lunes, 14 de diciembre de 2009

Kcnickers

Hace unos posts mencioné una anecdotilla laboral, y muy amablemente Cleo me pidió que la contara, y hoy, que he estado organizando el viaje a Panaji (Goa, India, un lugar muy pintoresco en el culo del mundo donde vete a saber tu porqué tiene la fábrica uno de nuestros proveedores), me he acordado:

De cuando mandé a mi jefe a Mumbai y apareció en Dubai (y no fue culpa mia, lo juro!).

Mi jefe viaja (o viajaba, vete tu a saber como viene el 2010) tres veces al año a India por cosas del trabajo. Y en el 2008 tuve que prepararle un viaje a él y a una chica de proyectos que no tenía ningunas ganas de ir.

Busqué billetes en la compañía aerea habitual, el hotel de cinco estrellas (para nosotros serían cuatro) y los transfers, más la agenda de reuniones. La rutina, vamos.

Salían de Barnacity un lunes y tenían que llegar la madrugada del lunes al martes a Mumbai. Normalmente mi jefe me llama en la escala intermedia, generalmente en Alemania, y al día siguiente por la mañana cuando va camino de la oficina. Efectivamente me llamó desde alguna ciudad alemana, pero no volví a saber de él.

A mediodía del martes me empecé a preocupar, pero como se suele decir "Si no hay noticias son buenas noticias". Pues fale. Pero mis compañeros de trabajo también se empezarón a preocupar, y al final una de mis compañeras se conectó al Skype, se puso a hablar con uno de nuestros compañeros indios y la cosa fue como sigue (pero en inglés):

- Está por ahí Superjefe?
-No
- Ah, que ya se ha ido? - En India van cuatro horas por delante.
- No - Vaya suerte, pillamos al indio lacónico ¬¬
- Pero... han llegado bien?
- No han llegado.
- ¿¡Cómo que no han llegado?! - Doce horas de retraso en el vuelo es demasiado.
- No.
- Y dónde están?!
- En Dubai.
-¡¿CÓMO?! - El grito fue virtual y real a la vez, coreado por los diez flipados que rodeábamos el escritorio de la chica del Skype.
- Dubai
- Dubai?!
- Emiratos Árabes.
- Que hacen en Dubai?!
- No lo se.
- ¡¿Qué?!
- Mi jefa lo sabe, quieres que le pregunte?
- Claro!!
- Ahora vuelvo -Y nos dejó esperando.

Me mareé, me puse blanca y me entraron náuseas. "Me puedo haber equivocado? Me puedo haber equivocado y he confundido Mumbai con Dubai?!!!"

Conseguí llegar a mi mesa a pesar de mis piernas temblorosas, busqué los billetes electrónicos y estuve aguantando la respiración hasta que leí MUMBAI, bien clarito, en la destinación final. Revisé ambos billetes del derecho y del revés, y no entendía que podía haber salido mal.

- Cuca, corre ven, que ya sabemos que ha pasado! - Me llamaron.

Pues resulta que en Francia había una huelga de controladores aereos, y aunque ya tuve cuidado de mandarlos en una compañía alemana (no hace falta que diga cual, verdad?), el vuelo salió del Prat con retraso "debido a las condiciones atmosféricas en destino" según los alemanes.

Y un cuerno! Que no les dejaban sobrevolar Francia! De hecho, aquí caía un tormentón del copón, y cuando llegaron a Alemania lucía un sol de caerse de espaldas. Mi jefe luego nos decía en broma que los pilotos alemanes saben aterrizar con nieve, granizo, tormenta, que pueden aterrizar de espaldas y hasta panza arriba, pero que tanto sol los deslumbró y se acojonaron.

Pues cuando finalmente aterrizaron, habían perdido la conexión a Mumbai, y los alemanes (vale, que estaban en Alemania, me ha quedado un poco retórico), les ofrecieron o bien plazas en el vuelo a Mumbai del día siguiente, o bien volar a India con escala en Dubai.

Pero ahí no acaba la cosa. Que va.

Cuando por fin pisaron suelo Indio pillaron un taxi hasta la oficina, y mi jefe me llamó:

- Jejeje, que hemos estado en Dubai - A mi jefe le encanta viajar.
- Ah, que bien, pero que susto me habéis dado.
- Tranquila, cosas que pasan.
- Ok, pásame a la chica de proyectos, que debe estar que trina, encima de que no quería ir.
- JAAJAJAJA! La chica de proyectos no está conmigo.
- DÓNDE ESTA ENTONCES?!
- Está comprando bragas.

Yo flipo. Mis compañeros me rodean y uno me pregunta "Y la chica de proyectos, está muy cabreada?" Y yo flipando "Está comprando bragas".

- Jefe... comprando bragas?!
- Le han perdido la maleta. Sólo la suya! Jajajajaja! Ha tenido que pedir un intérprete para salir a comprar bragas. Jijiji! Además mientras esperábamos el vuelo a Dubai pidió un café y se lo tiró por encima, va hecha un pingo.

No me lo puedo creer. Al cabo de una horita me llama la chica de proyectos:

- Cuca, esto es una mierda, yo ya no puedo más. He pedido un intérprete y me han endosado al indio lacónico, que tenía menos ganas de comprar bragas que yo de venir a la India, al final me ha acompañado una de las chicas, que vergüenza.
- Bueno, pero ya tienes tus bragas indias- Muahahaha, me parto - Y cuando te devuelven la maleta?
- Me da igual, yo me quiero ir, además, sabes cómo se llaman las compresas en inglés? Higienic pads. Mis compresas iban en la maleta! Con mis bragas limpias! Y tengo un manchurrón de café en la camisaaaaa!
- Ojtia. Bueno, tranquila, ya está, ahora directa al hotel y a dormir. Mañana me llamas, vale?

Joer, que si me llamó. Entre vómito y vómito, me llamó. Pilló una gastroenteritis. Dónde? No lo sabemos, porque no le dió tiempo a comer ni beber nada que no fuera la comida plastificada del avión.

Al final se recuperó y pudo seguir la agenda de reuniones, abrazada a un blister de Fortasec Forte, y su maleta llegó al día siguiente.

Dejó la empresa en septiembre. Cuando se despedía de mi me recordó el asunto de las bragas y se reía. Aunque mi jefe todavía se reía más.

miércoles, 9 de diciembre de 2009

Plancha

El lunes compré mi primera plancha. Yo no plancho nada desde el 2006. Recuerdo que eran unos pantalones que supuestamente eran para llevar arrugados y traían las arrugas de fábrica, pero no me gustaba y le hice un lifting. La vez anterior que planché algo fue en abril del 2005, me acuerdo perfectamente, y era una camisa para una entevista de trabajo. Cuando algo no me gusta me planteo "Pero de verdad hay que hacerlo?" Y si es que no, pues no lo hago. Y no plancho.

El lunes necesitaba urgentemente una plancha porque me compré en Ikea (malditos suecos!) un juego de piececillas de plástico, que montas sobre un molde y para fijarlas es necesario plancharlas. Precio del juego: 5€ el bote de piezas y 1'5€ de los moldes. Precio de la plancha: 19€.

El juego es para niños de 4 años, pero oiga, que entretenido! Sirve para hacer cositas como esta, esta o esta. El caso es que no tenía plancha, y rauda y veloz me personifiqué en una tienda de electrodomesticos de saldo que hay en el barrio.

Me quedo mirando el arsenal de planchas con cara de perrillo perdido, hasta que se acerca un dependiente:

- Te puedo ayudar?
- Pues mira, si - Cuca mueve el rabillo de agradecimiento - Busco una plancha pequeña y barata. He visto que tienes esta de viaje, pero tiene poca potencia.
- Evidentemente es una plancha de las de tipo viaje, pequeña, pero la potencia que tiene es mínima.

Eso ya lo he visto yo, listo, pero bueno, mientras haya entendido que lo de "pequeña" va también por el precio...

- Entonces, tienes alguna plancha pequeña pero más potente? - Es que tengo que fundir plástico con ella.

- Pues mira, si eres de las que planchan poco y por obligación, ésta es tu plancha.

Y me llevé la de 19€. Y yo me pregunto, ¡¿Pero hay alguien que planche mucho y por afición?!

Ya en casa me leí las instrucciones, porque cuatro años sin acercarme a un artilugio así se notan. Y las instrucciones decían, literlamente (y copio del folleto) lo siguiente:

"Nunca permita, bajo ninguna circunstancia, el uso de la plancha por personas con incapacidad física, mental o sensorial, y esto incluye a los niños".


JAJAJAJA!! Me pregunto si yo debería usarla.

miércoles, 2 de diciembre de 2009

Manifiesto "En defensa de los derechos fundamentales en internet"

Ante la inclusión en el Anteproyecto de Ley de Economía sostenible de modificaciones legislativas que afectan al libre ejercicio de las libertades de expresión, información y el derecho de acceso a la cultura a través de Internet, los periodistas, bloggers, usuarios, profesionales y creadores de Internet manifestamos nuestra firme oposición al proyecto, y declaramos que:

  1. Los derechos de autor no pueden situarse por encima de los derechos fundamentales de los ciudadanos, como el derecho a la privacidad, a la seguridad, a la presunción de inocencia, a la tutela judicial efectiva y a la libertad de expresión.
  2. La suspensión de derechos fundamentales es y debe seguir siendo competencia exclusiva del poder judicial. Ni un cierre sin sentencia. Este anteproyecto, en contra de lo establecido en el artículo 20.5 de la Constitución, pone en manos de un órgano no judicial -un organismo dependiente del ministerio de Cultura-, la potestad de impedir a los ciudadanos españoles el acceso a cualquier página web.
  3. La nueva legislación creará inseguridad jurídica en todo el sector tecnológico español, perjudicando uno de los pocos campos de desarrollo y futuro de nuestra economía, entorpeciendo la creación de empresas, introduciendo trabas a la libre competencia y ralentizando su proyección internacional.
  4. La nueva legislación propuesta amenaza a los nuevos creadores y entorpece la creación cultural. Con Internet y los sucesivos avances tecnológicos se ha democratizado extraordinariamente la creación y emisión de contenidos de todo tipo, que ya no provienen prevalentemente de las industrias culturales tradicionales, sino de multitud de fuentes diferentes.
  5. Los autores, como todos los trabajadores, tienen derecho a vivir de su trabajo con nuevas ideas creativas, modelos de negocio y actividades asociadas a sus creaciones. Intentar sostener con cambios legislativos a una industria obsoleta que no sabe adaptarse a este nuevo entorno no es ni justo ni realista. Si su modelo de negocio se basaba en el control de las copias de las obras y en Internet no es posible sin vulnerar derechos fundamentales, deberían buscar otro modelo.
  6. Consideramos que las industrias culturales necesitan para sobrevivir alternativas modernas, eficaces, creíbles y asequibles y que se adecuen a los nuevos usos sociales, en lugar de limitaciones tan desproporcionadas como ineficaces para el fin que dicen perseguir.
  7. Internet debe funcionar de forma libre y sin interferencias políticas auspiciadas por sectores que pretenden perpetuar obsoletos modelos de negocio e imposibilitar que el saber humano siga siendo libre.
  8. Exigimos que el Gobierno garantice por ley la neutralidad de la Red en España, ante cualquier presión que pueda producirse, como marco para el desarrollo de una economía sostenible y realista de cara al futuro.
  9. Proponemos una verdadera reforma del derecho de propiedad intelectual orientada a su fin: devolver a la sociedad el conocimiento, promover el dominio público y limitar los abusos de las entidades gestoras.
  10. En democracia las leyes y sus modificaciones deben aprobarse tras el oportuno debate público y habiendo consultado previamente a todas las partes implicadas. No es de recibo que se realicen cambios legislativos que afectan a derechos fundamentales en una ley no orgánica y que versa sobre otra materia.

miércoles, 28 de octubre de 2009

Atencion, cocos.

 

Atención, pregunta:

 

La normativa dice (copiado de la web de Aena):

 

Sólo le está permitido llevar en su equipaje de mano pequeñas cantidades de líquidos. Estos líquidos tienen que ir en pequeños contenedores con una capacidad individual máxima  de 100 ml. Cada pasajero tiene que empaquetar estos contenedores en una bolsa transparente de plástico con autocierre de no más de un litro de capacidad máxima

 

Y la pregunta es:

 

Puedo subir al avión con una bolsa de cocos?  

 

La pregunta surgió cuando tuvimos la visita de un cliente polaco que se volvió a Polonia con 5kg de melocoton de Calanda como equipaje de mano.  Con los melocotones no le dieron problemas, pero y si hubieran sido cocos?

 

viernes, 23 de octubre de 2009

Hasta el infinito y más allá

Tres intentos he necesitado para acceder al blog, esto no puede seguir así.

Iba diciendo, hace casi un mes, que tengo muy poco tiempo, pero esto ya es de vergüenza. Voy a explicar brevemente mis últimas aventuras y me quito el sentimiento de culpa de encima.

Vayamos por pasos. Si algún masoquista me ha estado siguiendo últimamente, yo tenía un plan loquísimo para dominar el mundo. Es un decir, por dominar el mundo entiendo poder pagar la calefacción este invierno y aprender de una vez a usar el ordenador como dioz manda.

Bueno, pues la he liado gorda. Estando mi empresa como estaba, me di cuenta de que mi experiencia profesional y mis estudios se parecen como un huevo a una castaña, y que tengo un currículum bastante extraño. Decidí ponerle remedio estudiando Secretariado o Administración online. Del mismo modo que existe la UOC, existe el IOC, que funciona igual pero a nivel de bachillerato y módulos de Formación Profesional (y público y barato, muy barato!). La matrícula fue en junio, y yo me leí varias veces el temario de Secretariado, y como que no. Pasarme dos años haciendo en mi tiempo libre lo mismo que hago en el trabajo me mataba. Contabilidad, protocolo, cartas modelo,... Joer, es justamente la titulación que necesito, pero cometí un error.

Cometí el gran error de leerme el temario de los otros módulos. Y el destino vino a mi encuentro (os habéis leído Snow Crash? Ya tardáis).

Estoy estudiando la profesión del futuro, una profesión que te sirve para todo. Para todo, oiga! Te sirve para llevar una base de datos, actualizarle el antivirus a tu cuñado, te titula para hacer las mudanzas de la empresa, para cambiar bombillas, programar el aire acondicionado y hacerle el html al amigo diseñador gráfico torpe.

Estoy estudiando DAI.

Para entendernos y dicho a bocajarro: Programación.

Y no un cursillo como el que hice de Linux. No. El FP. Los tengo cuadraos.

Y vosotros pensaréis "Pero con la mierda blog que tiene, esta tía a dónde se cree que va?" Pues de momento voy de cabeza a la locura más absoluta.

La primera semana la tutora de Redes Locales nos aconsejó instalarnos el Firebug. Me tiré media hora de madrugada batallando a muerte con el Firebug y no había manera, me ignoraba a mi, al navegador, a la tutora y a su madre.

Casi tres cuartos de hora necesité para darme cuenta de que estaba intentando violar al Explorer con un plugin para Firefox!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! El Explorer todo escocío!

Claro, abrí el Firefox y el Firebug estaba como en su casa. Y por cierto, vuestros blogs se ven mucho mejor ahora ^______^ !!

Es que soy lerda, os permito que me tiréis ciberpiedras.

También con Redes Locales tuve problemas. Primer trabajo: Haz tu propia web! Muy bien, estupendo, vamos a picar código nada más empezar, para eso me he apuntado! Pero no, como dice una amiga "Eso de que empiezan desde cero es MENTIRA COCHINA".

La profe empezó a mandarnos ejemplo que yo no podía visualizar ni para atrás, y la gente de los foros super puesta en el tema, y yo sintiéndome más lerda por momentos. Al final pensé en que debería ser la voz de los ignominiosos, romper una lanza en favor de los torpes y preguntarlo en el foro:

"Vosotros como visualizáis los ejemplos?"

Me faltó el hoygan y el grasias de antebraso. Respuesta: Usaban el Quanta, el Aranae, un chico muy majo me recomendó el Notepad, si erea muy novata, y el Notepad++ si buscaba algo más. Me quedé igual, porque por supuesto tenía el Notepad, pero ni por esas podía abrir los archivos de la profe, así que investigué en el fiel Google y el Notepad++ tenía un camaleón muy mono y lo instalé.

Y así tampoco. Si el html hubiese sido algo físico ese día le hubiese prendido fuego. Otra vez al foro:

"Algo no hago bien, tengo el Notepad++ y sigo sin poder ver los ejemplos"

El mismo chico de antes me envió un mail a mi correo personal "Es que se me olvidó decirte que debías guardarlos antes de verlos y bla bla bla bla".

Ahí entendí lo que estaba haciendo mal. Y nos os lo cuento porque me da vergüenza. Os he contado lo del plugin en el Explorer, así que ya os podéis imaginar cualquier aberración.

Ahora que llevo ya dos meses estudiando no me va mal. Hasta saco buenas notas y conseguí mi web! Estoy bastante satisfecha, con lo torpecilla que soy yo.

Aunque lo parezca, programar también me deja tiempo para hacer otras cosas, como por ejemplo salvar el piso inundado por la lluvia de esta semana (y a oscuras, porque se inundó el cuartito del contador) y vaciar el trastero del piso, armarios más altos que yo incluidos para poder secar el agua y volver a dar la luz. A punto estuve de sentarme en el suelo, llorar y llamar a mi padre, pero los hackers no lloran y finalmente sequé el contador yo sola y volvió la luz.

Y no se acaba aquí! En casa del herrero cuchillo de palo, dicen. Mi ordendor ha decidido hacer mi vida más interesante si cabe. La TFT (la pantalla, pero vamos a hablar con propiedad) del portátil hace mal contacto (o algo) y de vez en cuando se va quedando en blanco (blanco el color) y tengo que hacer juego con la pantalla para que vuelva a su estado normal. También tiembla la imagen. Cuando estás de html y css hasta las cejas, o intentando contar patillas para distinguir una memoria de otra (168 0 184? vaya preguntas), pues deja mis nervios y mis ojos en un estado bastante interesante. Ahora ando en caza y captura de una tft de sobremesa para conectarla al portátil, porque la tele es tan añeja que no se si dejará, y además me quemaría las pestañas. Un poema.

Pero sarna con gusto no pica, y ahora me voy a poner a estudiar los algoritmos del procesador, que estoy asustando a los informáticos de mi curro con mis preguntitas inocentes salidas de la nada. Por cierto, no lo saben. Cuando se enteren me van a quemar en la hoguera.

viernes, 2 de octubre de 2009

Breve

No mucho tiempo, pero...
 
- Unas señoras del trabajo se han enfadado conmigo porque no me he enfadado ni con las hijas de Zapatero, ni con la mujer de Zapatero.
 
- Una comercial se ha pasado toda la reunión llamando al cliente Sr: Ruveola en lugar de señor Rovira, que es su nombre.
 
- Ya tengo nevera!
 
Así todo como muy soso, pero no tengo nada de tiempo libre... porque he vuelto a estudiar.  Ya os contaré.

domingo, 20 de septiembre de 2009

El precio de un amigo


Hoy dos preguntas fáciles:

Primera pregunta:  Cuánto hace desde la última vez que dejé a mi jefe tirado en el extranjero?  Pues bastante, la verdad.  De aquella vez que iba a Mumbai y me llamó desde Dubai (esta no os la he contado, creo).
Segunda pregunta: Cuánto hace desde la última vez que se me suicidó una nevera?  Aproximadamente un año, de la nevera del minipiso y el técnico que la confundió con una lavadora, más los amagos de avería la nevera del piso nuevo.

El jueves puse ambos contadores a cero.  Dejé a mi jefe tirado en Varsovia, después de que durante el desayuno mi nevera me hiciera un corte de mangas y se fundiera.

Lo de mi jefe está arreglado.  Le indiqué mal una hora, el minubús de empresa salió de Varsovia sin él y tuvo que llegar al lugar de la reunión general en las afueras de Varsovia en taxi y en modo "siga ese minibús!".  Destaco tres momentos míticos:  Cuando me di cuenta del error.  Cuando le mandé a mi jefe la dirección del lugar por sms para que se lo puediera enseñar al taxista polaco, y cuando el honor y mi jefe me obligaron a llamar a la organizadora de la reunión y decir "mea culpa".  En la oficina nuestra disfrutaron como enanos porque me veían correr arriba y abajo con ronchones de sudor, mientras me flagelaba con un gato de siete colas imaginario, y gritaba por el inalámbrico "It's my fault!  My boss will be late bacause I gave him a wrong time!  It's my fault!!"  Esta historieta va a ser mítica.

Y hablando de la nevera, el jueves petó, después de estar toda la semana haciendo el tonto.  Y ahora mismo estoy sin nevera porque mi amigo V. (si no recordáis de que hablo, dadle al link) al clavar el dedo en el botón de supercongelación PARTIÓ (dicho por el mecánico) una pieza que han tenido que pedir a fábrica y me va a costar 160€, reparación incluída.  Por si alguien tiene curiosidad, la pieza es una placa verde donde van todos los circuitos de la nevera, y encima los botones.  Pues hundió tanto el botón que dañó los circuitos.  El técnico espera la pieza para el miércoles, y por suerte aún no había hecho la compra grande del fin de semana y he tenido que tirar muy poca cosa.  Pero jode un rato largo no tener mi cervecita fría para tomar mientras veo las series.

He pensado mucho en ello.  Y volver a sacar el tema de la nevera es definitivamente darle una patada en el culo a nuestra amistad.  Con ese sentimiento de culpa tan grande que tiene que le lleva a acusar a gritos a todo el mundo menos a si mismo, prefiero pagar yo la pieza, que al fin y al cabo sólo es dinero, y correr un estúpido velo.  Voy a tomármelo como si fuera el precio de nuestra amistad.

Me di cuenta que lo mío con las neveras no es normal cuando llamé al técnico de Fangor y me dieron la dirección de mi minipiso.  Ahí me acordé de la otra nevera que me amargó la vida, y de que lo mío con las neveras es para preocuparse, porque hasta la operadora flipaba de que en un año hubiese roto dos neveras diferentes, en dos pisos diferentes.  Les empiezo a tener miedito...


Y a parte de esto, no ha pasado nada interesante en mi vida, interesante como para postear, quiero decir.  La sandiíta me temo que no va a crecer más y el lunes casi pierdo la vida cuando fui a comprar bragas y me pilló la tormenta del siglo, el agua por los tobillos.  Y eso es todo amigos.  Si no me pasa nada interesante que contar, estoy pensando en sacar viejas anécdotas del baúl de los recuerdos, por ejemplo por qué mi jefe se quedó tirado en Dubai.  O también puedo revelar cómo van mis planes para dominar el mundo.  O cómo mi gata a aprendido a vomitar sobre nuestas cosas para demostrar su descontento.  Algo se me ocurrirá, o algo me ocurrirá a mi, lo que sea antes.



domingo, 6 de septiembre de 2009

Confesiones


Hola, me llamo Cuca y la última vez que encendí mi tele por propia voluntad fue el 8 de abril del 2009. Y la vez anterior el 29 de diciembre de 2008. Las dos veces porque tenía a la misma amiga pasando la noche en casa, y habla tanto, pero tanto, que al final le puse la tele para que me dejara en paz mientras yo iba y me tomaba un analgésico para el dolor de cabeza. Aún así seguía narrándome lo que veía en la pantalla. Por eso me acuerdo bien de las fechas.

Cuando yo digo que no veo la tele, es cierto. Bueno, no, os estoy mintiendo: La veo cada vez que cruzo el comedor, pero nunca la enciendo. Quien lo hubiese dicho, a mi, que me pasé mi infancia y adolescencia organizando mi vida alrededor de la programación de la tele. Pero mira, así van las cosas. Cuando me mudé al minipiso sólo me molesté en sintonizar la 2, para ver Plutón BRB Nero, pero como colgaban los capítulos en su web, pasé a ver la serie online y mi tele siguió siendo un electrodoméstico negro y cubierto de polvo que veía (apagado) cada vez pasaba por delante.

Y es que... al principio me cansé de perder el tiempo viendo basura en la tele, miraba la programación en internet, y si me convencía lo veía. Pero las cositas que me gustan se acaban tan tarde, que nunca veía el final, y esos anuncios tan largos hacían que pillara un libro, y para cuando volvía la serie o pinícula, ya me había enganchado al libro. Y el colmo fue descubrir las series online (ooooh, diox mío, el Megavideo, santo patrón de mis noches de series! Gracias IP movil!). Como dice mi lema "No hay bastante ciencia ficción en la tele como para molestarme en encenderla". Lástima de Calle 13, pero bueno, tampoco iba a pagar por verla.

Pues eso, que la tele ni por asomo. Imaginaros que me mudé al piso nuevo en febrero, y hasta que mi amiga y su maleta no vinieron en abril no me molesté en enchufarla y comprobar si la tele aún funcionaba (y funcionaba, aunqué durante unos momentos soltó un revelador olor a polvo quemado).

Esto es bueno. Tele caca. Internet bueno. Cine bueno. Libros muy buenos. Amigos buenos. Amigos con tele ERROR ERROR ERROR!! Ahora no puedo ver la tele ya más. Y por razones físicas, no de intelectualoide repelente, que os veo venir! Y no es oro todo lo que reluce.

Para empezar, si está la tele encendida y oigo voces, no puedo obviarla como hacen los demás y seguir una conversación normal. Es un estímulo más, como las voces de mis amigos, y me trae loca. Ahora si voy a casa de alguien tengo que pedir o que le bajen el volumen o que me dejen sentar lejos de la tele o incluso de espaldas. Y lo pero de lo peor es que me mareo hasta sentir náuseas. Vamos, ayer estava con O. y V. viendo Farenheit 9/11 y me tuve que pirar sin ver el final, porque me puse blanca como el papel, con nauseas y dolor de cabeza! Normalmente si salgo al balcón un rato, o me voy a la cocina a buscarme un vaso de agua se me pasa, pero ayer tuve que irme, y al llegar a casa ibuprofeno y a la cama. NO ME DIGAIS QUE NO ES FUERTE!!!

Esto me dio dos pistas muy importantes: Uno, que el problema ya no es la programación de la tele sinó la tele en si. El aparato. Esos píxels y lucecitas y ese volumen atronador con que la ponen. Una peli, vista en la tele, me marea igual. Y paso al punto más importante, mi 0'5 mísera dioptría de miopía está emperrada en que yo no vea la tele en su sentido más literal.

Dice mi óptica de confianza que no debería llevar gafas, que si puedo ir al cine (y puedo), e ir por la calle sin problemas (bueno, problemas tengo porque nací torpe, yo la farola la veo, pero me la como igual) que no me ponga gafas, que es un nombre muy feo (perdooooón por el gag! No lo puedo evitar, juas juas juas! Me parto yo solo frente a la pantalla, jijiji!). Y para lo poquito que yo veo la tele, ni hablar, no me sale a cuenta.

Así que hijos míos, mi relación con la tele está casi finiquitada. De la TDT ni hablamos, ni tengo ni tendré (pa' qué?!). A los que se pregunten si no ver la tele me da problemas sociales (como no poder intervenir en las conversaciones, o no enterarme de las noticias) les diré que no. Primero porque esas conversaciones ya no me interesaban antes (nadie habla de ciencia ficción en los descansos para café), y porque para enterarse bien de las cosas con internet me basta y me sobra. Y cómo solucionaré lo de ver pelis con mis amigos? Pues el truco del almendruco, no mirar le tele fijamente, ni de frente, y hacer pausas (ir a la cocina, al baño, al balcón, a tocarles la moral a mis amigos...).

Y otras cosas buenas que tenga no ver la tele? Pues cada vez que veo una tele encendida es como una sorpresa, todas las series son nuevas, los presentadores o están más viejos o son pipiolos desconocidos para mi, no me indigno con los programas del corazon y sobre todas las cosas (esto a mis amigos les ENTUSIASMA, a veces me ponen la tele para ver mi reacción, que cabroncetes que son, jejeje) TODOS LOS ANUNCIOS SON NUEVOS PARA MI!!!! Siempre es como verlos por vez primera! Esa emoción que sentimos todos (el que no, miente cual bellaco) de ver una anuncio nuevo, yo la siento cada vez que veo una tele encendida! Y ahora es el momento de las confesiones.

Ejem. Lo he estado postergando con excusas y anecdotillas de mi relación con la tele, pero éste era el obejtivo del post: Confesar.

Ejem. No os riais de mi, vale?


Ejem..... esto....


Ayer, 5 de septiembre... vi por primera vez al ABEJONEJO!!!!!


ME ENCANTA EL ABEJONEJOOOOOOOOOOOO!!!

PERO QUE MONOOOOOOOOOOOOO!!!

QUIERO UN ABEJONEJO EN MI VIDA PERO QUE YA!!!!

AAAAAAAAAAABEJONEJOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO!!!!!!!
I LOVE YOU ABEJONEJOOOOOOOO!!!!


Mis amigos se hacían pis encima de la risa. Pero me da igual, yo quiero uno.

lunes, 31 de agosto de 2009

Más se perdió en las Colonias

 
Mi sandiíta está creciendo sana y fuerte.  La hermanita que estaba empezando a despuntar se secó de un día a otro, y me ha ahorrado el dilema moral de cortarla o no.  La calabacera y la mata de sandías viven enroscadas la una a la otra, más felices ellas... Me contó D. que a veces se pueden polinizar unas a otras, y existe la posibilidad de que mi pequeña sea un híbrido.  Como el bebé cylon, como mola!  Mi calabacera se ha follado a mi sandia!!  Saldrá una calasandía o una sandibaza? 
 
Estoy de un pasivo caracol increíble. Vamos, como que me paso las tardes contemplando como crece una calasandía.  Cuando oscurece me pongo a ver Battlestar Galactica.  Y durante el día estoy en el curro, viviendo  la vida contemplativa (y currando, currando, currando en estado zen).  Yo pensaba que ir a trabajar sería una pérdida de tiempo, pudiendo decir que estaba enferma y quedándome en casa a ver la tercera temporada de Galáctica.  Pero que va, en el curro podría sacar un cubo de palomitas y dar saltos de emoción en la silla de oficina!
 
Os acordais de la Potics?  Si, mi compi.  Pues se larga.  De una forma muy poco elegante, pero que le vamos a hacer.  Nos quitaremos el puñal de la espalda y seguiremos como podamos.  La semana pasada fue como un huracán, pero de los que no me salpican.  Y hoy hemos sabido que se cargan al equivalente de mi Superjefe en la empresa que nos compró.  Qué pasará ahora?  Nadie lo sabe.  Pero es genial ver venir el huracán, sacar las palomitas y a disfrutar.  Y ojo, que el tema es grave, pero peor lo tienen en Nueva Cáprica, y como bien ha dicho un compañero: "Todos tenemos mil cosas fuera del trabajo mucho más importantes que lo que está pasando hoy aquí, así que calma".  Y que lo digas, no se que haré con mi vida cuando acabe con la cuarta temporada de Galáctica.
 
Poner una luz en la terraza y seguir contemplando mi calasandía?  Pues oiga, no pinta tan mal.
 
 
 

lunes, 24 de agosto de 2009

My little watermelon

 
No escribo mucho, verdad?  Es que estas tres semanas de vacaciones pocas cosas me han pasado.  Así, para enumerar algunas, diré que por fin pude comprar mantequilla de una marca concreta en mi supermercado habitual.  Desde febrero comprando allí, y siempre estaba el hueco en la nevera y el precio debajo, pero nunca la mantequilla, era como un ser mitológico.  Y de repente, un día estaba ahí!  La mantequilla mitológica!
 
También vi una persecución policial desde la terraza.  Pillaron a unos cacos robando material de obra.  No fue nada, gritos, coches patrulla derapando, etc.
 
Fui a un parque de atracciones y tres veces a la playa.
Me he enganchado a Battlestar Galáctica.
Me he peleado a gritos con mi padre (one more time).
He leído una estantería de libros entera.
 
Y poca cosa más y ya he vuelto al curro.  Lo de siempre.  Un poco triste todo.
 
Pero siempre hay algo por lo que levantarse por las mañanas, no?  En mi caso, ahora, es que me está creciendo una sandía en la terraza.  No se que pasó, si trajo la semilla un pajarito, o yo misma comiendo sandía mandé una pepita por los aires que fue a parar a la maceta.  La pepita brotó en la maceta de mi rosal, creció, empezó a reptar por el suelo, sacó florecitas amarillas y a mi me dió pena arrancarla aunque no sabía que saldría de esa planta tan rara.
 
Ayer, regando, moví sin querer unas hojas y debajo estaba la sandía más pequeña que he visto en mi vida.  Del tamaño de un albaricoque, verde claro y con estrías verdes más oscuras.  Le pregunté a mi amigo Google y certifiqué que me está creciendo una sandía en casa!!  En una maceta!!  La mata mide como metro y medio de largo, y de momento sólo tiene una sandía, pero estoy super orgullosa. 
 
En primaver aplanté semillas de calabaza (la calabaza me la comí), y la calabacera ha salido, ha crecido, me ocupa media terraza pero NI UNA CALABAZA AÚN, y en cambio, una "sandiera" (cómo se llaman las plantas que dan sandías?  Gran pregunta) que nadie sabe de dónde ha venido, me está dando sandías.
 
Ya que es lo mejor que me ha pasado en este mes, seguiré informando sobre mi pequeñina.  Creo que le pondré un cartón o algo debajo a la sandiíta, me parece que no es bueno que roce el suelo...  Me gustaría se conviertiera en una sandiíta de bien cuando sea mayor, verla crecer, enseñarle a montar en bici, darle estudios, snifff...  crecen tan rápido...
 
Si alguien ha conseguida sacar adelante una sandía antes, muy gustosamente aceptaré sus consejos!! 
 
 
 

viernes, 7 de agosto de 2009

Era una fieshhta! Parte II

 
Pues eso, una fieshta.
 
Llegué a casa de V. y lo encontré loquito perdido gratinando berenjenas.  R. ya estaba allí y entre los dos habían apañado la cena.  V. estaba al borde del llanto (mira que es majo cuando quiere), porque tenía que elegir entre ducharse o ir a casa de su madre a buscar las tortillas.  Yo le dije que se duchara tranquilo, que ya iba yo a por las tortillas.
 
Momento Almodóvar del día:
 
"RIIIIIING!  Señoraaaaaa, vengo a por las tortillaaaaaaas"  Y la madre de V. pasándome las tortillas por encima de la cabeza para que la perra no le pegara un bocado.
 
Vuelvo con las tortillas y me encuentro a V. fumando en el sofá y rascándose los bolones "A LA DUCHA! AR!".  Se duchó, cargamos el coche, nos fuimos a casa de A.
 
Que majos son, jejeje.  Los cuatro.  Se rajaron la mitad de los invitados, novio desagradable incluido (bieeeeen!).  Me llamó Gen, que me preguntó si estábamos haciendo la fieshta al final.
 
-  Ah, vaya.  Es que yo tenía que subir con M., pero como no me ha dicho nada, he supuesto que no se hacía la cena.  Jo.
- M.,... esto... ejem... que le ha dado un ataque de nervios y no se encontraba con ánimos y mañana se va a escalar para calmarse.
-  A escalar?  Mañana?!
 
Llamadme perra!!  Gen es del grupo de escalada de M., pero como M., va con Charlie Brown.... JUAS!  Ya sabía yo que no le habían dicho nada.  Hala, ya le he devuelto la puñalada a M.  Ahora que se defienda.
 
Durante la cena le enseñé a A. un broche muy chulo que me había comprado esa mañana y me suelta:
 
-  Anda!  Me recuerda a esos marcos de fotos pequeñitos que tienen las abuelas, ya sabes, los que tienen felpudo por detrás.
-  ...felpudo?  No querrás decir terciopelo?
-  He dicho terciopelo.
-  No, has dicho felpudo.
-  Quería decir terciopelo, perdón!  Perdón!!
 
Estamos fatal.  O. empezó a hacerme una sesión de fotos con la corona de princesa que me había traído yo misma de casa y las gafas para 3D que me había comprado esa mañana también (es lo que tiene ir de compras, que compras).  A las tres fotos me pasó la cámara y si pudierais ver el álbum de fotos ahora, veríais que hay tres fotos mías y quince de él, que no era su cumple ni nada.  Pero es más majo!  Ains...
 
Nos comimos las berenjenas, que estaban muy ricas, y a la hora del postre V., bajó un momento y subió con la mochila a la espalda, y O., le suelta "Por qué te has traído la mochila?"  Y varias manos salieron disparadas hacia la boca de O.   Jejejeje, REGALOS!
 
Me dan el primer regalo, y nada más palparlo...
 
-  Es un felpudo?!
 
Un felpudo de los Comecocos MÁS CHULO!!!  A. se moría de la vergüenza, ya les digo yo que de espías secretos no duran ni cinco minutos!  El segundo regalo era un teléfono rojo muy pop.  
 
Por cierto, y que no se me olvide.  Hay que ser justos.  Mi padre no me trajo un queso.  Me trajo un imán de nevera y una barra de chocolate.  Del imán no hay fotos.
 
 
 

domingo, 2 de agosto de 2009

Era una fieshhhta! Primera parte

Me he resfriado el primer día de vacaciones y se ha estropeado la caldera, pero no tener agua caliente no importa porque hace tanto calor que el ayuntamiento ha puesto un servicio especial para despegar a los nórdicos licuados en el asfalto de las zonas turísticas. 
 
Y si, ya es hora que narre mi fieshta de cumpleaños.  La gente me paraba por la calle "Cuéntanos cómo fue tu fieshta, nos tienes en ascuas!", me llamaban los de Radioespaña "Cuéntanos que te ragalaron, es de interés nacional!", la prensa rosa ofreciéndome miles de euros por la exclusiva, un follón que te mueres.  Pero yo soy fiel a mi humilde blog (GRACIAS A TODOS!) y lo voy a contar aquí.
 
Para empezar saqué a mi madre de casa y nos fuimos de compras.  Al principio bien.  Luego ya no tan bien.  Mi madre se considera una venerable ancianita (juas) y además somos una familia de obsesivos compulsivos, mi madre incluida.  Ahora con el calor, vuelven a dar la brasa desde todos los medios de comunicación sobre las precauciones a tomar para evitar los golpes de calor.  Como los grupos de riesgo son las niños y los ancianos (y los nórdicos, pero les da igual, siguen subiendo al Park Güell a las tres de la tarde) y mi madre es una venerable ancianita, está obsesionada con el consumo de líquidos y helados, y las tiendas con aires acondicionados de potencia polar (de ahí mi gripe AA, de los aires acondicionados).  Así que me obligaba a comer un helado, horchata o granizado a cada media hora más o menos, lo quisiera o no.  Acabé hinchada como un pez globo.  También la llevé a comer a un japonés y no le gustó porque le habían servido demasiado arroz:
 
- Me han puesto tanto arroz que estoy empanzurrada!!
- No habértelo comido, pues!
- Y no me lo comí.
- Pues si no te lo comiste cómo te ha podido empanzurrar?!
 
Hala, ya tengo a mi madre de morros.
 
Después de comer la subí a un autobús y la envié para casa (porque las venerables ancianitas para evitar los golpes de calor deben dormir la siesta en las horas de más calor), y me fui a un centro comercial del extrarradio donde había quedado con unos amigos.  Subí a un autobús, que resultó no ser el autobús correcto, y me dejó en una zona despoblada desde donde tuve que caminar media hora a pleno sol y casi me da un jamacuco antes de llegar a los quince grados centígrados del interior del centro comercial.  Ahí estábamos dándonos regalos los unos a los otros cuando me sonó el móvil.
 
-  Hola soy V! Feliz cumpleaños!  Que estoy preparando la cena para esta noche, quieres algo especial?
-  Mmmmm, no.  Cualquier cosa me está bien.
-  Valeeeee!  Luego te digo a que hora tienes que estar en casa de A.!
 
Pasan dos minutos y vuelve a sonar:
 
- Hola vuelvo a ser yo, feliz cumpleaños!  Que no se si te apetece que se vengan R., y Eli!
-  Vale, si invítalas
-  Valeeeeeee!
 
Pasan dos minutos.  Vuelve a sonar
 
-  Holaaaaa, soy yo!  Que se vienen las dos y Eli dice que se va a traer a su novio!
-  NOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO!!!!  El novio nooooooooo!!
-  Arg!  Pues ahora cómo le digo que no?!  Cómo le digo que no lo traiga?!
-  Nada, déjalo, podré soportarlo.
-  Joder!  Te has enfadado, no?  Ya está, ya te has enfadado.  Joder, es que no he sabido decirle que no.
-  No me enfado, tranquilo, déjalo, no pasa nada.
-  En serio?
-  En serio.
-  Valeeeee, te llamo luego!
 
Mis coleguitas se están partiendo el culo de mi y de V., que se ha autonombrado mi relaciones públicas.  Pasan tres minutos:
 
-  Hola soy M.!  Lo sientooooo, no voy a venir a tu fiesta, lo siento perdóname, buá bá buáaaaaa!!
-  Pero que te pasa?!
-  Que saliendo del curro he visto un accidente de tráfico y estoy muy alterada y no voy a poder ir.  Se lo he dicho a V. y se ha puesto como locoooooo!  Pero no puedo ir, bua bua buaaaaa!
-  Vale, tranquila, lo entiendo, descansa y no te preocupes.  Cálmate.
-  Si es que estoy de los nerviooos!  Y encima V. va y se enfada conmigoooo, y ahora tu también te vas a enfadaaaaar!
-  Que no, que no, que no me enfado, de verdad, que lo que importa es que estés bien, ya lo celebraremos otro día.
-  Vale, lo celebramos otro día.  Mañana no, eh?  Que me voy a escalar con Charlie Brown.
-  .... a escalar...? 
- ...... si.... mmm...  para calmarme un poco....eso... si.  Es que hoy.... mañana... esto.... ya te llamaré.
 
Pasan diez segundos y....
 
-  Soy V.  Has hablado con M., no?  Tendrá morro!  Será posible?!  Y encima tengo que llamar yo, que la tía ni se acordaba de que me tenía que ayudar!  Y ahora que hago?  No llego, está todo por hacer, voy a tener que pedirle ayuda a R., joooodeeeeer!
- Vale (suspiro).  Ante todo mucha clama.  Es mi cumple, si yo no me enfado no se enfada nadie, de acuerdo?  Yo en cuanto salga de aquí paso por casa a cambiarme y vengo a la tuya, te ayudo con la cena y nos vamos juntos a casa de A.
-  Vale, gracias!!  Te espero!!!
 
Y así es como acabé en casa de V., organizando mi propia fieshta sorpresa.   Que ya no era sorpresa era evidente, y con los organizadores peleados, ya no sabíamos ni si se podía considerar una fieshhta.
 
 
No se separen de sus pantallas, la segunda parte en breve. 
 
 

viernes, 24 de julio de 2009

Hey

 
Hey!  Es mi cumple! 
 
 
Treinta.  No, espera, no puede ser.  Espera que cuento otra vez..... si, si, treinta!  Pues nada, a celebrarlo.
 
Celebrarlo.  Que miedo me da eso.  Yo nunca celebro mi cumpleaños, porque las fiestas no me gustan.  Pero parece ser que este año no me libro y tengo mañana una fiesta sorpresa a las diez y media de la noche en casa del noviete de V.  En la terraza.  Se incluso el menú de la cena.  He dicho ya que es una fiesta sorpresa?  Mis enemigos me aprecian más que mis amigos.  Y me dan pavor sus regalos.  Hace dos años me regalaron una camiseta horrorosa, sin espalda, sólo una tira fina de gasa para sujetar la parte frontal y no llevar las domingas al aire.  La camiseta de por si ya era fea, pero es que tengo una marca de nacimiento que me cubre media espalda.  Pero no se acordaron.
 
El año siguiente intentaron arreglarlo y me regalaron una katana.  Si, una espada japonesa, de decoración, de más de un metro de largo.  Porque como me gustan tanto los comics, lo que más deseo en el mundo es una espada japonesa.  Claro,... por supuesto... Por si eso fuera poco, mi amiga G. se ofreció a pedirle a su hermano que me fabricara un soporte para colgarla de la pared, siempre y cuando no me importara la procedencia de la madera.  Porque el hermano de G. es carpintero en una funeraria.  Es fuerte, eh?  Entendéis ahora mi horror ante la fiesta de mañana?
 
Por lo que se, el regalo principal es una tienda de campaña.  A mi.  Que de urbanita que soy si respiro aire puro me mareo.  Que me estresan más los trinos de los pájaros que el ruido de los autobuses.
 
Mis padres, que me quieren como nada en el mundo, se montaron un viaje a Holanda para este verano.  Cuántos hijos tienen que cumplan treinta hoy?  Sólo yo.  Y cuándo han elegido mis padres para irse de viaje, ellos que el último viaje que hicieron fue hace ocho años a Menorca? Si, esta semana. Finalmente los escrúpulos han podido con mi madre y se ha quedado en casa, mi padre se ha ido con el resto del grupo.  Cría cuervos!!  Hace dos años creo que no me regalaron nada, el año pasado el regalo fue una minipimer.  Este año mi padre dice que me ha comprado un queso en no-se-que pueblecito de Holanda.  Cumplo treinta y me trae un queso!!  Pffffff....  mejor no pensar en ello.
 
Así que los planes para mañana (que ya es hoy) son:
 
Levantarme tarde, que para eso le he arrancado un día de vacaciones a mi superjefe (mañana tiene una agenda liadísima, me miraba con ojos de cachorrito abandonado pero me he tomado el día libre de todos modos, jijiji.  Que malvada soy).
Pasar a buscar a mi madre y irnos las dos de compras y a comer por ahí.
A las cinco primera quedado con unos amigos (los de la fiesta no, otros).
Luego, volver a casa corriendo a ducharme, emborracharme y prepararme para la agonía de la fiesta (y preparar mi mejor cara de "oh, que sorpresa, una fiesta, por favor esconded mejor la tienda de campaña, que sobresale del armario").
 
No pienso beberme sola en casa una botella entera de tinto como el año pasado (no me lo recordéis... que vergüenza), ni pienso enfadarme por los regalos.  Directamente exigiré que me den el ticket de compra.  El queso me lo comeré.
 
Por cierto, uno de los amigos con los que he quedado mañana a las cinco, mi amigo D., cumple años el mismo día que yo.  Hoy!  Estaba hace un momento envolviendo su regalo y me ha parecido super raro, el día de mi cumple y envolviendo regalos para otros. 
 
 
Si sobrevivo a los festejos os cuento que tal me han ido.
 
Beberos un cubatilla a mi salud!
 
 
 

domingo, 19 de julio de 2009

Coletillas

Hola!
 
Los domingos por la mañana siempre me levanto un poco nihilista, y hoy además tengo un día raro.  Voy a salir a la terraza con un libro a remojarme el trasero en la nueva piscina y a pensar en nada.  Si, amigos.  Piscina!  Hinchable, de metro y medio de diámetro y dos palmos de profundidad, con diez centímetros de agüita en el fondo, pero piscina al fin y al cabo.  Lo que no vendan los chinos es que no existe.  Antes de salir a chapotear pongo este post que escribí hace unos días y se quedó en borradores, que hoy tengo el día raro y ya que lo tengo escrito, lo aprovecho:
 
Aquí va:
 
Mientras escribo esto, en realidad estoy hablando por teléfono.  Con cuidado, para que no oiga el teclear, pero con el rollo que me está soltando tengo para escribir posts hasta el 2011.  Diarios.  Y cómo se repite la tía pesada.  Que es tan cansina que ha aprendido a aspirar algunas palabras, para coger aire y no hacer pausas entre frases.  Lleva llamándome todo el día, y las primeras tres veces he pasado de contestar, pero al final va a resultar que como secretaria uno de mis trabajos es contestar al teléfono.  Quiere un artículo científico pero no se acuerda de la contraseña de acceso a la web del proveedor.

 

"He olvidado la contraseña, tu la sabes? No?  Gracias igualmente".  Son diez palabras exactas, y la mujer esta lleva nueve minutos al teléfono y como no le cuelgue no se cómo acabar esta tortura.

 

Pero es que ella sigue, eh!  Además es forofa de la mal llamada escucha activa.  Ya sabéis,… demostrarle a tu interlocutor que estás super atento a sus palabras, así que mentalmente te pones a hacer la lista de la compra mientras vas asintiendo como el perrito de plástico en el salpicadero y vas diciendo "ajá…ajá.. ajajá…ya veo…si… si… ajá… mmmh….ajá".  Así que yo escribo para el blog, y voy oyendo su rollo a lo lejos.  No me gusta hacerlo, pero con ella funciona.

 

De verdad.  Escucha activa.  Creo que no he conocido a nadie que haya ido más allá del ir repitiendo a intervalos regulares ajá, ajá, ajajá.  Incluso dejé de hablar con una chica porque intentar explicarle algo era desesperante:

 

-         Este mamotreto que acaba de sacar la impresora es tuyo?

-         Ajá.

-         Vale, te lo dijo aquí.

-         Ajá

-         Te lo dejo tal cual o te lo pongo en una carpeta?

-         Ajá.

-         No, que si lo quieres en carpeta o suelto.

-         Ajá

-         Oyeeeee!! 

-         Que?!

-         Que si te lo pongo en una carpeta o no.

-          No se… eso no es mío.

 

Hablo con ella lo menos posible.

 

Tengo otro compi que usa la técnica "cuando te cuenten algo, demuestra que te está interesando.  Haz preguntas".

 

-         Cuca, has hablado con los de la gestoría?

-         Si, estoy en ello, que tenemos que solucionarlo antes de las vacaciones porque hasta..

-         Si?

-         Si.  Porque hasta el 4 de septiembre no vuelven a abrir.

-         Si?

-         Si.  Siete de enero.

-         Ajá.  Y el contrato, estaba bien?

-         No, quitaron las cláusulas tres y cuatro.

-         Si?

-         Si.  La tres y la cuatro.
-    Si?
-   Que si!

 

Joé con las coletillas!  Tienen mucha suerte, la verdad, de que no me dejen llevar armas.

martes, 14 de julio de 2009

Si breve...

 
 
Los de la ofi en Mumbai nos acaban de mandar un e-mail para informarnos de que debido a las inundaciones causadas por el monzón, no les funcionan ni los teléfonos fijos ni internet.  Lo repito?  Nos han avisado por e-mail de que no les funciona internet.
 
Estos están bailando la conga bajo la lluvia...
 
Sigo sin poder escribir periódicamente, lo voy a intentar microblogging style (y no, no me hago un twitter ni jarta vino).
 
Ah, y por cierto:  Si es breve es más corto.  Va por los despistados ;-)

jueves, 25 de junio de 2009

Trocitos de papel

 
Estoy de vacaciones.  Me duele la cabeza un montón a causa del desorden de sueño y comidas que llevo, pero me da igual.  Ya se me empieza a notar la marca del bikini a fuerza de salir a la terraza.  Otros ya estarían color chocolate, pero es que a mi el sol me da pereza, y cuando salgo a tomar el sol es como una incursión en terreno enemigo y cualquier excusa es buena para volver al agradable frescor del piso. 
 
El sábado me leí tres libros, acabé uno a las cinco de la mañana, el siguiente después de comer y el tercero antes de acostarme.  Hoy he terminado Tokio Blues, de Haruki Murakami, y de repente me he acordado de algo muy importante.
 
De pequeña yo tenía pocos amigos, y con los pocos que tenía a veces no me apetecía hablar de según que cosas, y tomé una costumbre curiosa.  Cuando me apetecía hablar de algo, pero no con nadie, pillaba un trozo de papel y lo escribía.  Jejejeje... justo como ahora, no?  Cuando se juntaron muchos papelitos empecé una libretita, y luego otra, y otra...  las primeras las he releído alguna vez, las últimas jamás, son un horror.  Basura sentimental, como dicen por ahí.  Hay una serie de libretitas que son la leche de malas.   La cosa es que me colgué de un chico que salió huyendo (casi literalmente, era verme y dar media vuelta) y decidí que todo lo que no le podía decir en cara, para no quedármelo dentro, lo iba a escribir.  Esas libretas no las quemo porque seguro que antes de arrimarles la cerilla no podré evitar echarles un ojo y me moriré de la vergüenza.  Por lo tanto tenemos libretas buenas (es un decir) y libretas malas (cutrez garantizada).
 
Total.  Que yo recuerdo vagamente que cuando tenía once o doce años me sentía tan mal que dediqué una tarde a escribir cómo quería ser de mayor.  Exactamente como me imaginaba que sería el día que cumpliera treinta años.  Y falta un mes para mi cumpleaños.  Después de escribir eso, que apuesto a que será tan malo como todo lo que yo escribía entonces, lo "olvidé".  Supongo que llegaría la merienda, o me iría a la piscina o a jugar con el gato.  Yo que sé.  Pero ahora me apetece releerlo y no se en que libreta estará.  Pensar que tengo que revisarlo todo me da mareos, y aún así creo que lo haré.
 
Si me veis revolcándome por el suelo y sacando espumarajos por la boca es que he encontrado un trozo especialmente malo. 
 
Os mantendré informados.
 
 

domingo, 7 de junio de 2009

Dátiles con beicon

 
Con M. las cosas están bastante bien.  Me dio la oportunidad de echarle una buena bronca el día que me llamó para contarme que había pasado el fin de semana con Charlie Brown y que le había contado a Gen que lo había pasado en mi casa.  Guardar secretos, vale.  Encubrir, para nada.  Lo entendió, me pidió perdón y ahora parece ser que ya estoy fuera del huracán.  Que se apañen ellas dos. 
 
Precisamente con M. fui a una fiesta el viernes, y conocí a la pareja de vegetarianos más insólita que haya conocido jamás.  Argentinos y artistas ambos.  Muy simpáticos y parlanchines.  Él podía mantener una conversación sólo sin necesidad de que los demás abriéramos la boca y ella le daba aliento.  Yo le había echado el ojo al plato de dátiles con beicon... y esperaba el momento en que la gente se lanzara sobre la comida para tener un tete a tete con los dátiles.... ñam!  En eso se apareció la anfitriona de la fiesta y les preguntó a los artistas si la comida les parecía bien.  Ellos lo vieron como una oportunidad para explicarnos más cosas sobre ellos y a la par hacer apología de la dieta vegetariana.
 
 
"Si la comida bien, veo mucha carne, pero no se preocupen, ya hemos visto que hay algo que podemos comer.  Porque saben?  Aquí mi chica y yo somos vegetarianos.  Deberían probarlo.  Yo tenía diez kilos de sobre peso, y a ella no le gustaba nada la carne, ni su sabor, ni la textura, tampoco le gustaba el pollo, y todo lo que viniera del mar le daba asco, en consecuencia se alimentaba fatal"
 
Ah, que el pollo no es carne.  Tenemos carne, pescado y pollo. 
 
"Entonces un amigo nos habló de la dieta del jarabe de arce, que tienes que tomar jarabe de arce y haces una dieta depurativa, porque a los que coméis carne os tengo que decir que estáis llenos de toxinas y residuos y es muy perjudicial.  Entonces empezamos a alimentarnos bien y descubrimos la cantidad de recetas vegetarianas, que no se trata de comer sólo ensaladas como cabras!"
 
Bien, vale, comida vegetariana, rica rica.  Nada que objetar.
 
"Y nos va divino.  Yo perdí nueve kilos en tres meses, y mi chica empezó a comer mejor.  Ya que estaba en eso de buscar recetas vegetarianas me informé, y descubrí maneras de cocinar para que ella comiera mejor, y ahora ya le gusta el pescado.  Preparo salmón sobre un lecho de naranjas, vean, y dorada y otros peces, con aderezos, que se lo come y dice que no sabe para nada a pescado.  En serio les digo que desde que somos vegetarianos nos va mejor.  Eso que dicen que si faltan vitaminas, que si anemias... puro cuento.  Chicos, en serio que deberían probar".
 
Mmmm... salmón con naranjas.... lo probaría, si.
 
"Pero por otro lado somos humanos, a veces nos damos nuestros caprichos, por ejemplo ella a veces come una torta de chocolate, pero no pasa nada, no es como comerse una res.  Y  yo por ejemplo,  me voy a permitir comer un dátil"
 
Y se zampa un dátil con beicon.  Será mamón!
 
"Vieron?  Comí beicon y no pasó nada.  Y yo lo reconozco, comí beicon, no engaño a nadie"
 
No, no, tranquilo, si te hemos visto. 
 
"Ah, claro y luego tenemos las identidades culturales.  Porque a los catalanes les quitamos el pan con tomate y se mueren, no van a renunciar a ello porque es cultural, forma parte de la identidad del individuo, como los asados argentinos.  Un argentino sin asado no es un argentino, Hay que tenerlo en cuenta, cuando hacemos un asado hay que comerse un choricillo, mínimo, porque es nuestra cultura".
 
Lo dejo aquí porque el rollo siguió y siguió... Pero si ser vegetariano implica salmón a la naranja, dátiles con beicon y de vez en cuando un asado argentino... la verdad es que me estoy planteando dejar de ser una carnívora desalmada. 
 
 
 

lunes, 1 de junio de 2009

Vacío sideral o la calma antes del temporal

Éste ha sido, creo, el fin de semana más aburrido del año.  Como queda aún mucho 2009 por delante, ya veremos si se lleva premio o no.
 
Cuando era más jovencita, me moría de ganas de salir de fiesta por ahí, pero cuando llegaba a las discotecas me aburría soberanamente.  No soy para nada un animal social, y seamos francos, ahí se va buscando roce humano.  Bailar también?  Yo bailo más a gusto en la cocina.  Por eso me he comprado unos cascos retro, verdes, enooooormes que le dan a mi cabeza aspecto de melón, para bailar en la cocina hasta rebentar.
 
Así que este fin de semana de tres días (laaaaargos días), he:
 
1. Ido al Salón del Cómic dos veces.
2. He ido a comer a casa de mi madre
3. Fui una noche a casa de V. a ver la tele.
 
A parte de eso, me he espachurrado por turnos en el sofá, el banco de la cocina, la tumbona de la terraza y la cama para leer.  He liquidado dos libros y un arsenal de tebeos.   Es como si se hubiera abierto la compuerta de la nave y hubiera arrastrado hacia el espacio toda mi vida social, la poca y racionada que tengo.  Quién no está liado con la familia está fuera, o empantanado en algo.  Hace un rato he salido a la terraza otra vez para admirar mis geranios y que los vecinos se rían de mi pinta con los cascos.  Les estaba quitando las flores secas cuando me he puesto a pensar que esto es la calma antes del temporal.  Porque para el resto de los humanos ha llegado la primavera y yo lidio con las consecuencias.  Como siempre, me van a llover problemas.
 
Ains... por dónde empezar...  Por Eli, que es lo más fácil.
 
Mi amiga tiene novio nuevo.  Sacado de intenné.  No lo soporta nadie.  Lo aguantamos porque es el elegido de Eli, pero la verdad, lo odiamos a morir.  Primero le estropeó las vacaciones a una de nuestras amigas, que se fue con Eli una semana a una bonita ciudad italiana, cuando se les presentó por sorpresa en el apartamento, sin querer compartir gastos ni pagar nada, luego le exigió a Eli que dejará a nuestra amiga ahí y se fuera con él a casa, lo que provocó peleas a gritos.  Como no logró llevársela, se quedó hasta el último día, amargando las vacaciones.  Ella?  Encantada.  Cuanto más se parezca una relación a una película americana, más convencida está de que le espera un futuro esplendoroso con final feliz y vestida de blanco.
 
Este fin de semana alquilaban apartamento en la Costa Dorada.  Me dijo que si quería ir con ellos( si, si, fin de semana romántico, y yo ahí que pinto?).  Me dijo que si quería irme con ellos a Holanda este verano.  En furgoneta.  Y durmiendo en la furgoneta.  Ejem... no.  Me he negado tantas veces y con un repertorio de excusas tan colorido que se empieza a notar.  Además es casi imposible librarnos del novio sin apartarla también a ella.  Una vez me llamó "Vente a cenar a casa, estaremos solas que mis padres no están y hablamos de nuestras cosas".  Pues no estábamos solas él estaba ahí.  Porque si.  Pobrecita, nos intenta meter a su galán con calzador.  Para Eurovisión unos amigos dieren una cena en su casa.  Al rato se presentó el galán.  Pillé a uno de los anfitriones de la manga y le dije "Que amables habéis sido en invitarle", ja! "a este no le ha invitado nadie, de hecho hablamos con ella y nos dio a entender que vendría sola".  Bueno, y más episodios del hombrecito este, pero me da pereza contarlos.  Tendré que hablar con ella y sincerarme, pero estas cosas se me dan muy mal.
 
Pero lo que me va a dar más problemas es la Turbulencia Interesante.  Vamos a ver.  En esta historia somos cuatro personajes.  Estoy yo, que ya me conocéis, está Gen, y está M.  También esta Charlie Brown.  Gen, M y yo quedamos bastante y solemos hacer viajes juntas.  Nos llevamos muy bien las tres.  Gen tiene desde su tierna infancia (literalemnte) un amor platónico que es Charlie Brown.  Charlie es un señor, que nos saca quince años de edad, pero muy divertido, y que es amigo desde hace muchos años de los hermanos de Gen, y recientemente también de M. y de la propia Gen.  Gen está pletórica de amor por su Charlie Brown, pero prefiere que siga así, platónico.  Aún así, cuando me presentaron a Charlie Brown hace unos meses, le encanté.  Cuando quedaba con ellas sin mi, no paraba de hablar de mi y siempre remarcando que "soy una chica muy interesante.  Y que que inteligente, que qué mente más rápida tengo, que si soy muy culta para mi edad, que si que claras tengo las cosas,... " según él soy la mar de interesante. Venga hombre!!!   Yo paso de él, es divertido y si, muy interesante, para que negarlo, en él es verdad, pero no tengo ningún interés romántico en Charlie Brown. 
 
A Gen eso le molesta.  A partir de ese día yo soy la interesante.  Ya no me llama por mi nombre.  Soy "La Interesante".  Por suerte hay más cochendeo que mala leche, y a mi no me molesta, Gen así libera su frustración y M. se lo pasa de lo lindo.  Hasta la noche de las cervezas.
 
Adivina adivinanza, cuál de las tres chicas salió un día, se encontró con Charlie Brown, se fueron a tomar cervezas y se lo trincó?
 
Yo??!!! NO.  Gen?!  NO!  M!!!!!!!  Si!!!
 
A M. le faltó tiempo para venir y contármelo al día siguiente, con amenazas de muerte si se lo contaba a Gen.  Quién se ha creído que soy?!  Yo no se lo voy a contar a Gen, sólo lo voy a colgar en internet.
 
Si sólo fuera una vez, no pasaría nada, pelillos a la mar, pero se está repitiendo.  Y yo sigo siendo La Interesante para Gen.  Y sus puyas hacia mi siguen siendo divertidísimas para M.  Aunque creo que ahora la interesante de verdad para Charlie Brown es M.  No quiero ni saber que pasaría si nos fuéramos de viaje juntas ahora.  Me espera un verano movidito.  La enamoráda platónica, La Interesante y La Que Se Lo Está Trincando.  Olé!!
 
Por suerte yo me reproduzco por esporas.
 
 
 
 
 
 

domingo, 10 de mayo de 2009

Primer premio al objeto más extraño que he encontrado en un piso de alquiler

Actualizar siempre da un poco de pereza, así que imaginaros cuáaaaanta pereza me da acabar la limpieza a fondo de la cocina que llevo haciendo todo el día, y que aburriiiiido es el libro que estoy leyendo. Y como en la cocina se me ocurrió crear este premio, y en la cocina es donde tengo el ordenador, voy a explicaros que objeto es el ganador del Premio Cucaracha al objeto más extraño jamás encontrado en un piso alquilado (por mi) Primera Edición.

Mis caseros son la hermana y el cuñado de mi amiga M. Como nos conocemos desde hace mucho tiempo se portaron muy bien conmigo cuando me alquilaron el piso. Dejaron todos los muebles, mucho menaje (se lo pensaban llevar, pero M. les dijo que yo no tenía menaje propio y me dejaron de todo, sólo se llevaron las cosas a las que tenían más cariño o dependencia), compraron cosas nuevas para que yo las estrenara, etc.

Y como ellos salieron del piso en estampida, y yo también me mudé aquí a la carrera, me encontré que mis cosas se mezclaron con las que habían dejado ellos. Pero no pasa nada. Bueno, si pasa. Que a veces viene gente a mi casa y dice cosas como "dónde está el gato?" y yo tengo que explicar que no tengo gato. Que el rascador era del gato de mis caseros y a ellos se les olvidó llevárselo y a mi siempre se me olvida tirarlo. Por cierto, el piso estaba impoluto, lo limpiaron de arriba a abajo antes de darme las llaves. Son olvidadizos, pero de guarretes nada.

Me mudé a finales de febrero, y desde entonces he encontrado: Seis ratoncitos de juguete que fueron saliendo de los lugares más insospechados. Tres calcetines desparejados, unos calzoncillos (el gato era un cabrón, les robaba la ropa y la escondía), una cajita de cartón llena de collares y colgantes detrás de una cómoda (se los di a M. para que se los diera a su hermana, soy buena persona), y algo más que ahora no recuerdo.

Pero el culmen llegó el fin de semana pasado. En la cocina, en un estante alto, mis caseros habían dejado un bote de cerámica bastante feo y decidí o tirarlo o esconderlo pero definitivamente sacarlo de mi vista. Estiro el brazo, cojo el bote y... anda! Pero si está lleno!

Lleno de la típica miscelánea de las cocinas: juntas de goma viejas, velas de cumpleaños medio gastadas, piececitas de plástico que se guardan por si acaso, y una latita muy mona, grabada y con una piedra incrustada en la tapa.

"Vaya, que cajita más bonita, no se si quedármela o devolverla. Anda, si también está llena, voy a abrirla".

Y damas y caballeros dentro había.... DIENTES!!! Cuando cuento esto historia en vivo siempre añado, para horror del público, el adjetivo "humanos", así: DIENTES HUMANOS!!!

Soy rarita y muy poco aprensiva, así que me fascina contar la historia y que mis oyentes se escandalicen, pero en realidad me sentí más curiosa que acongojada. Pensé que serían los dientes de leche de algún sobrino, porque hijos todavía no tienen (les quedan dos meses para que nazca, y por eso tuvieron que dejar este piso).

El fin de semana era el cumple de M. y mis caseros organizaron una fiesta sorpresa en su nueva casa y me invitaron. Aproveché para llevarles el correo y la cajita con los dientes. Y lo que si me causó sorpresa fue saber que los dientes no eran de ningún sobrino. Eran los dientes de leche del cuñado! "Es que los encontré en casa de mi madre cuando murió y organizamos sus cosas, y no los quiero, pero me da mucha pena tirarlos".

Cuñado, una cosa te digo: Si tu mismo no los quieres, menos los querré yo.

Y por esto, los dientes del cuñado se llevan este premio al objeto más extraño encontrado en un piso de alquiler.

lunes, 20 de abril de 2009

Toshi ha vuelto!

Voy bastante avanzada en mi curso de Linux. He comprendido ya que dominar el mundo será ardua tarea, pero peor lo tenía Goldfinger que usaba MS-DOS ( pringao ¬¬ ). Como los malos de las pelis de James Bond, ya estoy desvelando el plan antes de tiempo.


Por qué los villanos durante la Guerra Fría tenían siempre un gato de angora? A mi los clichés del cine es que me pierden. Gatos de angora... Voy por la lección 32 de 135 lecciones (tranquilos, son muy cortitas) que tiene el curso, y en mi mente ya se ha afianzado la idea de que cuando resuelva con éxito el examen final, además del diploma de linuxera me darán un gatito de angora para mi carrera criminal. Lo que más me preocupa ahora es: Cómo diablos calculan la previsión de gatitos de angora que van a necesitar?



Administrador 1: Pacooooo, que nos van a faltar tres gatos

Administrador 2: Joooobar... habrá que suspender a tres pringaos, que hemos hecho corto!



O la otra versión:



Administrador 1: Cariño, mira... que te traigo seis gatitos más, que en esta edición los estudiantes eran especialmente obtusos

AdminCariño: Perooo Chemaaa, que ya no cabemos en casa, o les apruebas y que se lleven los putos gatos o se los mandas a tu madre, que yo ya no puedo con tanto pelo!



Yo, la verdad no se si me ganaré el gatito o no, porque para empezar en lugar de estudiar estoy escribiendo esta chorrada (que para realidad virtual, la que llevo yo en la cabeza), pero encima, ya en las primeras lecciones he tenido problemas:


(durante la simulación de instalación):

"Ahora Debian nos va a preguntar si queremos eliminar los paquetes relacionados con la tarjeta PMCIA, le decimos que si, puesto que nuestro ordenador es de sobremesa y no los vamos a necesitar!



Cuca (sola en su cocina): NOOOOOOOOOOO!! Que el mío es portátil!!



Y otra más:



"Seguidamente vamos a configurar el servidor"

Cuca: Pues a Telefónica no le va a hacer ninguna gracia...



Repito: En peores plazas hemos toreao.


Para los experimentos con Linux he decidido resucitar a mi gran amor... mi pequeño gran Toshi! Ese gran amigo, compañero en mil batallas, placa base del año 99, Windows 98, OpenOffice (porque le borré el Office de Windows en un formateo y en el año 2006 encontrar un Office para el 98 fue imposible, y el pobre cacharrín no tenía capcidad para el Windows XP, ni el 2000 ni ningún otro), con poca memoria más que mi iPod de 8G... ese portátil que pesa como tres ladrillos, sin dos teclas que se comió el gato... ains, que me pongo sentimental...



Pues ayer lo saqué de su bolsa, le limpié el polvo y los trilobites incrustados, lo enchufé un ratín para que recargara su mísera batería (si la batería tiene una autonomía de cinco minutos, y el conjunto pesa como una vaca, sigue siendo portátil?) y finalmente lo encendí. Aguanté la respiración y... se encendió! Me salió una pantalla negra con letras blancas ("ya soy hacker ya soy hacker!" grité, pero fue una ilusión efímera) que decía no se que rollo de enabled/desabled y me preguntaba que si yes o no. "Mmmmm. Yes?" Le doy al "yes", Toshi se pone a hacer sus cositas... y de repente veo aparecer el fondo de pantalla azul de Windows "Aleluya!". Y me aparece el mensaje ese coñazo de "WIndows ha detectado el cambio de horario primavera/verano, etc.." Le digo que si... y me sale aproximadamente esto:



"Confirme que la fecha y hora actual es 14:45h del 24 de abril de 1999"



"1999?! 1999?! A ver, Toshi mi amor no te asustes, pero... tus has visto Good Bye Lenin? Si te digo la verdad no te dará un soponcio? Pues agárrate los machos, McFly porque estamos en 2009!"



Y Toshi se quedó tan pancho. Funciona de maravilla. Incluso guarda todos los archivos que le dejé en su día, las fotos, los trabajos, la música que escuchaba en el 2006! Comprad acciones del papá de Toshi! Diez años de servicio. Fallos de hardware (sin gato mediante): 0. Formateos: 2. Mudanzas: 3.



Y cuando por fin funcione con Linux, dominaré el mundo, hackearé cuentas suizas en busca del oro de los nazis y me compraré la butaca de cuero (el teléfono rojo me lo presta Ani, la hijita de cuatro años de Eli. Hace sonidos de animales pero para empezar creo que ya me sirve). MUAHAHAHAHAHAHAHA!




P.D.: Un amigo dice que mi Toshi es tan viejo que en lugar de arroba tiene un ammonites. Será...!


Bocadillo del día: Hoy sin bocadillo, demasiado curro para bajar al bar.

jueves, 16 de abril de 2009

En peores plazas hemos toreao

No me ha pasado nada grave, ni he abandonado el blog (válgame diox, si es como un hijo tonto, que lo quiero aún sabiendo que no vale un churro!), pero ya nada es como antes...

Naaaaaaaa. No pasa nada en realidad. Me han cambiado de sitio en el trabajo y donde estoy ahora me ve la pantalla del ordenador todo el mundo, y no es plan de abrir el blog ahí en medio. La ecatombe laboral ya ha pasado, y no quiero hablar de ello porque hemos salido hasta en los periódicos, y ahora lo que toca es levantar el chiringuito de sus cenizas. Por eso hay que arrimar el hombro (algunos más que otros, como sieeeeempreeeeee) y a día de hoy no sólo soy la secre de Superjefe y sus cuatro departamentos, sinó que también me han encargado de dar soporte a los abogados, a producción, a recepción, a mantenimiento,... los comerciales llevan tiempo batallando para que también les heche una mano. Joputaaaaaaas!!!! Dejadme vivir!! En casa todo perfecto, se arregló la tubería y la nevera.

Cambiando de tema, me leí un libro buenísimo: Snow Crash. BUENÍSIMO! Y conste que no me llevo comisión. Me gustó tanto que cuando pensaba en él salivaba como un perro de Pavlov. Y cuando lo terminé, antes de dejarlo en la estantería, lo besé. Dos veces. Pero que bueno!! Pertenece a una rama de la ciencia ficción que se llama cyberpunk, rollo Matrix, para que se me entienda. Luego de leer el libro decidí que de mayor quiero ser hacker. Si, voy a cumplir los treinta pero aún no soy mayor, vale?

Tengo Güidows vista, y como para ser hacker con Vista no llegas a ningun lado, decidí que usaría el ordenador viejo para trastear con Linux, ya sabeis, los experimentos con gaseosa. Me apunté a un curso que ya va por la mitad, pero con el follón en casa y en la oficina apenas he podido hacer nada y veo mi sueño de dominar el mundo alejarse de mi.

Da igual, en peores plazas hemos toreado, como digo ultimamente. El fin de semana me pongo las pilas y para cuando acabe el curso me habré comprado un gato de angora y una butaca de cuero. No se, cuando me imagino dominando el mundo me veo riendo malvadamente mientras acaricio al gato, sentada en mi butaca de cuero al lado de un teléfono rojo.

A ver si tomo ya la costumbre de actualizar el blog desde casa y le doy más vidilla a esto.


Bocadillo del día: Jamón serrano pasado por la plancha. Rico rico.

jueves, 19 de marzo de 2009

Mi nevera y otras desgracias

 

 

 

La nevera no funcionó en toda la noche, y por la mañana saque todo lo que contenía y me lo llevé a casa de mi mother.  Mi madre me decía "Pero hija, todas las neveras hacen ruiditos cuando se encienden" "ya mother, pero la mía parece que te esté disparando", "niña, el glú glú glú es normal", "el glú glú tal vez, el TACATACATACA no!" "hay, chiquita, que problemas e buscas, pruébalo otra vez", "que no mamá, que se va a quemar el motor!", "tu pruébalo".

 

Volví a mi casa, enchufé la nevera.  Funcionó.  Ni ruidos raros, ni tembleques, nada.  Japuta!  Mis electrodomésticos no me tienen ningún respeto!  Dos días más tarde me dio un amago de ataque de ansiedad cuando sin ningún motivo aparente se apagó.  Por suerte ya me habían avisado de que podía pasar: fallan los enchufes.  La cambié de enchufe y volvió a funcionar.

 

En cambio lo que ha ido a peor es el fregadero.  Descubrí que el tapón está en el desagüe general, y que hasta que no me compre una canoa no puedo volver a usar la lavadora.  Es decir que la inundación que provoqué la semana pasada tuvo más que ver con la tubería general que con el sifón ausente.  Mi casero ha confesado que limpió los pinceles en el fregadero así que tenemos dos opciones.  Una, hay un tapón de pintura.  Dos, el disolvente se ha comido las tuberías de PCV.  En cualquier caso, él se hará cargo de la reparación.

 

Pero eso no es todo amigos!  Las parcas que tejen mi destino no me dan respiro.  Ha llegado la factura del gas:  Me cobran 505 euros (para mis amigos del otro lado del charco, son unos 657$) de los meses de enero y febrero!!  Que yo no vivía allí, pero ya está hecho el cambio de cuenta.  Mi casero ha protestado a la compañía del gas, que vendrá a revisar el contador.  Y en última instancia se hará cargo él de la factura, pero de momento soy 500€ más pobre.

 
 

El día que llegue a mi casa y todo funcione, no os preocupéis.  Os lo haré saber.