martes, 30 de octubre de 2007

Ligera

Estoy pasando una buena racha.  Las cosas se siguen moviendo a mi alrededor, pero ya no me mareo.  Os acordáis de esas atracciones de feria en que te metes en un tubo que gira y debes luchar por mantener el equilibrio?  Esa es la sensación que tenía.

 

Ahora, la gente, los problemas, la vida en definitiva siguen revoloteando delante de mis ojos, pero por alguna razón he recuperado la perspectiva y ya no tengo miedo de caerme.  

 

Hace unas semanas yo veía como la gente llegaba y volcaba en mi un montón de mal rollo, y como se dice por ahí, de basura emocional.  Y problemas.  Y tenía la sensación que me ahogaba en los problemas de los demás.  Salía del curro con la mochila bien cargadita de problemas laborales, llegaba a mi casa y sin tiempo de dejarla en el suelo me colgaban una bolsa llenita de problemas de convivencia, y llegaba a casa de mis padres y a todo lo que ya cargaba le añadían unos kilos de responsabilidades más, y quedaba con mis colegas y estos todavía tenían más peso que darme.  Y ya no podía más. 

 

Y no se si soy yo que me he reinventado de nuevo y ahora no acepto cargar con más de lo que puedo soportar, o ellos, que se han ido a otro lado con sus escombros emocionales, pero estoy bien.  Del mismo modo que un día pillas un gripazo y al cabo de unos días te vas encontrando mejor y al final no sabes como pero dices "Pero si ya estoy bien!", pues así.  Igual.  Un día me levanté sintiéndome bien y ligera, y sonriendo, y a media mañana pensé "pero si estoy contenta!" y miré hacia atrás y de verdad, no se si he cambiado yo, ellos o la situación en si.     Y es mucho decir que estoy feliz?

 

Sería bueno identificar las palabras mágicas que han cambiado la situación, para usarlas una y otra vez, pero a lo mejor lo que me ha servido para espantar este nubarrón me sirve para el siguiente.   Aunque por supuesto, en el fondo pienso que los que por fin me han dejado vivir en paz son ellos, no descarto que yo tenga algo que ver en ello también.  Es absurdo no?  Plantearme si yo tengo algo que ver en mi propia vida?

 

lunes, 22 de octubre de 2007

Catarros y Unitoles

Estoy como los niños pequeños, metida en la cama leyendo tebeos y porque tengo un catarro del quince. He salido antes del curro porque ya no podía ni respirar, y seguir respondiendo al teléfono con un "gud modnin, cucadacha spikin Can Id hepp yu?" no era plan, que no me entienden ni "mi jefe edtá deunido, no derruido no: deunido, en una deunión!".

Y estoy tapada con el edredón hasta las orejas, y me he preparado una infusión, y me he atiborrado a patatas fritas de las que no noto el sabor porque llevo todo el dia sin fumar. Y si más tarde me encuentro mejor, tal vez voy a clase de italiano. Porque ahora estudio italiano, por cierto. Las dos pastillas efervescentes de antes me han dejado atontadísima, será porque estavan caducadas, pero la culpa es mía, una cuestión de karma. Caducaron en agosto y yo me di cuenta, pero me hice la longuis. Y quien de toda la oficina es la que pilla el catarro del siglo? Yo. Y que hay en el botiquín para los resfriados? Culdina caducada. Menos da una piedra.

Hablando de medicamentos, el Wonder Pill Magazine de este mes ha venido cargado de noticias bizarras. Por ejemplo. Se acaba de descubrir un nuevo efecto secundario de la famosísima viagra: produce sordera. Eramos pocos y parió la burra! A mi me ha hecho reír bastante, pero como podía ser efecto de la fiebre, he hecho un sondeo entre mis compañeros. Burbuja dice "Es bueno, porque así no tienes que andarte con frases sobadas e intentar ser diplomática, puedes llamarle picha floja y quedarte a gusto". Pétalo dice "Para mi es indiferente, porque a quien necesite viagra ya no le tengo nada que decir, así que me da igual que no me oiga". Pobrecicos nuestros ligues... será verdad que les metemos demasiada presión?

Otra noticia del mes es la vuelta al mercado de Unitol, el antiresaca que llegó del frío. Una empresa rusa se está dedicando a resucitar los medicamentos que se desarrollaron durante la Unión Soviética, y uno de sus medicamentos estrella es el Unitol. Que digo yo, ya le podrían haber llamado Sovietol y daría más juego, pero bueno, el Unitol ya da mucho de si. Se desarrolló en y para el ejército, porque ayudaba en casos de envenenamiento, permitiendo que el organismo exudara por la piel el ácido acetil (creo, porque cito de memoria). Más tarde descubrieron que combinado con Alka Seltzer (os lo juro, lo juro!!) era fantástico para la resaca. Y lo comercializaron. Pero pongámos en situación:

- Igor, me duele el tarro como si una tribu de tártaros me cabalgaran sobre las sienes. No tendremos por ahí unas aspirinas?

- Pietr, ya te dije que no deberíamos haber empezado la quinta botella de vodka. Aspirinas no, pero tenemos un palet de Unitol de ese.

-Trae pa'ca, que menos da una piedra. Y algo más no tenemos, Igor?

-Tengo unos Alka Seltzers amierrricanos que mi cuñado Vladimir me envía de contrabando.

Y nada, ya sabéis como es la indústria farmacéutica, inviertes millones de euros en desarrollar una pastillica para que luego el Igor y el Pietr le den un uso totalmente innovador y descubran las maravillas del Unitol ruso en hermandad con el Alka Seltzer capitalista.


Con el Unitol hemos visto cómo se pasa de un exceso de alcohol a un descubrimiento científico, pero hay un caso muy curioso en que pasó lo contrario: El Gin-tonic. Cuando las tropas británicas estaban en India, debían tomar su dosis diaria de quinina para evitar la malaria. La quinina es amarga como un trago de hiel, así que probaron todas las combinaciones posibles para disimularle el sabor. La más popular era añadirle soda y azúcar, pero como aún así era imbebible, a algún listo se le ocurrió echarle ginebra. Tachán!! Y así nació el gin-tonic, y debido al gin-tonic, o mejor dicho, a varios gin-tonics, necesitamos Unitol, y esto cierra el círculo y demuestra como la indústria farmacéutica se reinventa cada día.

Y yo me voy a sobar un rato que ya estoy desvariando.

sábado, 13 de octubre de 2007

Mi teléfono es un infierno

La he liado otra vez. Me siento culpable, egoísta y desconsiderada, pero como no veo manera de sentirme mejor, escribo. La lógica bloggera.

Enredo número 1:El jueves recibí un sms de S. diciendo que estaba planeando una fiestecilla en su casa el sábado. Por lo visto estaba invitando a todos los de la troupe habitual, así que le contesté inmeditamente diciéndole que podía contar conmigo. He esperado hasta esta mañana a que me confirmara si hacía o no la fiesta, y como no lo ha hecho me he olvidado del asunto.

Enredo número 2: Pétalo y sus amigos iban a celebrar que uno de ellos ha encontrado trabajo, también aprovecharán para que otro amigo explique las intimidades de su viaje a Cuba (hay tomate!!), me dice que quedaremos el sábado para cenar y que invite a V. Pero antes de que yo le pueda decir nada a V. Pétalo me informa de que no le diga nada, que la cena será en petit comité (hay mucho tomate que contar!!!)

Enredo número 3: Estoy haciendo la compra en la pescadería habitual. Últimamente consumo más pescado fresco que la orca Ulises, pero el pescatero está cañón y sus ojos azules hacen juego con la caballa de oferta. Me suena el móvil y mientras con una mano cojo la bolsita pringosa con el pescado pensando "Las escatas no te dan asco, las escatas no te dan asco,..." y sonriéndole al pescatero cañón, oigo la voz de V. al otro lado de la línia "Que haces esta noche?". Me quiero morir. "Eh... cenar con Pétalo, lo siento, mañana hablamos y quedamos. Besitooooos!" Pilla la indirecta y disimulando que se siente o-fen-di-dí-si-mo se despide y cuelga. A la media hora recibo este sms:

"No me apetece quedarme en casa, así que si no molesto, y os va bien, si vais a tomar algo luego de cenar, llámame"

Toma ya! Le digo que "Ok!", sin hablar antes con Pétalo, pero la llamo y me dice que no hay problema, le daremos prisa al ligón cubano para que nos lo cuente todo durante la cena y solucionado.

Enredo número 4: Me como la caballa a la plancha pensando en qué ser del océano voy a devorar la próxima vez que quiera ver a mi pescatero y que no me cueste un riñón (el atún a 20 euracos el kilo, usureros!), me hecho la siesta, me levanto atontada, O. me pregunta algo y yo le digo que si, y me hecho otra siesta. Me despierta el móvil. Es L., (ver post anterior) no descuelgo. Suena otra vez, es S. Tengo la almohada pegada en la cara y el móvil anda perdido entre las sábanas, y cuando lo encuentro ya ha colgado. Es raro que me llamen las dos tan seguido. Decido dejar de hacer el perro y me levanto a la vez que recibo otro sms. Esto es un sinvivir. Es de S. Dice : "Te estamos esperando, cielo!" Me quiero morir otra vez. Reviso los mensajes recibidos y el jueves S. no me estaba sugiriendo montar una fiesta: me estaba INVITANDO a una fiesta! Y dije que si!! Seré burra, que no entiendo ni un sms!

Son las siete y media, he quedado con Pétalo a las nueve y media, S. vive a media hora de aquí, me da tiempo de ducharme, vestirme y maquearme, pasar a saludar a S. y llegar a tiempo a la cita de las nueve y media? No lo sé, pero decido intentarlo. Mientras estoy en la ducha pienso: "L. estará en la fiesta, tendré que inventarme algo para disimular que no le contesto las llamadas porque no quiero. Habitualmente le doy como excusa para no quedar que ya apenas salgo, pero les tendré que decir tengo una cita luego para explicar porqué me quedo tan poco rato, entonces sabrá que sólo es con ella con quien no quiero quedar (enredo número cinco?)". Miro la hora. Casi las ocho, buf, no me da tiempo. Me tengo que arreglar, media hora para ir, media para volver, inventar una historia elaborada y creíble para salir de allí pitando... no, ni hablar, mañana llamaré a S. y le explicaré todo.

Me relajo, me visto tranquilamente y salgo al salón y me encuentro a O. con cara de no estar muy contento.

-Hola.
-Hola y qué! - Joer... que maneras se gasta el chaval hoy.
-Que de qué? - Le pasará algo, no?
-No has dicho que me acompañarías al súper? - Cuándo he dicho yo eso!!??
-Cuando te he dicho yo eso?
-Antes, cuando has salido de tu cuarto - Entre ambas siestas, claro. Me quiero morir por tercera vez. Miro la hora. Imposible, llegaría tarde a la cita con Pétalo.
- Pues...
-Ya, ya veo, no tienes palabra.
- Es que... - Se me ha olvidado el habla?
-Da igual, no te inventes excusas. Voy solo y casi mejor así.

Joee! El jueves yo me enfadé con O, he hicimos las paces ayer por la mañana. Él se enfadó conmigo ayer por la tarde, y hemos hecho las paces esta mañana. Era el ir a comprar juntos una forma de enterrar el hacha de guerra? La firma de un tratado de paz de compañeros de piso? Vaya día llevo! Se ha ido al súper y yo me he puesto a escribir, y en cinco minutos tengo que estar maquillándome para salir de casa en veinte minutos.

Está claro que la única que puede estar contenta conmigo es Pétalo, así que mejor no llego tarde. Que pasará con L.? Y con V.? Y con S.? Y lo más importante, porque convivimos, con O.? Que será lo que nos tiene que contar el ligón cubano?

Estará casado el pescatero?

domingo, 7 de octubre de 2007

Me estoy escondiendo

No se cuantas veces he llegado a decir la frase "Si es muy majo/a, si me cae muy bien, pero no le aguanto". Muchas. Incontables. Y he descubierto porqué esa persona simpática y agradable me da repelús.

En concreto me pasa con tres personas distintas. Que me caen muy bien, quiero mucho pero con las que nunca me apetece quedar. Y ya se porqué!! Porque tener una conversación interesante con ellas es ardua tarea. No por falta de inteligencia, o de chispa, o que se yo, falta de opinión, sinó porque ellas mismas responden las preguntas que te hacen. Y me da rabia perruna!!

Me explico mejor con ejemplos. Tomemos a Lu. Supongamos que estamos tomando un café. Supongamos que llevamos un mes sin vernos y nos estamos poniendo al día. La cosa va así:

- Cuca que es de tu vida! Trabajando mucho? Si, supongo que si tu trabajas tanto, tu trabajo es guay. Concretamente en que te has metido ahora?
-Bueno si, estamos preparando la presentación para una feria en Milán y...
- Miláaaaan! Por favor, que bien te lo vas a pasar, si es que las secretarias de dirección os pegáis una vida...! Verás la Scala, y el Duomo, y...
- No, no, yo no voy, va mi jefe porque....
-Si claro, siempre viajan los jefes, las secretarias a joderse. Para los curritos nunca hay nada, verdad? Tratan bien a los curritos ahí?
- La verdad es que...
- Es una vergüenza como está el mundo, los que más se desloman son los peor tratados, ni viajan, ni nada, malas pagas, muchas horas...
- La verdad es que nos tratan muy bien.
- Es que las empresas se lo curran tanto con sus empleados hoy en día, verdad? Y el piso?
-Eh... bien bien, la convivencia...
- Es lo peor, cari! Lo peor! Aguantar tantas cosas, y los malos rollos...
-...la convivencia es lo mejor del piso, es agradable llegar a casa y tener con quien charlar y reirte...
- Si compartir piso es genial! Te lo pasas bomba.

Vamos a ver... para que preguntas algo si tu ya tienes preparada una respuesta. Y para que me das la razón en todo? Y es aburrido, me paso media conversación desmintiendo lo que ellos creen que voy a decir, pero que todavía no he dicho. Que rabia me da...

Y todo esto viene a que V. se ha encontrado hoy a Lu por la calle. Y como Lu le ha interrogado sobre mi porque hace tres semanas no le devolví una llamada, y V. que es buen amigo ha mentido como un bellaco. Y me siento mal por darle esquinazo a Lu, pero me siento bien estando lejos de ella.

Ser seres sociales es una mierda.