viernes, 24 de julio de 2009

Hey

 
Hey!  Es mi cumple! 
 
 
Treinta.  No, espera, no puede ser.  Espera que cuento otra vez..... si, si, treinta!  Pues nada, a celebrarlo.
 
Celebrarlo.  Que miedo me da eso.  Yo nunca celebro mi cumpleaños, porque las fiestas no me gustan.  Pero parece ser que este año no me libro y tengo mañana una fiesta sorpresa a las diez y media de la noche en casa del noviete de V.  En la terraza.  Se incluso el menú de la cena.  He dicho ya que es una fiesta sorpresa?  Mis enemigos me aprecian más que mis amigos.  Y me dan pavor sus regalos.  Hace dos años me regalaron una camiseta horrorosa, sin espalda, sólo una tira fina de gasa para sujetar la parte frontal y no llevar las domingas al aire.  La camiseta de por si ya era fea, pero es que tengo una marca de nacimiento que me cubre media espalda.  Pero no se acordaron.
 
El año siguiente intentaron arreglarlo y me regalaron una katana.  Si, una espada japonesa, de decoración, de más de un metro de largo.  Porque como me gustan tanto los comics, lo que más deseo en el mundo es una espada japonesa.  Claro,... por supuesto... Por si eso fuera poco, mi amiga G. se ofreció a pedirle a su hermano que me fabricara un soporte para colgarla de la pared, siempre y cuando no me importara la procedencia de la madera.  Porque el hermano de G. es carpintero en una funeraria.  Es fuerte, eh?  Entendéis ahora mi horror ante la fiesta de mañana?
 
Por lo que se, el regalo principal es una tienda de campaña.  A mi.  Que de urbanita que soy si respiro aire puro me mareo.  Que me estresan más los trinos de los pájaros que el ruido de los autobuses.
 
Mis padres, que me quieren como nada en el mundo, se montaron un viaje a Holanda para este verano.  Cuántos hijos tienen que cumplan treinta hoy?  Sólo yo.  Y cuándo han elegido mis padres para irse de viaje, ellos que el último viaje que hicieron fue hace ocho años a Menorca? Si, esta semana. Finalmente los escrúpulos han podido con mi madre y se ha quedado en casa, mi padre se ha ido con el resto del grupo.  Cría cuervos!!  Hace dos años creo que no me regalaron nada, el año pasado el regalo fue una minipimer.  Este año mi padre dice que me ha comprado un queso en no-se-que pueblecito de Holanda.  Cumplo treinta y me trae un queso!!  Pffffff....  mejor no pensar en ello.
 
Así que los planes para mañana (que ya es hoy) son:
 
Levantarme tarde, que para eso le he arrancado un día de vacaciones a mi superjefe (mañana tiene una agenda liadísima, me miraba con ojos de cachorrito abandonado pero me he tomado el día libre de todos modos, jijiji.  Que malvada soy).
Pasar a buscar a mi madre y irnos las dos de compras y a comer por ahí.
A las cinco primera quedado con unos amigos (los de la fiesta no, otros).
Luego, volver a casa corriendo a ducharme, emborracharme y prepararme para la agonía de la fiesta (y preparar mi mejor cara de "oh, que sorpresa, una fiesta, por favor esconded mejor la tienda de campaña, que sobresale del armario").
 
No pienso beberme sola en casa una botella entera de tinto como el año pasado (no me lo recordéis... que vergüenza), ni pienso enfadarme por los regalos.  Directamente exigiré que me den el ticket de compra.  El queso me lo comeré.
 
Por cierto, uno de los amigos con los que he quedado mañana a las cinco, mi amigo D., cumple años el mismo día que yo.  Hoy!  Estaba hace un momento envolviendo su regalo y me ha parecido super raro, el día de mi cumple y envolviendo regalos para otros. 
 
 
Si sobrevivo a los festejos os cuento que tal me han ido.
 
Beberos un cubatilla a mi salud!
 
 
 

domingo, 19 de julio de 2009

Coletillas

Hola!
 
Los domingos por la mañana siempre me levanto un poco nihilista, y hoy además tengo un día raro.  Voy a salir a la terraza con un libro a remojarme el trasero en la nueva piscina y a pensar en nada.  Si, amigos.  Piscina!  Hinchable, de metro y medio de diámetro y dos palmos de profundidad, con diez centímetros de agüita en el fondo, pero piscina al fin y al cabo.  Lo que no vendan los chinos es que no existe.  Antes de salir a chapotear pongo este post que escribí hace unos días y se quedó en borradores, que hoy tengo el día raro y ya que lo tengo escrito, lo aprovecho:
 
Aquí va:
 
Mientras escribo esto, en realidad estoy hablando por teléfono.  Con cuidado, para que no oiga el teclear, pero con el rollo que me está soltando tengo para escribir posts hasta el 2011.  Diarios.  Y cómo se repite la tía pesada.  Que es tan cansina que ha aprendido a aspirar algunas palabras, para coger aire y no hacer pausas entre frases.  Lleva llamándome todo el día, y las primeras tres veces he pasado de contestar, pero al final va a resultar que como secretaria uno de mis trabajos es contestar al teléfono.  Quiere un artículo científico pero no se acuerda de la contraseña de acceso a la web del proveedor.

 

"He olvidado la contraseña, tu la sabes? No?  Gracias igualmente".  Son diez palabras exactas, y la mujer esta lleva nueve minutos al teléfono y como no le cuelgue no se cómo acabar esta tortura.

 

Pero es que ella sigue, eh!  Además es forofa de la mal llamada escucha activa.  Ya sabéis,… demostrarle a tu interlocutor que estás super atento a sus palabras, así que mentalmente te pones a hacer la lista de la compra mientras vas asintiendo como el perrito de plástico en el salpicadero y vas diciendo "ajá…ajá.. ajajá…ya veo…si… si… ajá… mmmh….ajá".  Así que yo escribo para el blog, y voy oyendo su rollo a lo lejos.  No me gusta hacerlo, pero con ella funciona.

 

De verdad.  Escucha activa.  Creo que no he conocido a nadie que haya ido más allá del ir repitiendo a intervalos regulares ajá, ajá, ajajá.  Incluso dejé de hablar con una chica porque intentar explicarle algo era desesperante:

 

-         Este mamotreto que acaba de sacar la impresora es tuyo?

-         Ajá.

-         Vale, te lo dijo aquí.

-         Ajá

-         Te lo dejo tal cual o te lo pongo en una carpeta?

-         Ajá.

-         No, que si lo quieres en carpeta o suelto.

-         Ajá

-         Oyeeeee!! 

-         Que?!

-         Que si te lo pongo en una carpeta o no.

-          No se… eso no es mío.

 

Hablo con ella lo menos posible.

 

Tengo otro compi que usa la técnica "cuando te cuenten algo, demuestra que te está interesando.  Haz preguntas".

 

-         Cuca, has hablado con los de la gestoría?

-         Si, estoy en ello, que tenemos que solucionarlo antes de las vacaciones porque hasta..

-         Si?

-         Si.  Porque hasta el 4 de septiembre no vuelven a abrir.

-         Si?

-         Si.  Siete de enero.

-         Ajá.  Y el contrato, estaba bien?

-         No, quitaron las cláusulas tres y cuatro.

-         Si?

-         Si.  La tres y la cuatro.
-    Si?
-   Que si!

 

Joé con las coletillas!  Tienen mucha suerte, la verdad, de que no me dejen llevar armas.

martes, 14 de julio de 2009

Si breve...

 
 
Los de la ofi en Mumbai nos acaban de mandar un e-mail para informarnos de que debido a las inundaciones causadas por el monzón, no les funcionan ni los teléfonos fijos ni internet.  Lo repito?  Nos han avisado por e-mail de que no les funciona internet.
 
Estos están bailando la conga bajo la lluvia...
 
Sigo sin poder escribir periódicamente, lo voy a intentar microblogging style (y no, no me hago un twitter ni jarta vino).
 
Ah, y por cierto:  Si es breve es más corto.  Va por los despistados ;-)