miércoles, 30 de abril de 2008

Actualización:
 
El martes voy a ver un piso. 
Características: Bien.  Estudio, 35 metros cuadrados en dos niveles, ático con ascensor, interior pero luminoso.
Barrio: Muy Bien.
Alquiler: Bien
Trato telefónico: Correcto.
Esperanzas puestas en el piso: A tope!  Creo que a la agente inmobiliaria le he caído bien, porque le ha cambiado la voz cuando le he dicho mi edad y el pequeño gran detalle de tener contrato indefinido.
 
Sólo un detalle no me ha gustado: Que a pesar de hablarle en catalán (y lo hablo perfectamente) cuando le he dicho mi nombre, le ha parecido exótico y me ha preguntado un poco seca si era española.  Joder, ahora, encima con cargo de conciencia.
 
 
Que nervios... ya no voy a poder comer!

La llave

En julio hará cuatro años que vivo en este piso.  He visto ir y venir tanta gente que si saco cuentas he vivido con 11 personas diferentes, y su tribu de agregados (familia, amigos, parejas, ligues, gorrones, mascotas…).  Una de esas personas está muerta, cuatro están diseminadas por el mundo, dos se fueron porque se emparejaron.  Uno se fue sin pagar, otro rompió un armario, otra rompió una puerta cristalera, otra una mesa de café, a otro lo vino a bucar la guardia urbana. 

 

Los bomberos han venido tres veces (dos de ellas, porque los llamamos nosotros), la guardia urbana ha venido dos veces, los mossos de escuadra sólo una vez (van perdiendo).  El forense, una vez.  Los testigos de jehová, dos veces.  Los de la revisión del gas, ninguna vez. 

 

Estoy muy cansada… ya no tengo ganas de aguantar a nadie más, así que me voy.  Tengo que cerrar esta etapa de mi vida.  Esta vez, de verdad.  Cada día reviso los anuncios y contacto a los anunciantes en plan spam.  A saco.  No me urge, en el sentido que no tengo un plazo límite, sólo el de mi paciencia. 

 

Perque señores, a día de hoy… PUEDO ALQUILAR!  A costa de otras cosas, pero puedo.  El miedo de las inmobiliarias se huele, y empiezan a verse cosas "pagables".  Vale, si, el piso lleva en la red dos horas y el contador suma miles de visitas y el propietario ha sido contactado 300 veces.  Vale, fácil no va a ser.  Pero posible es.

 

Mirad si tengo decidido irme que el episodio de las llaves me dejó bastante fría.  Como dice una amiga, es el efecto chubasquero: todo me resbala.   Vamos a ver, todo pasó el lunes.

 

A primera hora de la mañana me intercepta F. mientras salgo a trabajar:

 

-         Cambian la cerradura del portal esta semana, sólo tenemos dos copias de las llaves, son de alta seguridad, cada copia cuesta ocho euros, sólo podemos ir a una cerrajería en concreto y lo tenemos que hablar.

 

De ahí yo me quedé con "cambian la cerradura del portal".  Así que mi respuesta fue:

 

-         Que día cambian la cerradura

-         Esta semana -  Ya F., ya, eso lo he oído.

-         Pero que día?

-         Esta semana!!

-         Flora, que que díaaa!!

-         Que esta semanaaaaaa!!! Y YO QUE SE QUE DíA! – Ni se le ha ocurrido preguntar ni nada.

 

Ala, venga, las siete de la mañana y gritando!  O sea, puede que yo llegue esta noche y no pueda entrar en mi casa.  Suspiro:

 

-         Pues habrá que sacar copias para todos

-         No.  Primero hay que hablarlo.  Esto lo tiene que pagar la casera.

-         Ya, pero no sabemos cuando cambian la cerradura, podría ser hoy, mejor vamos sacando las copias…

-         Eso no es importante, hablas tu con ella?  Yo no pienso pagar mi llave.

 

Eh?  Perdón? 

 

-         Mira, tengo mucha prisa, hablamos luego.

 

Me voy en el metro chirriando los dientes.  Menuda gilipollas… prefiere hacer turnos para salir de casa a adelantar ocho euros por la copia de su llave?  Será cretina… mierda!!  Debería conseguir una copia para mi y olvidarme de ellos.  Mierda…. Debería haber cogido una de las copias, en plan egoista: los dos primeros tienen llave, los otros dos, que se aguanten.  Mierda!

 

Llego al curro, abro el ordenador y les envío este e-mail (la único que he hecho es traducirlo al castellano):

 

"Hola chicos,  Por favor no os llevési las copias de las llaves nuevas, esta tarde iré a sacar copias para todos, lo más importante es no quedarse sin llave.  Gracias"

 

Flora me contesta el mail:

 

"QUE LAS DOS COPIAS SON NUESTRAS!  QUE NOS LAS HAN DADO PERO ESO NO IMPORTA.  LO QUE IMPORTA ES SI LA CASERA LAS VA A PAGAR O NO.  LE ENVIAS UN MAIL O QUE HACES"

 

Me cago en sus muelaaaassssss!!   Que quiere decir con que ambas copias son nuestras? Claro que lo son!  Que espera, que hagamos un calendario para entrar y salir del piso en espera de que la casera de pronuncie al respecto?  Todo por no adelantar ocho euros?  Y que pasa si la casera se pone borde y no quiere reembolsarnos el dinero?  Que se queda sin llave?  Valen más ocho euros que poder entrar en casa?  Por ocho euros va a correr el riesgo de quedarse a dormir en la cuneta?  Lo dicho, debería despreocuparme y pensar sólo en mi y en mi llave.

 

Le envío un mal sólo a Pimpinela "Porfa, no te lleves la llave nueva, voy a sacar copias esta tarde, no me apetece dormir en la cuenta.  Gracias".

 

Finalmente, F. habló con la casera, la casera dijo que quería dos copias y que si, que las pagaba.  Yo salí del curro superpuntual para que no me cerraran la cerrajería (irónico, verdad?) y saqué las copias.  F. me preguntó:

 

-         Cuanto han costado?

-         Diez euros cada una, por cuatro copias, cuarenta euros.

-         Ja.   JA… JA!! -  Parece una hurraca – CUARENTA EUROS, JA!  JA!  YA TE DIGO!

 

Que más le da si no lo paga ella?  Tengo que explicar que F.es una especuladora que se pilló los dedos.  Compró un piso con una abuela dentro, la yaya está fantástica de salud y F. no quiere vender el piso porque algún día la abulea estirará la pata y ella habrá ganado varios miles de euros, pero de momento vive de ser una gorrona profesional porque la hipoteca se come tras cuartas partes de su sueldo.  En fin, que ya que nadie cuida de mi, yo no quiero cuidar de adultos tarugos.  Que me voy a vivir sola, con todos sus pros y sus contras…. Que digo! Con todos sus pros y sus pros!!

 

(Vale, de efecto chubasquero nada de nada, pringué como una campeona.) 

martes, 22 de abril de 2008

La semana pasada: El Salón

La semana pasada fue muchísimo mejor. Los días laborables pasaron sin pena ni gloria y yo creía que iba a disfrutar de otro fin de semana ideal (es decir, sin que nadie me moleste), pero no.

Primero V. me pidió que le acompañara a ver Bodies. Y no tenía especial interés pero ya que es de esas cosas que hay que ver, pues fui. Me dio hambre. Ni yo me lo podía creer.

-
V, creo que tengo serios rasgos psicopáticos en mi personalidad. Esta exposición me está dando hambre.
- ¿?!!! – No me extraña que se alarme, decir eso es apología de la antropofagia.
- No puedo ser tan frívola, verdad?
- Cómo que te da hambre, que es lo que te da hambre..!!
- Pues… me recuerda al momento de deshuesar el jamón… y la carnita del cocido, y…
- Has comido?
- Poquito, pero si (maldita diestista!). Oye, salimos a cenar esta noche?
- Ya he quedado.
- Venga hombre!! – Le insisto
- Pues vale. – La poca voluntad de V. es legendaria.

Saliendo de Les Drassanes le llama una amiga a quien el ciberligue para el viernes ha dejado colgada y quiere salir y vengarse. V. la invita a venir con nosotros. Decidimos que entre más seamos, mejor, y nos pasmos por el curro de R., otra amiga, y la secuestramos para que se venga con nosotros. Vaya cachondeo de cena...

Hacía tanto tiempo que no me reía tanto…!! La amiga de V., Eli, está loquísima. Comento que al día siguiente voy a ir al salón del cómic y V. y Eli se apuntan porque sí. Así, a la ligera. Pues muy bien. La acabo de conocer y ya dice que es amiga mía.

Os podéis creer que la loca… se ligó a un Stormtrooper??!! Todavía me duele el estómago de lo que me reí!! Este año el Salón fue bastante pobre, pero que manera de reirnos.

Resulta que contratados por el Salón había varios grupos de actores vestidos de personajes de cómic o de cine. Entre ellos… Darth Vader y su séquito de Stormtroopers!! Yo en cuanto los vi me puse a gritar "Mirad, mirad, Stormtroopers!" y los frikis corrieron hacia donde yo señalaba y los no frikis me miraron la punta del dedo (hacer esta criba en el Salón es algo muy fácil). Eli salió corriendo a por Darth Vader, peró llegó tarde e intentó darle conversación a un Stormtrooper rezagado… que luego la estuvo siguiendo por todo el salón. Y nosotros escondiendo a Eli.

Por si es necesaria la aclaración, éste es un stormtrooper.

Y oye, que te siga un bicho así…. Miedo da, eh? Más tarde y cargados de bolsas dimos una última vuelta por el Salón a modo de despedida, y LE VIMOS. Al chico vestido de Indiana Jones (mooooorbooooo!). Y intentamos darle alcance, pero no llegamos porque… Darth Vader nos cortó el paso!! El mismísimo Darth Vader!! Eli me lanza su móvil al grito de:

- Foto foto FOTO!!

Y se tira sobre Darth. Diox, esta tía está loquísima, es mucho peor que el peor friki que yo haya conocido jamás!!

Eli no sabe como pedirle a Darth que pose a su lado. Le roza el brazo pero con la pedazo armadura y el pedazo casco el otro ni se entera. Entonces Eli le habló:

-
Please, mister Darth Vader, please!! Photo, photo!

NO ME LO PUEDO CREER. Le está hablando en inglés!! Jajajaja, jajajaja!! No se si reir o morirme de vergüenza ajena!! El pobre Darth se da por aludido y se pone al lado de Eli, pero como no ve nada a través del casco, se pone DE ESPALDAS a V. y a mi, que tenemos las cámaras preparadas. Eli pilla a Vader por el codo e intenta darle la vuelta. El pobre hombre al final se agobia y le habla:

- Señorita, para dónde quiere usted que mire?!

Eli lo pone frente a nosotros, sonríe y le sacamos varias fotos. Al fin deja al pobre Darth Vader libre y se viene con nosotros:

-
Chicos, que decepción cuando me ha hablado, que me he acordado que no es él de verdad, que es un tío disfrazado. Por suerte no tenía acento de Cádiz o de Bilbao...

QUE??!! Está fatal: Eli me encanta!! Luego acosamos al Indiana Jones que estaba haciendo cachondeo con los stormtroopers (en cuanto me pasen las fotos, las cuelgo). Ver a Indiana apuntando a un stormtrooper con la pistola y el stormtrooper levantando los brazos en señal de rendición es la fantasía de muchas, muchas chicas de las que estábamos allí. Y luego nos fuimos.


Que locura... íbamos en el autobús cantando, luego fuimos de compras a un mercadillo, pasamos por más tiendas de comics, fuimos a comer...



Por la noche quedamos para salir y acabamos Eli, V. y yo en la disco más gay de la ciudad bailando el Chiki chiki y gritando "Si hay algun chico hetero en la sala: MANIFIÉSTATE!".



Llevaba meses sin pasármelo tan bien, pasando de preocupaciones, y lo más sorprendente: tres días sin encender el ordenador!!



Increíble, pero cierto. Soy un poquito más feliz.

lunes, 21 de abril de 2008

Hace dos semanas

Ay… me han pasado tantas cosas en estas dos semanas que no se por dónde empezar ni en cuántos post dividir los acontecimientos para que resulte digerible.

 

Para simplificar las cosas, voy a narrarlas por orden cronológico.  Allá que voy, pues.

 

 

Hace dos semanas.

 

Un miércoles normal y corriente, de la semana que he elegido para dejar la cafeína. Suena el despertador, levántate, desayuna, vístete, lávate los dientes, maquíllate.  Pilla el metro busca un sitio libre, saca el libro, lee hasta tu parada.  Llega al curro, enciende el PC, abre la agenda, saluda a Superjefe que llega.  Todo pasa como en un sueño porque sin cafeína en la sangre todo a mi alrededor sucede a cámara lenta.  Suena el teléfono.  Es mi madre, llamándome al número directo desde su móvil, a las ocho y media de la mañana.

 

Mierda.  Mierda.  Mierda.

 

Van camino del pueblo porque se acaba de morir mi tía abuela.  Mierda.  Llevaba cinco años sin verla, pero es de esas figuras que le marcan la infancia a una.  Tan pronto me pegaba en el lomo con el bastón (la gayata, que le llamaba) como me enseñaba a criar pajarillos caídos del nido.  Nos buscaba la mejor fruta de la finca a mi herrmano y a mi para que merendáramos después de bañarnos en la alberca, pero también se cargaba a los gatitos de nuestra gata porque no quería más bichos en casa.  Pululó por toda España buscándose la vida durante los años de guerra y todavía tenía metralla en el cuerpo.  A los setenta y cinco años mi padre le puso calefacción de gasoil porque no había otra manera de que renunciara a partir troncos de olivo a hachazos (recuerdo que era un hacha más alta que yo) para la caldera de leña.  Nunca se quiso casar, aunque era tan guapa que cuando trabajaba de taquillera había chicos que iban al cine sólo para que la rubia de ojos verdes les vendiera las entradas.

 

Me siento extraña.  Como si el que se hubiera muerto fuera uno de mis escritores favoritos, o un actor entrañable, pero que al fin y al cabo nunca conociste personalmente.  Que extraño todo.  Sigo trabajando.  Mi madre me llama varas veces para irme informarme de los acontecimientos y del drama napolitano que han montado los familiares del pueblo, con coro de plañideras y todo.  Es como estar soñando.

 

Entre llamada y llamada, dos compañeros se hacercan a mi mesa y me dan un paquete.  Estoy flipando.  Es un regalo.  Un pincho para recogerse el pelo precioso y un bolsito mini ideal para el mp3.  A santo de que?  Ah!  Me explican que es por las encuadernaciones que les hice de sus apuntes del master, que no estaba relacionado con el trabajo pero no me importó ayudarles.  Estoy flipando.  En serio.

 

No puedo ni reaccionar.  Se muere me tía así, sin avisar, y luego estoy me traen un regalo.  Me cuesta pensar por la falta de cafeína.  Pero eso no es todo, no señores.  Porque entonces llegó el e-mail.  La bomba.  Directamente del vicepresidente.  Remodelación corporativa.  Se cargan a un directivo así, a dedo, a otro lo rebajan de categoría, se cargan un departamento entero, escinden a otros dos departamentos, crean un departamento nuevo, y funden otros dos.  Y lo mejor, la frase final del e-mail informativo: TODOS ESTOS CAMBIOS SON EFECTIVOS A PARTIR DE ESTE MISMO MOMENTO.  Ni siquiera los directivos por debajo de vice-presidencia sabían nada.  Superjefe sale disparado del despacho en busca del vice-presidente, la gente de mi departamento viene corriendo hacia mi "Sabes algo más?  Alguien sabe algo?"  Todo el mundo se mueve frenéticamente de despacho en despacho en busca de información.  Un caos total.   Nos vamos a casa con la sensación de pender de un hilo.

 

Al día siguiente, y durante el viernes, se calma todo, nos dan más explicaciones, sólo hay un único despdio pero se van tres personas más por desición propia.  Parece que vuelve la calma.

 

Yo sigo bastante zombie, sólo quiero dormir.  El viernes voy al cine: "Rebobine por favor"(que bonita, por diox) y el sábado también: "Retratos del más allá" (pse, flojucha).  El domingo voy a ver a mis padres que acaban de volver.  Me dan un paquete envuelto en papel dorado.  "Feliz cumpleaños" me dicen.  Les miro fijamente porque mi cumpleaños es en julio. "Del año pasado" aclara mi madre.  Abro el paquete y es un flamante móvil nuevo, precioso, simple, pequeño y ligero.  Super ideal. "Y esto porqué?" pregunto, jo, esta semana soy incapaz de hilvanar la más simple de las ideas, os lo juro. "Porque tu móvil no me gusta" me dice mi padre.  Ah, vale, pues muchas gracias papá.

 

Me voy con el móvil a mi casa y me siento a leer las instrucciones.  Son increíblemente simples.  Casi ofensivas.  El manual empieza así "Para usar el teléfono, éste debe estar encendido".  Miro la tapa del manual y en él aparecen una pareja de ancianitos sonrientes.  Veo que en la esquina superior de la portada hay un logo con una frase: "Éste teléfono ha sido elegido como el más sencillo de usar".  La madre que lo trajo!!  Es un móvil para yayos!!  Bueno, da igual,es bonito y tiene cámara.  Y tal y como estoy necesito que las cosas sean sencillas.

 

Me duermo con miedo a que no haya sabido poner el despertador y llegue tarde a trabajar. 
 
 
Y así acabó la primera semana.  En el siguiente post, más.  Sólo adelanto una cosa:  Cucaracha se va.  Se va del piso.  Está buscando, y cuando encuentre, se larga.

 

domingo, 6 de abril de 2008

That way

Algún día miraré atrás y sentiré nostalgia por momentos así?

Sentada en un cojín puesto en el suelo frente a la minimesa que uso de escritorio en mi habitación alquilada, sintiendo el retumbar de las paredes porque el vecino debe estar colgando cuadros hasta en el techo. La compañera nueva se pelea en francés con su madre. Pimpinela refunfuña porque la pizza tarda en hacerse, Floreta está por llegar.

Mecanografío frenética y a última hora, como siempre, el trabajo de Arte que debo presentar mañana, jurando que jamás volveré a estudiar por amor al arte (juas) y veo venir que acabaré de redactar mañana en la oficina. De la calle llega el ruido de los coches, de la gente que vuelve a casa el domingo por la noche, el repiqueteo de las ruedecillas de las maletas en la acera. Hago una pausa y pongo el oído a los sonidos de mi casa, y llegan de todas partes.

He puesto música para amenizar la noche, maldigo el día que dejé de fumar, y me preguto si algún día recordaré este momento o se lo comerá el olvido.



Beautiful that Way (Noa)

Smile, without a reason why
Love, as if you were a child
Smile, no matter what they tell you
Don’t listen to a word they say
'Cause life is beautiful that way

Tears, a tidal-wave of tears
Light that slowly disappears
Wait, before you close the curtain
There’s still another game to play
And life is beautiful that way

Here, in his eyes forever more
I will always be as close as you remember from before.

Now, that you're out there on your own
Remember, what is real and what we dream is love alone.

Keep the laughter in your eyes
Soon, your long awaited prize
Well forget about our sorrow
And think about a brighter day'
Cause life is beautiful that


Y algún día, incluso, puede que aprenda a ponerle música al post.

viernes, 4 de abril de 2008

Minimal

Supercurro es supercurro por muchos motivos.  Uno de ellos es que hago prácticamente lo que me da la gana.  No hay dress code y visto como quiero, me organizo como mejor me parece, y sobretodas las cosas… respetan las individualidades de cada uno.  En mi caso hacen la vista goda con el tema de la música en el trabajo. 

 

Empecé tímidamente, el día que me trajeron los auriculares con micro para las videoconferencias con el Skype.  Si mientras no hablo puedo ponerme un poco de musiquita de fondo, no dirán nada, no?  Y así como quien no quiere la cosa empecé a escuchar música.  Primero era música clásica, porque queda muy de guay y mi jefe es muy de ir al Liceo y así tenía menos motivos de queja.

 

Luego llegaron las navidades y encontré en internete una emisora de Villancicos 24h.  "Perfecto" me dije "con la excusa del espíritu navideño puedo ir un paso más allá y dejar atrás los conciertos de clavecín".  Añado a modo de anécdota que fue en la época del repertorio clásica cuando empezamos los tratos con los socios polacos, que son unos mafias, y no podía escuchar a Wagner porque Woody Allen tenía razón, me daban ganar de invadir Polonia. 

 

Lo de los villancicos al principio fue bien.  La primera hora, claro.  Se acercaba mi jefe: "Que escuchas?" y quedaba muy bien, a 22 de diciembre decir "Blanca Navidad, versión jazz".  Se iba el jefe y venía la otra secre del departamento "Que escuchas?" "Blanca Navidad, version reagge".  Se iba la secre y venía Burbuja "Que escuchas?" "Blanca Navidad versión techno-soul".  No hay tantos villancicos como para llenar 24h de música, así que escuche impasible Blanca Navidad versión checa, Blanca Navidad bossanova, Blanca Navidad por los Niños Cantores de Viena, y el súmum fue Blanca Navidad interpretada a base de ladridos de perro.  Llegado este punto cambié de emisora, creo recordar que puse ska, y me juré que si Superjefe me llamaba la atención no tendría reparos en defender mi derecho a escuchar mi música en mi puesto de trabajo.  Con auriculares, por supuesto, que a mi jefe no le interesa mucho lo que escucho.  No me dijeron nada, y hoy en día es habitual ver a la gente trabajando en sus proyectos con el mp3 puesto o con emisoras de internet.

 

Con el tiempo abrí una cuenta en el radioblog, y ahora estoy en last.fm.  Hoy por probar, he elegido el tag "Minimal Techno".  Vale, no está mal, y el nombre no engaña:  Es minimal y es techno.  La mayoría de las canciones son tal que así:

 

Un tio con un teclado dándole a DOS teclas:

 

Ping ping ping…… PAONG…… ping ping ping….. PAONG….ping ping ping….. PAONG

 

Y así hasta el infinito (en música clásica a esto se le llama una constante).

 

Otro tio (o el mismo en un portatil Apple) dándole a otra tecla:

 

Biribirng….. biribiring….biribiring…. biribiring…. Biribiring…..

 

Otro tio (o el mismo del Apple),  en otra tecla:

 

Waooooonnnn…………………Waooooonnn………….. Waooooonnnnnnnnnnn

 

 

El resultado de apretar tanta tecla es:

 

Pingpingping Biribiring  PAONG Waoooooonnnn  pingpingping  Biribiring pingpingping Biribiring PAONG  Waooooooonnn pingpingping biribirng pingpingping Biribiring  PAONG Waoooooonnnn  

 

Me ha traido a la mente una frase memorable de mi abuelo, que era músico.  Se murió hace ya años pero le dio tiempo de vivir el nacimiento de la música bakalao (lo vivió por la tele, que mi abuelo a sus ochenta años no iba de discotecas).  Y su veredicto fue:
 
"Tiene buen ritmo, esto se debe de bailar muy bien, pero para escucharlo sentado no sirve, la melodía es demasiado monótona".  El abuelo de 83 años de Cuca, opinando sobre el bakalao.
 
Pobrecico mi abuelo, jajaja!  Toda una vida de bolos tocando en fiestas mayores, donde lo más animado del repertorio era un foxtrot  o el Tico Tico y sudaban tinta para animar el cotarro, y los jóvenes de hoy, en cambio, te bailan hasta el centrifugado de la lavadora.

 

Con estos tipos de música me  pasa lo mismo que con el arte moderno.  No puedo explicar porqué me gustan, pero me gustan (me refiero al minimal techno, no al bakalao, eso nunca!).  Y si me veo en el lance de tener que defender mis gustos, no puedo, porque es un gusto visceral que no puedo explicar con palabras.  No conseguí explicarle a Burbuja y Pétalo el mérito de Pollock cuando visitamos el Moma este verano, y de hecho aún me miran raro.  Aunque ya dicen que las cosas o las analizas o las disfrutas.

 

Y venga, a currar un rato que hoy es viernes. 

 

jueves, 3 de abril de 2008

Sueño que emigro al espacio

Un sueño raro es curioso.  Dos son raros, más de tres son preocupantes.

 

Sueño uno (el sábado):  Sueño que los terrícolas están abandonando la tierra en una migración masiva hacia el espacio.  La expresión "migración masiva" se repite durante todo el sueño.  Están evacuando a los humanos por etapas, intentando no separar unidades familiares o de amigos, e intentando que el abandono de ciudades sea escalonado.  Por eso cada vez que salimos a la calle tenemos que picar una tarjeta en unos tornos, como los del metro, que están por todas partes.  Para entrar a la panadería, ticas la tarjeta, para ir a trabajar, pasas la tarjeta varias veces, para ir a un concierto, pasas por seis o siete tornos.  Así controlan los movimientos de todos los terrícolas y se aseguran que no se les quede nadie colgado.  Y saben que zonas están más o menos pobladas y pueden ir equilibrando la migración.

 

En un momento determinado mi tarjeta dejó de funcionar, y me angustiaba la idea de quedarme en la Tierra yo sola, me prometían que eso no pasaría pero no me daban una tarjeta nueva, y como no formaba parte de ningún núcleo familiar nadie me reclamaba y por lo tanto no me podían meter en ninguno de los grupos migratorios.  Y buscaba a mis amigos para que dejaran formar parte de sus grupo pero todos habían dejado ya la Tierra. Me empiezo a hacer a la idea de quedarme sola en la Tierra y no me parece mal.  En ningún momento se explica el porqué de la migración y en este punto se acaba el sueño.

 

Sueño dos (el martes):  Alguien que no aparece en el sueño quiere que juegue a un juego parecido a la búsqueda del tesoro.  Me deja notas con pistas por todas partes, pero yo estoy muy ocupada, tengo que hacer muchas cosas y hablar con mucha gente y me niego a ir recogiendo pistas.  Durante todo el sueño estoy rodeada de gente que reclama mi atención y me pide favores y que les escuche y les hable y yo los voy apartando porque tengo prisa.  Entonces quien me deja las pistas se pone serio y para llamar mi atención empieza a colgar trozos de cuerpos humanos con los sobres de las pistas.  En la barandilla de las escaleras de mi casa hay una ristra de sobres blancos, cada uno lleva atados con cintas de colores un dedo, o una mano, ahora una oreja, o un pie,… y yo miro los restos humanos con curiosidad pero no me animo a abrir el sobre, y toda mi casa, y mi trabajo, y las calles están llenas de sobres blancos con dedos cortados atados con cintas de colores.  El efecto es bonito, como un carnaval.

 

Sueño tres (anoche):   Sueño que mi columna vertebral se ha deformado completamente y tiene una forma de S y lloro frente al espejo.  Este sueño es así de corto, lo ha interrumpido el despertador, pero nada más levantarme me he mirado en la luna del armario.

 

 

Vamos, que no me hace falta ir al cine: una siesta y arreando.  Si los sueños significan algo, está bastante claro que el sueño uno es soledad, el sueño dos es estrés, presiones y desinterés, y el sueño tres es que me duele la espalda, jo.

 

 

Que bien!  Me ahorro el cine, los psicotrópicos, el psicoterapeuta y el traumatólogo.  Sueñen, señores, que es gratis!!