lunes, 26 de noviembre de 2007

Vamonos al cine

Tengo asumido que dentro de 18 o 37 horas voy a haber desarrollado un gripazo del copón.  De mi departamento ya se ha largado uno a casa, otro está a punto de hacerlo, en la planta baja ha habido más desertores y de la tercera no tengo datos, pero lo que me ha dado la certeza de que de esta no me escapo ha sido ver a la chica del cátering secarse los mocos con el dorso de la misma mano que usa para coger el cucharón.   Y ya me había comido mis macarrones con salsa de queso!  Madre mía, menos mal que es una gripe y no el virus-T.

 

Pero lo que motiva este post no es eso.  Tampoco el berrinche de O. por los turnos de limpieza que le ha ganado el mote de Pimpinela.    Vamos, que intentó manipular el calendario para que no le tocara limpiar la cocina, le pillamos y se enfadó con nosotros hasta tal punto que desde el jueves no nos habla.  Drama Queen de tres al cuarto…. Pimpinela !!

 

Hoy tengo ganas de hablar de cine.  Porque fui al cine el viernes.   Y fui al cine el sábado.  Y el domingo… fui al cine.   Tengo el culo en forma de butaca.

 

El viernes V. me mandó un mensaje a la desesperada para ver Stardust, peli que no me motivaba en absoluto .pero cualquier cosa con tal de no quedarme en casa a ver Callejeros y soportar los desplantes de O…  Perdón:   de Pimpinela.

 

Stardust lo tienen todo.  Pero todo, eh?  Que no se han dejado nada.  Creo que hicieron una lista de todo lo que debería salir en una peli fantástica, y la siguieron a rajatabla.   Hay una princesa prisionera, y un rey moribundo, unos principes sin escrúpulos y unas brujas malvadas, un príncipe secreto y una bella dama, hay un medallón mágico y un unicornio que no sabes de dónde sale, hay magia, hay esgrima, hay humor, hay amor, hay maldad, hay una estrella en forma de rubia, hay una Michelle Pfeiffer en cueros,… un mazacote.

 

Y la estrella… vamos que es de funcionamiento muy simple:

 

-           Si está contenta: Brilla

-           Si no está contenta: No brilla.

 

Y ya está.  No hace anda más.  Ahora brillo, ahora no.  Como dijo acertadamente mi acompañante: Es como follarse un Gusiluz.   Puede que no tuviera el karma para pelis cusilonas y por eso no me gustó nada.

 

Así estaba yo cuando el sábado D. me mandó un sms tal que así "Se buscan frikies para ir a ver Beowulf esta noche".   Si… lo sé… Beowulf…no auguraba nada bueno.  Va de un tio danés que es un fantasmón y te larga unas parlamentaciones de diez minutos que si ha matado a fulanito, que si acabó con ocho monstruos marinos, que si se tiró a una sirena,...   además como el es Beowulf (te queda muy claro porque es su leivmotiv: "Yo soy Beowulf y Beowulf yo soy") siempre lucha en pelota picada.  Que viene el dragón? Se depelota.   Que viene el monstruo ese medio descarnado: Se queda en bolas.  Da igual, lo importante es quedarse como su madre lo trajo al mundo.   Y el problema es para que no se le vea la cosita al Beowulf tienen que hacer malabarismos con una vela aquí, una niebla estratégica allá, un codo casto por aquí, … mira, si tiraras al Beowulf ese por un barranco nada más empezar la acción y la narración siguiera sin él, la cosa mejoraría, pero como sale durante toda la película, pues me pareció un truño.  

 

 

Y el domingo V. otra vez me llamó porque se iba con Rachel a ver REC.  Y fuimos a ver REC.  Y en la cola del cine:

 

Yo : Y de que va?

V.: No se. Rachel, de que va?

Rachel : No se... algo de unos bomberos y un reportaje.

Yo:   Ah.   Pero es de miedo?

Rachel :  No se.  Dicen que si.

Yo:   Vale.  Quien sale?

V:   No se, creo que es española.

 

Es una maldición esto que sufro?  Ir al cine es caro y requiere tiempo: cómo puedo ir al cine tan alegremente, sin preocuparme por mi salud mental y mi bolsillo?   Pero  me gustó mucho.  Me mareé un buen rato porque era un cine antiguo con butacas ortopédicas que me destrozaron las cervicales, y la peli está rodada en estilo reportaje con cámara en mano y se mueve muuuuucho, y hay destellos de luces, y me mareé un montón, casi tengo que salir de la sala, pero cuando me hube acostumbrado…me encantó.

 

A ratos es un poco absurda, como la vida misma (si la véis sabréis a que me refiero, jajaja).   Me moló un huevo.  La sala estaba llenísima y bastante gente se levantó y se fue a media sesión, y al resto no pareció gustarle mucho, pero estoy convencida que són de los que disfrutaron con Stardust y Beowulf.  Tengo que decirle a D. que vaya a verla.  

 

Mientras yo quería matar a Beowulf, V. estaba viendo Encantada.  Habíamos decidio él y yo que no nos rebajaríamos jamás a verla, pero nos pasaron el trailer antes de Stardust y no pintaba tan mal.  Se veía gamberra y divertida.  Pero como dijo V. "Sabes el gag ese del 'no cantes'?  Pues ya está.  El resto es un pastelón Disney de carne y hueso".

 

 

Si finalmente pillo la gripe veo venir que arrasaré el videoclub.

miércoles, 21 de noviembre de 2007

El gato alegre y blanco

Ya he vuelto. Mi viajecito a Suiza a sido tan... tan... que mejor pongo una fotos.

Esta es Ina, uno de los seis gatos de mi amiga suiza, mirando la primera nieve caer, desde la ventana de la cocina de su inmensa casita en Alsacia. Claro, viviendo en Francia con sueldo suizo, yo también vivo en el campo en una casa con jardín que es lo más parecido al paraíso que haya visto yo jamás.

Ina es sorda. Por las noches llaman a todos sus gatos para meterlos en casa, pero Ina no les oye. La llaman haciéndole señales con una linterna a través de la ventana de la cocina.


Un lago en Alemania. Como hacía mucho frío bebíamos té con ron, y en el camino de vuelta me dormí. Que me dormí en Alemania y me desperté en Francia. Que sensación más rara...


Me dió la vena artística en la catedral de Basel. Es lo que tienen las cámaras digitales ultra-modernas prestadas.


La chica que nos invitó es una compañera de la oficina suiza que conocimos en uno de los saraos navideños que monta Supercurro. Nos caimos muy bien y la siguiente vez que vino a BarnaCity nos la llevamos de tapas. Después de varios vinos nos invitó a su casa en Alsacia, y la cosa no hubiera ido a más si unos días más tarde, y ya sobrias, no hubieramos recibido un e-mail de ella con las fechas en que podíamos ir a visitarla.

A alojamiento regalado no le mires el dentado y para Francia/Suiza que nos fuimos con un billetico de Easyjet y la maleta cargada de turrones y vino español. Anne había cogido vacaciones para poder patearse Francia, Alemania y Suiza con nosotras. Y joder... el paraíso. Su pareja sólo habla alemán, pero con mímica y chapurreando este idioma tan jodido nos íbamos entendiendo. Jajaja... Anne le llama algo así como "txatsi", y pensamos que era un diminutivo de su nombre, jajaja... pobrecico... con que cara nos miró. "Txatsi" es "cariñito" en dialecto suizo. También se decir gracias, perdón, pan, patata, zapatilla, gato, frío, chocolate, queso, adiós, salchicha, buenos días, cerveza y trucha. No paramos de reirnos en todo el viaje, hay mil anécdotas.

La família de Anne es una mezcla de asturianos y napolitanos emigrados, y la primera noche se presentaron a cenar en casa de Anne (fondue de carne: mmmhhh!) para conocernos, y el último día pasamos por la suya a despedirnos y nos tenían bombones preparados para que "lleváramos a nuestras famílias". Jo, creo que ni en mi propia casa me he sentido más querida.

La última noche en el paraíso nos llevaron a cenar a un restaurante de montaña, y a la vuelta, cruzando bosques nevados y esquivando cervatillos incautos, Anne nos explicó lo enferma que estaba, y la operación quirúrgica que tanto teme, y no encontré justo que una persona con tanta capacidad de amar tenga que sufrir así.

Antes de salir hacia Suiza, comenté que no estaba muy motivada, pero he vuelto rara, agitada. Ha sido genial, y la amistad con Anne va para largo, y me preocupa mucho su salud. Me estoy preocupando por alguien que no soy yo, para variar!! Será eso de ama y te amarán y esta chica suizo-asturiana-napolitana me ha dado una colleja figurada diciendo "pardílla, entérate, es más importante querer que ser querido!".



Jo, Ina, no me mires así. Si es que soy tonta de remate y cuando dejo de mirarme el ombligo se me queda el alma removida.







domingo, 11 de noviembre de 2007

El sentido de mi vida

He pasado la noche del sábado en casa de mis padres y me ha sentado mal. El viernes por la tarde mi compañero de piso O. nos pidió que le dejáramos libre la casa, que se traía a alguien para una velada romántica con un posible "y algo más". Como mis padres no estaban, no me pareció mal irme una noche de okupa, con un libro y unas pelis.

Pero no fue bien. Para empezar verme sola en casa de mis padres un sábado por la noche me teletransportó a mis años mozos, en los que no salir un sábado era sentirse como un fracasado social. Además salía al balcón a fumar y ver la ciudad de noche, tan tranquila, algunas personas pasaban por la calle yendo o viniendo de algún lado, me hizo pensar que estoy parada. Igual como aparcas los bikinis hasta que los vuelves a necesitar.

Y de ahí a sumirme en la melancolía, sólo un paso. Cuando esta tarde he vuelto al piso, mi otra compañera F. me ha soltado sin anestesia que ella y J. han cortado. J. es el cuarto compañero de piso. Dice que J. puede que se largue del piso bastante pronto y que ella lo hará seguramente en enero.

Toma ya. Y yo? Yo seguiré aquí, mientras la gente viene y se va siguiendo sus vidas. Soy una espectadora de vidas ajenas, mientras la mía está en punto muerto. Yo pienso que entre que naces y te mueres algo tienes que hacer para pasar el rato. Yo viajo. El miércoles me voy a Suiza con Pétalo, con un billete barato y alojamiento gratis. Pero y a la vuelta que tendré? Queso, chocolate y unas bonitas fotos?

Necesito con urgencia algo o alguien que me motive un poco para levantarme por las mañanas. Lo que tengo ya no me vale. Se que tengo mucha suerte: un buen trabajo, un sitio más o menos digno para vivir (hasta ahora), gente maja, salud... pero me falta "algo" que me haga tener ganas de disfrutar de mi buena suerte.

Ya lo encontraré, no? De momento hakuna matata.