domingo, 3 de enero de 2010

Espera, que estoy pensando

Se me ha ocurrido así de repente. Hace mucho tiempo que le quiero cambiar el nombre al blog, la dirección ya está perdida, porque si la cambio pierdo a los dos (dos! Tengo dos!!) seguidores y me da penica.

He acabado de publicar el post idiota anterior y he seguido haciendo mis cositas de cachorro de programador, cuando ha salido el relojito del güindous (que le quedan dos dias a güindous, que lo sepáis, que en cuanto acabe este curso me lo cargo y para cuando empiece el siguiente ya estaré con Linux).

El relojito sale cuando, por ejemplo, estoy a la vez escuchando música en Jamendo, con Ubuntu en la VirtualBox, dandole a cargar como desesperada al foro del IOC a ver si alguien me contesta ya, y otras cosas varias a la vez, y en definitiva, estresando al procesador. Y como me ha dado por darle personalidad propia al hardware (cosas de vivir enclaustrada con el PC), cada vez que sale el relojito oigo la voz imaginaria del procesador diciendome

"Espera, que estoy pensando!"

Y yo le dejo pensar y luego ya va haciendo una por una las mil tareas que le he pedido. Es más majo...

Y de repente, se me ha ocurrido nombre para el blog. Tachán!

Por cierto, en mi cabeza el procesador tiene la voz del güindous. Es decir, ésta voz. Disfrutad del video, que no suelo poner, y éste me ha costado un montón encontrarlo:




Lo vi hace un año y me sigo tronchando!!! XD

Hasta el moño ya

Vale, lo sabíamos, después de unos muy fugaces estudios en la UOC me quedó bastante claro que estudiar online no significa para nada estudiar menos.

Muchas veces te tienes que buscar la vida, sacar información de donde sea y leer entre línias en los apuntes, para sacar algo en claro y entregar unos trabajos decentes.

Pero ahora, con el IOC, me pregunto: El título me lo van a dar ellos o Wikipedia?

Porque aprender estoy aprendiendo un huevo, pero creo que el próximo curso me saldrá más a cuenta pagarle matrícula a Jimmy Wales.


P.D.: Es una rabieta, ya se me pasará. La verdad es que el IOC mola aunque haya acabado hablando sola con la pantalla del ordenador.