miércoles, 25 de junio de 2008

Wish List

Enunciado del problema:

 

El sujeto de estudio gusta y disfruta de las siguientes aficiones:

 

-         El cómic.  En su mayoría DC y manga, pero no exclusivamente.

-         La lectura.  Especial interés en la chick-lit, ciencia ficción y ghost stories.

-         Lugares abandonados: Las ruinas le despiertan un gran interés.

-         La cocina y la comida.  Y la bebida…

-         Las plantas.  Sobretodo las carnívoras.

-         El té.

-         Bollywood.

-         Viajar.

-         Leer fanfics

-         Investigar temas extraños y asombrosos.  Entre sus lecturas habituales están ésta, ésta, ésta y ésta.  Para nombrar sólo algunas. 

-         Le gusta el street art: graffities, stickers y stencils.

-         Hacer collages y dibujar a plumilla.

 

Por algunos de los siguientes motivos:

 

a)      Habla menos de sus aficiones de lo que el sujeto cree

b)      Sus entorno no es receptivo a las peroratas que les suelta sobre sus aficiones

c)      Su entorno ha decidido no fomentar sus aficiones bajo ningún concepto.

d)      Su entorno es de un soso que tumban de espaldas.

e)      Su entorno pasa del sujeto mogollón

 

el sujeto nunca recibe como regalo nada que le interese. (Nota: Pueden haber más motivos).

 

 

Pregunta:

 

Teniendo en cuenta que el cumpleaños del sujeto del problema es dentro de 29 días… se considera una buena solución publicar una lista de deseos (Wish List) en un blog creado ex-profeso, y distribuir el link de modo que su entorno entienda de modo claro y conciso que és lo que hará feliz al sujeto?

 

Por favor, razone su respuesta teniendo en cuenta las implicaciones ético-morales, prácticidad de la idea desde ambos puntos de vista (el sujeto y el entorno), y añada en las conclusiones una estimación sobre el éxito del proyecto.

 

Inciso:  El argumento "Lo que cuenta es la intención" o "lo importante es que se acuerden" o "menos es nada" invalidará el ejercicio y puntuará cero.   Se puede tener buena intención y también buen gusto (o un poco de interés…).
 
 

 

Y no es una pregunta retórica, lo estoy preguntando sinceramente.  Que pensáis de mi idea de crear un blog con todo lo que necesito o deseo que me regalen, y que la gente elija?  Es que, acabándome de mudar, sin un duro y sin trapos de cocina, como me vuelvan a regalar el último de Harry Potter mato.

lunes, 23 de junio de 2008

Mente abierta

Mi amiga, hablando de un amigo de ella:


"Yo no digo que tenga una doble moral, simplemente tiene una mente muy abierta para autojustificarse"




Eing?
Anda que...












martes, 17 de junio de 2008

Así, de repente...

...lo que daría por dejar de pensar un poquito…
 

Dejaría de pensar en lo que dije, en lo que me dijeron, en lo que creo que querían decir y en lo que creo que se callaron...

Dejaría de pensar en lo que le diría a esa persona… en lo que le haría… en lo que me gustaría aque me dijera.

 

Dejaría de pensar ahora mismo en lo que tengo que hacer cuando llegue a casa… en lo que debería hacer, en lo que me gustaría hacer…

 

Dejaría de pensar en lo que debo, debería, querría hacer en la oficina…

 

Dejaría de caminar por la calle pensando en las baldosas, en los coches, en las voces.  En la cama dejaría de pensar en lo que pienso cuando voy por la calle.  En la calle dejaría de pensar en lo que pienso cuando no me duermo.  En casa dejaría de pensar en el trabajo, en el trabajo dejaría de pensar en mi casa.

 

Cuando esté con unos dejaría de pensar en los otros. 

 

Cuando me sintiera azul dejaría de pensar en rojo, y cuando esté roja dejaría de pensar en negro…

 

No pensar en nada… retener las ideas, atarlas y tirarlas fuera, y dejaría que esa canción se instalara a gusto, se acurrucara y se deperezara, todo el espacio de mi cabeza sólo para ella.

 

Y dejar de pensar un ratito.
 
 

lunes, 16 de junio de 2008

La cucaracha delincuente (la cerveza tuvo la culpa)

Junio del 2008.  Un sábado, tres y media de la madrugada, el caminar un poco torcido por las pintas de cerveza y por el peso en mi hombro izquierdo.  "Joé, cómo pesa el bolso hoy".  Respiro hondo para atacar la última subida que me separa de mi calle, de mi casa y de mi cama, que vivo en un barrio empinado como una mala cosa (el infieno hacia arriba, como dice Dani).

 

Entro en el pisito casi sin aliento y habiendo quemado gran parte del alcohol por el camino.  Suelto el bolso criminal en la mesa y suena un "TUMP!" sordo.  En la nebulosa de alcohol que es mi mente salta un mensaje de error "Tu bolso no debería sonar así, ábrelo y MIRA QUE LLEVAS DENTRO, merluza!!".  Vale, voy a abrirlo.  Cuando he sacado las llaves del bolso ya he notado algo extraño… pero el alcohol es lo que tiene amigos: despreocupación!!

 

Pues eso.  Que abro el bolso.  Y veo un libro.  Un libro antiguo.  En inglés.  Un libro antiguo en inglés QUE NO ES MIO.   Oh my God!:  Lo hemos vuelto a hacer...

 

En este momento, la imagen de Cuca sosteniendo en mitad del comedor un libro antiguo se difumina y da paso al flashback.

 

Octubre del 2004.  M. y Cuca están hartas de sus hombres, es jueves y una está en el paro y la otra trabaja de turno de tarde, nadie madruga al día siguiente.  Quedan para cenar un bocata, la cosa se complica porque están MUY enfadadas con sus hombres, y acaban en el pub irlandés más antiguo (y auténtico) de BarnaCity ahogando las penas en Murphy's.  Piden una y otra vez la canción "Total Eclipse of the Heart" y la berrean hasta que el camarero pelirrojo las manda callar.  La vuelven a pedir.  El pelirrojo las manda a la mierda.  Se lo piden al camarero rubio, que pone la canción, para luego aparecer el pelirrojo, quitar a Bonny Tayler y amenazarnos de muerte a Cuca y a M. si siguen dando la brasa.  Beben como si no hubiera mañana, hacen planes ridículos que parecen tener una lógica aplastante (la lógica del borracho, lo llamo yo).  A la hora del cierre el camarero las levanta de la silla y las empuja hasta la puerta.  No les da una patada en el culo porque es un gentleman.

 

Ya en la calle, M. y Cuca deciden que van demasiado "alegres" para parar un taxi, y a pesar de la lluvia deciden caminar hasta casa (hay 3 Km hasta casa de Cuca y 3,7 Km hasta casa de M.: la lógica del borracho).  Por el camino siguen rajando de los hombres.  Hasta que llegan a la esquina de la calle Valencia con Meridiana.  Y ven un bar, cerrado, que no ha desmontado la terraza (craso error, barman!!).  La terraza está delimitada por unas, macetas, dentro de cada maceta una hermosa palmera.  Las macetas está atadas con cadenas (nos subestimaste, barman!!), pero una de las macetas tiene la maceta rota, y se pude sacar la planta con todo y la tierra y pasarla a través de la cadena.  M. dice: "Esa palmera se puede desatar" y Cuca contesta "Pues a mi esa palmera me gusta".  M: " Pues la quieres?"  Cuca: "Pues si".  Y con la lógica de las borrachas, nos cargamos la planta al hombro y seguimos caminando (distancia desde el bar expoliado hasta mi casa: 2.6 Km).

 

La palmera es de esas que pinchan con el extremo de la hoja y el filo tiene sierra y corta, y bastante alta (imaginad una palmera de unos 140 cm, con sus raíces y su tierra, una circunferencia de las hojas como de un metro).  Además está lloviendo y va chorreando barro por toda la calle.  Al principio la llevaba M. al hombro, porque ella es mucho más alta que yo.  Luego nos turnamos.  Al poco rato ya teníamos que parar.  Caminábamos una manzana, dejábamos la planta apoyada en un banco, nos sentábamos cada una a un lado y nos fumábamos un cigarrito.  Y, venga, vuelta a empezar.  M.: "Oye, y si nos paran los mossos o la urbana que hacemos?"  Cuca: "Ná, les digo que te casas y ésta es tu despedida" M: "Que triste, no?  No tengo boy?  Y el resto de mis amigas? Y cómo explicas lo de la planta?" Cuca: "El boy ya te ha bailado en el bar, y el resto de tus amigas te está esperando en la discoteca, y la planta es una putada, que representa que es tu ramo de novia y luego en la disco lo tienes que tirar por encima de tu cabeza".  M: "Ah, vale, vale, tiene lógica".  Si, la del borracho! Y todo esto, lloviendo y cantando "Total Eclipse of the Heart".

 

Llegamos a mi calle embarradas desde el pelo a los zapatos, con cortes y pinchazos, exhaustas y aún así MUY beodas.  M, me deja en el recibidor.  Yo ya no tengo fuerzas para levantar semejante bulto, y arrastro la palmera por todo el vestíbulo hasta el ascensor, del ascensor hasta mi rellano, del rellano a mi puerta, de la puerta por todo el pasillo, atravesando la cocina, el comedor y finalmente dejando la planta tirada en el balcón.  Estoy agotada, me meto en mi cama y a sobar.

 

A la mañana siguiente, con la resaca del infierno a cuestas, y unas extrañas agujetas por todo el cuerpo, salgo de mi cuarto para ver a mis compañeros de piso atónitos, porque hay un reguero de barro que va desde la calle, por todo el vestíbulo, se mete en el ascensor, reaparece en la cuarta planta, se mete en nuestro piso, lo cruza todo y acaba en una palmera agónica en nuestro balcón.  Les digo que encontré la planta en un contenedor y la adopté (mejor que no sepan con que clase de energúmena viven).  Recojo el berenjenal, salgo con las gafas de sol a comprar una maceta en los chinos y la planto antes de irme a trabajar.  Por suerte la lluvia borró el rastro desde el bar y nunca se presentó el legítimo dueño de la plamera a romperme las piernas.

 

A los pocos días, por casualidad pasé por delante del bar… y os juro que es cierto, el bar que ya ha cerrado, se llamaba "Fent Amics! (haciendo amigos!)"  Y que lo digas, majo!  La palmera ha hecho la mudanza (y cómo se defendió la cabrona, a pesar de ir envuelta en varias capas de plástico) y ahora está hermosísima en mi balcón.  

 

De vuelta al presente...el sábado me llama M. que le han hecho no-se-que en la rodilla que ahora le duele menos y tiene ganas de salir, y como hace mucho tiempo que no vamos por ese pub… pues que mejor momento para recordar viejos tiempos. Perfecto, quedamos y se viene un amigo suyo, y nos liamos a rondas de Murphy's, y como estamos en zona de no fumadores porque en el fumadero no quedan mesas libres, pues M. y su amigo salen a la calle a a fumar,  Y para que no me aburra, en plan broma, el amigo coge un libro de un estante que hay de decoración y me lo da "Toma, lee!". Se van fuera y se fuman varios cigarritos seguidos, yo me leo quince páginas y oye, que el libro está interesante.  Cuando vuelven M dice: "Que tal la lectura?"  Cuca" Pues mira, que ha llegado la Miss Mary a ver al doctor, que está como muy nerviosa, y el doctor está haciendo visitas por el county en su buggy, y acaba de llegar a casa, y ahora está a punto de saberse qué le pasa a  Miss Mary para que haya cruzado el moorland a la carrera…" M: "Lo quieres?" El amigo de M: "No seréis capaces de robar el libro!"  Pero lee la verdad en nuestra aviesa mirada y me quita el libro de las manos, lo devuelve a su sitio y nos dice "No, eh!?".  Pos vale, que no.  Lo que tú digas fistro.

 

Pues no se cómo (lo juro) … el libro está en mi casa.  Lo leo y lo devuelvo, lo leo, y lo devuelvo… pero no se si será peor, por lo peligroso que es ese bar para mi historial delictivo.

jueves, 12 de junio de 2008

Dame algo pa comé (I)

Como muchos, tengo la nevera y el armario de la cocina bajo mínimos.  No debido a la huelga de transportes, que siendo sinceros me la trae al pairo, sinó por el recorte de gastos a los que me veo obligada si quiero recuperarme de la jostia económica que fue para mis ahorros dar la fianza del pisito.

 

Y se me da bien, eh?  Incluso lo llamaría cocina creativa.  Hoy, con todos ustedes, el Risoto de Setas al estilo Supervivientes:

 

Ingredientes: 

  • Arroz (del que compré para cumplir con la tradición del arroz, la sal y el aceite).
  • Aceite (ídem)
  • Sal (ídem)
  • Surtido de setas en aceite Lidl (que sobró de la vez que preparé pizza casera)
  • Queso (también del que sobró de la pizza)
  • Media cebolla pocha (que ya venía del otro piso)
  • Albahaca (de la plantita del balcón, que también hizo la mudanza conmigo)
  • Un culillo de vino tinto barato y malo (que sobró de la cena del día de la pizza).
  • Caldo hecho de cubito (cubito cedido por Cucaracha Madre).

 

Elaboración:

 

Picar la cebolla fina.  Como está pocha va a ser difícil de cortar, pero no nos vamos a rendir por eso, verdad?  Dorarla en aceite.  Picar las setas y añadirlas.  El arroz va a tener poca chicha y es importante conseguir un buen sofrito que le de sabor.  Hechar el arroz y tostarlo un poco (Briconsejo:  echar MUCHO arroz, que salgan tuppers para toda la semana).  Hechar el caldo de cubito, si le falta sal (que lo dudo) le pones.  Dejar que haga chup chup.  Si eres novato, pon el caldo o el agua poco a poco a medida que se la vaya bebiendo.  Si controlas, ponle todo de golpe y vete a ver videos al yutube.

 

Sal al balcón, poda la albahaca.  Vuelve dentro, lávala y pícala finito.  Si no te lo has bebido ya, échale el vino al arroz.  Debería ser vino blanco, pero el que hay es tinto.  Y punto pelota.  Cuando el arroz esté casi en su punto añade la albahaca (si la añades demasiado pronto, la cocción se carga el aroma).  Cuando esté listo, apaga el fuego, pon el queso por encima, remueve, te esperas cinco minutos y listo.

 

 

Fácil, rico y barato.

 

Próxima entrega:  Cuscús de espinacas.

 

 

lunes, 2 de junio de 2008

No me parece bien

En mi vida, además del pisito, también tengo un trabajo.  Con el que pagar el pisito claro.  Junio y julio los voy a pasar disfrutando a tope de mi nuevo hogar, básicamente porque no tendré dinero para hacer nada más.  Fianza y gastos de agencia lo llaman.  Y lo tengo que sumar a la multa que me ha llegado de Hacienda por presentar tarde la declaración del 2005.  Más intereses.  Para agosto me habré recuperado, lo se a ciencia cierta, que para eso soy secretaria y me he hecho una tabla de excel donde cuento hasta el café que me tomo en el bar.  Dos meses de contención de gastos y ala, aquí no ha pasado nada.  Un poco de cuidado en mis finanzas y no tendré que usar el crédito de la visa.

 

Pero no es de mis finanzas de lo que quería hablar.  He dicho ya que soy secretaria?  Y eso está muy bien, me gusta.  Nunca pensé en ser secretaria, pero mi carrera profesional dio un giro de 180º inesperado y héteme aquí, jugando a ser Moneypenny.  Y se me da bien.  Podría ser menos sarcástica y más paciente, pero nos reiríamos menos.  Mis tareas asignadas son variadas y siempre cambiantes.  Desde mantener una base de datos a rescatar a Superjefe que se ha quedado tirado en el aeropuerto de Mumbai en medio del monzón.  Un rango bien amplio.  Y en la jerarquía de esta santa casa estoy bastante bien situada porque Superjefe es de los peces gordos.  Y me va bien.  Estupendo.

 

Pero a veces, a ojos de la gente, "sólo" eres una secretaria.  Una más, alguien sin doctorado, que prepara café y no tiene autoridad ni vida privada.  No eres alguien más del departamento, sinó una agregada que estudió FP entre un montón de licenciados.  Por eso hago las fotocopias.  Ja. 

 

Siempre ha sido así, y siempre tendremos que defender nuestra profesionalidad y el valor de nuestro trabajo.  Y todo lo que supone para la empresa y para cada uno de ellos.  Porque como oí una vez: Una secretaria es alguien que te hace la vida más fácil, que hace que las cosas funcionen sin que te tengas que preguntar cómo, alguien que te quita las piedras del camino y te allana el terreno.  Pues esta secretaria está bastante cabreada.

 

Os cuento.  De vez en cuando las secretarias quedamos todas juntas y vamos a comer fuera.  Y hablamos de las vacaciones, del chico nuevo, del buenorro de la tele, de lo mal que funciona tal cosa, de nuestros jefes,… lo habitual en el gremio.  Ya la última vez se nos agregó gente que no era secretaria, sin preguntar ni nada, porque son muy guays y nos hacen un favor y tal....  Me generó un poco de mosqueo, pero no le di más importancia.  Se moderan los temas de conversación y la próxima vez volvemos a la carga.  Y aguanta toda la comida esa conversación impuesta que ni me importa.  Ese quedar bien.

 

El jueves pasado, otra vez, comida de secretarias.  Una semana necesitamos para organizarnos (ya somos muchas secres en la empresa.  Y ningún chico.  Muy mal).  Pues el jueves a las 11h, nos llega un mail de una de las secres: "Chicas, que fulanita, menganito y menganita se apuntan a comer con nosotras!".  Inmediatamente mandé un mail retirándome de la comida.  Bocata en mi mesa y a correr.  Para empezar dos autoinvitados eran jefes, y aunque son bellísimas personas, no hay confianza y ya no estoy a gusto.  Por otro lado, había algo más que no me gustaba y no podía encontrar el qué.  Decido dejar de pensar en ello. 

 

Pero mi cabecita siguió pensando en ello en background.  Y el sábado descubrí que era lo que más me molestó:  Una falta de respeto total y absoluta.  Somos secres!!  Vamos a ver.  Si los comerciales montan una comida de comerciales, y tu no eres comercial, irás comer con ellos sin invitación?  No!!  Si los de Registros organizan una salida de gente de Registros, te acoplas al grupo por la cara? No!!  Pues porqué si las secres organizan una comida de secres para hablar de sus cosas, se apunta todo cristo?  Pues porque que más da, son secres.  No nos tendría que importar, al contrario, deberíamos estar agradecidas por el padrinazgo.  Si entras al restaurante chino y ves contables en una mesa, saludas y pasas de largo.  Pero si son secretarias, te sientas en su misma mesa.  Iros a tomar por culo!!  Sabéis quienes son los únicos que pueden entender esto? Los informáticos.  Los que tienen que aguantar que  les jodan la comida porque alguna niña tonta no sabe ponerle papel a la impresora.

 

La culpa es en parte de quien aceptó que se autoinvitaran.  De los que se autoinvitaron.  Y de quien no se queja.  Pues yo me quejo.  Será porque no nací secretaria y no me acostumbro a la sumisión.  Ya me he desahogado.