martes, 29 de enero de 2008

El insecto que mi planta no se comió

Hoy tengo un día malo, malo, malo… Ayer me acribilló un insecto picador no identificado y me he despertado a las cinco de la madrugada con cuatro picotazos en el brazo derecho , tres en la mejilla izquierda, uno en en el entrecejo, uno en la sien derecha, otro sobre el párpado derecho y otros dos en el lado izquierdo del cuello.

 

Mas una reacción alérgica que me ha hinchado toda la frente, el ojo derecho y la sien derecha.  Así que en pijama, rascándome frenéticamente y muy muy cabreada he fumigado la habitación con insecticida ("Yo me intoxicaré, pero tu vas a morir, cabronazo"), me he extendido pomada antialérgica por toda la cara, como una mascarilla, y por todo el brazo derecho.  He intentado volverme a dormir y sólo lo he conseguido a medias.

 

Y con que cara demacrada he venido a trabajar… he usado todos los trucos posibles: maquillaje base, corrector, flequillo espeso, un broche bien llamativo en la camisa y una pulsera bien grande, todo para que no me miren a la cara " Pasen y vean a la secretaria elefante, medio humana medio animal!".  Que carajo era ese bicho?  Si tuviera que hacerme una analítica no tendrían que sacarme sangre, con llevarles al insecto asesino y exprimirlo llenaban los dos tubitos.  Y en enero!  Y en ciudad!  Que monstruo radioactivo mutanto anda suelto por mi barrio?  Como mínimo era un pterodáctilo, un mosquito indio a lo mejor.  A que ahora enfermo de malaria?  A que me ha inyectado larvas bajo la piel?  Arggg... vamos a dejarlo.

 

Es recochineo, que en pleno invierno, y teniendo tres plantas carnívoras en el balcón, me acribille un mosquito/araña/loqueseaquemehayapicado de este modo, es recochineo puro.  Tengo una carnívora del tipo serracenia (las que tienen un cono lleno de agua donde se ahogan los insectos incautos) y dos venus flytraps, las clásicas de la boquita que se cierra.  Una de ellas ya ha cazado su primera mosca, y estoy tan orgullosa de mi pequeñita!!  Son un regalo de V.  y para cuidarlas es necesario sacarse un master en cultivo de carnívoras porque son delicadas y caprichosas como una orquídea o más.  Deben tener las horas de luz, la temperatura, la cantidad de humedad medidos, se riegan con agua destilada y no se pueden tocar.  De momento tienen que pasar frío (porque hibernan, como los tulipanes) y están en el balcón.  Te miran con sus boquitas abiertas y despiertan una ternura…

 

Que estaba yo diciendo?  Si, que día llevo… Hay cantidad de trabajo, nadie está disponible, nada funciona, me piden cosas absurdas, me preguntan obviedades sin parar,… Y no me dejan colgar el cartel de "Si la asistente considera que tu pregunta es estúpida se reserva el derecho a prenderte fuego".

 

Como hoy.  Me dan una presentación para que la edite.  Las instrucciones que me han dado son:

 

  1. Corrige la ortografía, cambia la gama de colores a otra más sobria.
  2. Cuadra la tabla de la diapositiva 8, pide datos actualizados a Finanzas, y actualizala.
  3. Elimina las tablas de las diapositivas 5 a 9.

 

Eing? Claro que le he preguntado!! "Ay, es que no me acordaba que esa tabla había que eliminarla, no la corrijas".

 

Tengo sueño, me pica todo, me duele la cara, me siento fea y tu me estás tocando demasiado los cascabeles!!!

 

Vamos a pensar en cosas positivas.  Muy positivas.  De dar envidia guarra.  Hoy llevo puestos mis vaqueros nuevossss...!  Me he comprado mis primeros pantalones vaqueros post-dieta y no llevaba una talla 36 desde los 19 años!!  He pasado hambre, me he privado de muchas cosas ricas durante siete meses de dieta clásica de ensaladita y pescado a la plancha pero lo he logrado. Empecé la dieta llevando una 42.  Y mido un metro y 55 cm de alto, así que una talla 36 no me hace parecer flaca, sólo proporcionada (a la porra con la silueta peonza que tenía antes de conocer a mi dietista del infierno!).  Yo todo lo acumulo en el trasero, y ocho kilos menos son tres tallas menos para mi.  Bueno, voy a ser sincera.  Me he quedado a medio camino entre la 38 y la 36.  La 38 me va grande y la 36, como dice mi amiga L. me hace "culito prieto", y me he dado el gusto de comprarme una 36 (momento histórico para el recuerdo).  

 

Conclusión:   Hoy prefiero que me miren el culo a que me miren a la cara. 
 
Advertencia: chicos, esta oferta es válida sólo para hoy.  El insecto picador no identificado ha muerto, y mañana podré (espero) volver a mirarme en el espejo (sin llorar).

 

domingo, 20 de enero de 2008

Ese olor

Entro ya en la tercera semana sin fumar, sin demasiados daños y conservando mi peso ideal. Vamos bien. Bueno, un día le dije a Superfeje que me fumara unos contratos. Me miró levantando una ceja "que fume?" me dice. "No, jefe, que firme, FIRME estos contratos!". No es obsesión, no... que va a ser....


Y el IPC bien, gracias. Hemos cogido el toro por los cuernos y aplicado la más agresivas de las tácticas: nos hacemos los suecos. Y cuando venga la casera ya la pillaremos por los cuernos, ya.


Así que todo bien. Ando un poco enredada en cuestiones filosóficas, culpa de un libro de Fernando Savater: El Valor de Elegir, Antropología de la Libertad. En el capítulo 7, Elegir la Verdad, habla de lo que consideramos cierto, falso, el valor que damos a cada cosa, y da una definición de verdad que me ha dado que pensar: "Consideramos que algo es verdad cuando lo que pensamos y la realidad que vemos coinciden". Es decir, si yo digo "Es de día" y la realidad me muestra el sol brillando en el cielo, lo que he dicho es cierto.


De ahí que mucha gente se autoengañe hasta un punto absurdo. Quieren que lo que piensan sea verdad con tanta fuerza que acaban distorsionando la realidad.


En relación a este tema, hay algo que nunca he podido entender. Hay cierta clase de marujos y marujas (gente que cuida de sus casa y de su limpieza con pasión ciega y disfruta de ello) que creen que el mejor producto limpiador es el amoníaco. Ya sea puro, rebajado con agua, mezclado con lavavajillas o a partes iguales con vinagre o alcohol, amoníaco es la panacea. Limpia baldosas, mármoles, terrazos, fogones, cristales, grifería, cortinas, electrodomésticos, madera, plástico... vale 50 céntimos el litro, vale para todo y todo lo deja como los churros del loro. Y no huele!!


Eso dicen. Que no huele.


QUE NO HUELE...!!??? Que sea, multiusos, eficaz y económico no quita que el amoníaco huela a amoníaco, no distorsiones la realidad, maruj@!


Voy a presentar pruebas. Caso 1, mi amiga S.:


Un día de este verano llegué a casa de mi amiga S. a tomar café. Nada más entrar noté un olorcillo inconfundible, como de que su gato había vuelto a marcar el territorio. Pero una es educada y no le dije lo que pensaba que era "Oye, maja, esteriliza a tu gato ya". S. sirvió el café, estuvimos charlando, y al cabo del rato puso sonrisa traviesa y me dijo "No has notada nada?". Cuando preguntan algo así, malo. Porque si es algo malo y lo has notado, tipo que ha engordado, el café sabe fatal, o la pintura nueva es un horror, no te atreves a decirlo. Y si es algo bueno, tipo ha adelgazado, el café lleva canela o el sofá es nuevo, y no te has dado cuenta, peor. Y dije "Notar el que?" y pensé "Que huele a pis de gato toda la casa?". "Pues que está todo reluciente! He limpiado con una mezcla de vinagre y amoníaco, y queda todo brillante! Es super bueno, super barato y aún siendo amoníaco no huele nada!".


Ja! HUELE! Es amoníaco, y el amoníaco HUELE a AMONÍACO! Que pasa, que si limpiara mal o fuera caro reconocerías que huele? Pero claaaaro... es un truco de maruja, barato y bueno... ergo no huele.


Caso 2. Flora:


Flora, ya lo he dicho, va más tiesa que Carpanta, no tiene ni un céntimo de sobra. Así que para que el bote común cunda más, ha puesto a prueba el truco que le ha pasado una maruja-amiga. Tenemos la casa apestando a pis de gato. Y sin gato!! Ayer tuve que salir de la cocina corriendo porque se puso a pulverizar el mármol con su mezcla de amoníaco, agua y lavavajillas mientras yo cocinaba. Joé, que ya no fumo y he recuperado el olfato, y además estoy resfriada y no necesito nada que me congestione más. Flora se molestó porque "Esto va muy bien, quita hasta la grasa, es muy barato y no huele a nada". Vamos, la que se puso como una fiera fui yo "QUE NO HUELE?!" "Joé, Cuca, eres igual que Fauna y que Pimpinela, que dicen que la mezcla huele fatal, y no huele! Exagerados!" No daba crédito "Flora, si todos te decimos que el amoníaco huele a amoníaco... será porque huele! Y ni se te ocurra echar más, que estoy cocinando! A ver, el amoníaco huele fuerte?" Y Flora me miró con rencor en la mirada "Si". "Bien" le digo "y porqué esta mezcla no debería oler según tu?" Pero Flora quiere que su mezcla no apeste y seguía viendo, o mejor dicho oliendo, la realidad distorsionada "pues porque es barato, limpia y NO HUELE!".


EL AMONÍACO HUELE!! Y SI LIMPIAS CON AMONÍACO HUELE, LO HAGAS COMO LO HAGAS.


Amigos míos, aceptad este consejo: Si vosotros usáis el truco del amoníaco en vuestros hogares, y creéis que no huele, aunque vuestra familia, amigos, vecinos, butaneros, testigos de jehová y técnicos del gas os sigan pidiendo que le cambiéis la arena al gato... por favor, debéis saber que si, huele, huele muy mal, concretamente huele muy mal a amoníaco. Os estáis engañando y el resto nos estamos ahogando. ACEPTA LA VERDAD!! Hazlo aunque sólo sea para que tu gato no se avergüence de ti!!



Si, es un perro.
No he encontrado la imagen apropiada en Google Images...

martes, 8 de enero de 2008

Mi casera está como una chota

Una de las cosas que más me enervan en este mundo es tratar con mi casera.   Pienso seriamente en que está desequilibrida, pero caso clínico de manual, nada de "un poco rarita".  Está mal de la azotea.

 

Por ejemplo.  Se nos rompió el pomo de la puerta del piso hace unos dos años, se pasó de rosca y no podíamos ponerlo de nuevo en su sitio más que pegándolo con superglue en la madera y no nos pareció apropiado.  Hice un apaño con un trozo de cable para tener algo de lo que tirar para cerrar la puerta (y para tirar hacia ti cuando le das vuelta a la llave, que es el truco para abrir muchas puertas reticentes), y avisamos a la casera.  La Casera del Averno vino, dijo que para qué comprar un pomo nuevo pudiendo arreglar el viejo, que él conocía aun señor muy manitas que lo arreglaba todo y que se lo íba a llevar a él.

 

Muy bien.  Pues perdió el pomo.  Puedes perder las llaves, el móvil, un boli y por lo visto también puedes perder el pomo de la puerta, la cordura, la paciencia,…   con mi casera todo es posible!!  Un día tenía el pomo, y al siguiente no lo tenía.  Y no se quiso responsabilizar del pomo, porque si lo había perdido, que queríamos que ella le hiciera? Muy fuerte.   Después de tanto tiempo de ver un trozo de cable donde debería haber un bonito pomo dorado, pensé "Si Mahoma no va a la montaña…" y compré un pomo nuevo y se lo desconté del alquiler.

 

Esa es mi casera.  Es la casera que nos ha cortado el teléfono y quería que se lo siguieramos pagando, porque el teléfono no lo ha cortado ella, sinó El Proveedor de Telefonía , y que ella no tiene nada que ver a pesar de que El Proveedor  nos demostraró que tenía su consentimiento por escrito.  La casera que he encontrado duchándose en mi casa porque "tengo prisa y para no ir hasta mi casa a ducharme…".    Claro, claro… debería cambiar la cerradura, porque esta tía está fatal.  Pero yo no lo voy a pagar, y cobrarle el cambio de cerradura "porque eras una pelmaza y no quiero que entres" es casi un suicidio, es capaz de llamar a los Mossos y decir que somos okupas.

 

Ayer llegué a casa tarde, cansada, premenstrual y como desorientada (el mono es lo que tiene), y me encontré un zafarrancho montado porque la casera había llamado a Flora para decirle que nos subía el alquiler el equivalente del ipecé.  Pimpinela no llega ni a mileurista, pero se ha comprado un portatil MAC y ahora a lo mejor tiene que empezar a vivir del aire.  Flora vivía con un chico que tenía casa propia, y como consideraba que tenía ya un techo asegurado sobre su cabeza, decidió especular comprando un piso con inquilino.  Lo dejó con ese novio (actualmente sale con Fauna) y ahora está pagando, por lista, un alquiler y una hipoteca.  

 

Cucaracha veía a Pimpinela pegando alaridos y a Flora llorando a moco tendido, y decidió que pasaba mogollón del tema.  Y me encerré en mi cuarto.  Pero esta mañana me he levantado dándole vueltas al tema.  Y he llegado a una conclusión un tanto extraña:

 

-          La casera nos sube el ipecé, vale, es una putada cotidiana.

 

Hasta ahí bien.  Lo mejor viene ahora:

 

-          No tenemos contrato.  Todo está en negro, no hay ni un solo papel firmado, ella no paga ni un céntimo a hacienda, y yo no puedo desgravar ni un céntimo porque no tengo con qué demostrar que pago un alquiler.

 

Entonces….de qué nos sube el alquiler?  O nos hace contrato para que podamos desgravar (y que nos suba el ipecé de marras) o nos deja el alquiler como estaba.  A ver que le sale más a cuenta, pero si quiere cobrarnos el ipecé que le pague tambien a Hacienda.  

 

 

Ahora hay que conseguir que la casera lo entienda y no amenace con echarnos.  Perra vida y yo sin un pitillo…

sábado, 5 de enero de 2008

El mono monísimo

Había una vez un piso compartido. Habitaban el piso dos chicas y dos chicos: Flora y Fauna que son pareja, Pimpinela y una Cucaracha. Hola que tal.
Flora cada vez que se encendía un pitillo dejaba caer que debía dejar de fumar. Pimpinela se encendía un cigarrillo y secundaba la idea. Fauna los apoyaba y se ofrecía como ejemplo de fumador comedido: un único cigarrito diario después de la cena. La Cucaracha agachaba las antenas y callaba como un muerto. Y se encendía un cigarrito, claro.
El tiempo fué pasando, y las convivencia de los habitantes del piso iba transcurriendo con sus altos y bajos, broncas y risas, electrodomésticos rotos y la vecina forofa de la navidad que nos decora la puerta del piso a escondidas queramos o no.

Esperad!! Floripondio navideño encima de la mirilla? O, diox mío, es navidad otra vez, y luego viene Año Nuevo, no!no!no! No.... por favor.....

Pues si.


21 de Diciembre, el comedor del piso parece una sala del Tabaco's Club, y la mesita de café el muestrario de un estanco:
Flora: DEJO DE FUMAR
Pimpinela: Pues aprovecho yo también y nos apoyamos mutuamente.
Fauna: Bien hecho!!
Pimpinela: Y los que quieran fumar que salgan al balcón.
Flora: Lo dejamos el uno de enero?
Pimpinela: No...! Mejor el día siete, cuando hayan pasado las fiestas.
Flora: Vale, el siete de enero se acabó el fumar. Cucaracha, lo dejas tu también?
Cucaracha:.....
Flora, Fauna y Pimpinela (a coro): CUCARACHAAAA!!!!!!
Cucaracha: ...... vale.....


Fumo unos diez cigarillos al día, y un paquete entero los fines de semana. Ahora os dejo un espacio libre para las críticas:






Ya? Pues vale. Como dejarlo de golpe el día siete me parecía tan atractivo como depilarme con aceite hirviendo empecé a dejarlo progresivamente para que el día Tabaco Cero no fuera tan doloroso. Y empecé a jugar, con cierto masoquismo, al juego de A Ver Cuanto Aguanto Con Este Cigarrillo En La Mano Sin Encenderlo. El primer día del experimento sólo me fumé tres. Y al siguiente otros tres. Y el viernes cuatro y el sábado cinco. El domingo dos, el lunes era Nochevieja y perdí la cuenta porque algún mamón me birló el paquete y gorreé toda la noche de un sufrido amigo. El día uno no fumé ninguno. El dos fumé seis. El día tres fumé cinco. El día cuatro fumé cuatro. Hoy llevo tres.

Vamos bien, creo yo. De fumar diez a fumar tres, está muy bien. Mi truco es beber té, me paseo por el piso con la taza siempre en la mano. Y no se si es el exceso de cafeína o el mono que tengo, y aunque podría subirme por las paredes como Spiderman, estoy bien de ánimos.

Claro que cada uno se lo monta a su manera. Flora está reduciendo el consumo. Ha bajado de cajetilla diaria a quince cigarrillos diarios, ha sacado de la biblioteca cuatro libros de autoayuda para dejar de fumar, un CD de relajación, dos libros sobre comida vegetariana y está tomando medicación para la ansiedad.

Pimpinela está fumando como un cosaco porque dice que es algo que no hará nunca más en la vida. Fauna ha decidido que estamos psicóticos y ha decidido guardar las distancias.

El viernes en el curro me dió la deseperación del yonki y lo robe una hora de trabajo a Superjefe (lo siento jefe, no estaba revisando la agenda de enero) para preparar unos cartelitos que hemos ido colgando estratégicamente por el piso, para ayudar. Uno se titula "Conviviendo con el Mono", lleva la foto de un chimpancé y da consejos para superar la abstinencia (y fumar no es uno de ellos, me cachis en los mengues!). Otro se titula "Razones para dejarlo" y hay una foto de la Mercedes Milà. Uno de los motivos para dejarlo es porque la Milà da miedo. Etc.

Ya hablamos del mono como si fuera el quinto compañero de piso. Hoy Pimpinela se ha comprado tres kilos de mandarinas, Flora dos bolsas de naranjas, y yo he comprado naranjas, mandarinas, manzanas, pomelos, limones, y galletas integrales.

Además, Flora ha dejado sobre la mesita de café un cuenco con lichies, y me ha dicho "son para cuando nos dé el mono". Ha llegado Pimpienla y le he dicho "Mira, son los lichies del mono". "¿Los monos comen lichies?". Pobrecito ha flipado. Una cosa es que nos pongamos CDs de autoayuda y compremos fruta a saco, y otra es que le demos de comer al mono.



Son feos, pareccen un c*j*n de mono, pero están buenos.

Mañana por la noche celebraremos el rito del Último Cigarrillo de Nuestras Vidas. Fumaremos todos juntos el último piti y nos desharemos del resto de tabaco. Esconderemos ceniceros y mecheros y nos animaremos mutuamente.


Que bien (nótese el tono irónico).




Además el Comité Anti-Mono ha organizado una sesión de Llevo Un Día Sin Fumar el lunes por la noche en la que hablaremos de cómo hemos pasado nuestro primer día sin tabaco y si fuera necesario leeremos en voz alta consejos de los libros de autoayuda y haremos ejercicios de relajación del CD.




La madre que los parió. Tienen que ser tan cursis? Porqué no compramos unos bates de beisbol de gomaespuma y nos atizamos un rato y liberamos la ansiedad y dormimos luego como benditos?


No estabamos los suficientemente desquiciados en esta casa para que encima dejemos de fumar todos juntos y a la vez. Flora lleva un subidón de ansiolíticos que tan pronto se duerme de pié que te limpia todo el piso en 9,6 segundos. Pimpinela ya avisa de que la otra vez que dejó de fumar se volvió irritable (más? MÁS? Se puede irritar más este tío que es como una ortiga con urticaria supurante?). Yo la otra vez que dejé de fumar (si, lo dejé por una apuesta con un novio. No fumé en tres años. Pero lo dejé con ese chico, y bueno, ya se sabe,... en fin) lo llevé bastante bien por cuestión de orgullo.



Además voy a usar la técnica Stanislavsky para dejar de fumar. Que eso es una técnica para actuar? Pues claro. Voy a interpretar el papel de alguien que no fuma, ni sufre ansiedad, ni tiene un mono que come lichies, ni bebe un litro de té al día. Si además consigo interpetar el papel de alguien que no va a engordar tres kilos será maravilloso. Porque la dietista del infieno y yo lo hemos conseguido. De julio a diciembre he perdido los ocho kilos que me sobraban. Y estoy estupenda, y tengo un mono más monoooooo!





Pero que rico es mi mono!! Le voy a llamar Munchies.






Pero que mal estoy!!!!!!!