento.

Busqué una receta bien estructura en internet y encontré esta, que está bastante bien exceptuando un detalle de nada. Por cierto, de todo hay en la viña del señor, y si encima tienen internet te encuentras joyas como ésta http://yogurescaseros.blogspot.com/ Un blog dedicado sólo al yogur! Fascinada me tiene.

Primero hay que conseguir leche y un yogur. Compré leche fresca, por aquello de rizar el rizo y ya ahí mandé la economía a la porra porque es más cara. Pero no pasa nada, yo feliz.

Hay que hervir la leche y dejarla enfriar hasta los 45ºC. Que no tienes termómetro? No pasa nada! La receta indica que vayas probando con el dedo meñique hasta que la temperatura de la leche te queme pero aguantes con el dedo dentro. Ya os digo que para masoquistas esta receta no sirve. También dejadme comentar que si la intención de hervir la leche era esterilizarla, metiendo el dedo ahí to' guarro lo jodes todo, pero corramos un estúpido velo.

Luego metes la leche en botes con una cucharadita de yogur, porque de algún lado tienes que sacar los lactobacilus acidófilus que transformarán la leche en yogur, y remueves bien. Y lo dejas reposar toda la noche a unos 45ºC. Si no tienes yogurtera, como es mi caso, hay varias opciones:

- Usar porexpán.
- Envolver los yogurines en una manta.
- Ponerlos en una caja con papeles de periódico.
- Meterlos en la cama contigo y cantarles una nana a los acidófilus...

Yo opté por caja de cartón con aislante de papel y trapos y arrimarlo al radiador, pero mis acidófilus debieron pasar frío y se enfadaron, porque eso ni de lejos parecía yogur.

Bueno, sabía y olía a yogur, pero tenía la textura de la clara de huevo y con tropezones. Y además tenía el dedo meñique extrañamente sensible. Dicen que espesa en los siguientes dos días, y la verdad es que ahora tiene mejor pinta, la mitad de arriba es como el yogur líquido y la de abajo es cremosa, como el yogur griego.

Y ambas capas están terriblemente buenas. A palo seco me como mis yogures, sin azúcar ni nada. Aunque si soy honesta... la primera vez intenté mezclarlo con miel y no se mezclaba.

Estoy obesionada, creo que el segundo lote, que haré mañana, lo haré poniendo mermelada de fresas en el fondo, y tengo un plan, algo muy tecnológico consistente en dos ollas una dentro de la otra y bolsas de agua caliente que no puedo relatar en detalle por aquello del espionaje industrial, que conseguirá mantener a mis acidófilus a 45ºC toda la noche. Mis yogures algún dia serán famosos en el mundo entero.

MUHAHAHAHHAHAHAHAHA!!!
.
.
.
.
.
.
.
.

Necesito un novio ya.