viernes, 28 de septiembre de 2007

Que me he llevado una alegría en mitad del erial

Vaya semanita…

 

El lunes estaba contando zapatos y ayer me lamía las heridas.  Y esta mañana, después de sacarme un marronazo de curro de encima, pero marronazo de los gordos, de sufrir presión y malos modos, cuando por fin he podido levantar la cabeza me de dado un homenaje a base de rastrear Internet en busca de información.  Información para MI.  No para mi trabajo.   

 

Que resulta que están preparando la peli de Dragon Ball con personajes reales.  Que ya existía un versión china malísima, pero esta vez es un mega-proyecto de Hollywood.  Que ya se barajan nombres de actores.  Y se oyen rumores….

 
 
……Hugh Jackman ( el Lobezno de las pelis de X-Men)……..
 

……en el papel de Vegeta.

 
 

Diossss!!!  Ya puede ser mala la peli que yo voy a verla, Lobezno meets Vegeta, arf arf, que se estrene ya que no aguantoooo!! 

 

"Estas muy sonriente hoy Cuca, a pesar de lo mucho que te he puteado esta semana, incluso te veo demasiado feliz, no me he esmerado lo suficiente en hacer tu vida desgraciada?"

 

Y que le digo, sobretodo después del encontronazo de ayer?

 

"Es que se dice que Hugh Jackman es el nuevo Vegeta.  Moooorbooooo!"

 

Pero no.  Lo que digo es:

 

"Es porque es viernes".

 

Claro

 

Claro.  No se puede ser tan sincera.

lunes, 24 de septiembre de 2007

No dejéis que los zapatos vengan a mi

Hoy es domingo, porque mi reloj biológico lo dice. Me he levantado a las once y no me he dormido. Y es que hoy es fiesta local. Las Fiestas Mayores de esta mi ciudad, así que hoy es otro domingo. Dos domingos seguidos... que tedio...

Paso de ir a "las fiestas" que se desarrollan invariablemente en el centro, paso de empujones, pisotones, aglomeraciones, atascos y colas en las estaciones de metro. Mi barrio ni se ha enterado de que son fiestas, y yo me he quedado en casa, haciendo lo que se hace los domingo de tedio: Ordenar armarios. Y como he tenido dos domingos para hacerlo, incluso he vaciado y ordenado el armario de los zapatos. Y me he quedado tan flipada que hasta he sacado fotos:






Impresionante...! Soy una imelda! Y todos en uso... Alguno voy a tirar porque está pasado de moda (por tirar se entiende llevar a la parroquia y que les saquen provecho si lo tienen).

Mis zapatos mágicos (que no salen bien en la foto), mis botas camperas, mis sandalias rojas de cuña.

Mi colección de zapatillas negras, mis sandalias, mis botas!!!

Botas, todas ellas! Las planas, las de tacón cuadrado, las de tacón de aguja, las de borreguillo por dentro, las de cordones.






No me había dado cuenta de que había almacenado tanto calzado. Así que me he prohibido comprar más zapatos para este invierno, como mínimo hasta que le saque todo el jugo a los pares que ya tengo. Había unas botitas deportivas con un estampado escocés en la zapatería ayer... NO! Se fuerte! No más zapatos! Pero claro, las merceditas grises de cuadritos no eran caras y son taaan bonitas... que NO! Que voy a ser fuerte!!
Pero mirad que sexis són mis botas de tacón de aguja! Mis botas de vestida para matar, de pedir aumentos de suelo, de putear a los vecinos del tercero de madrugada (no me volváis a mandar a la Guardia Urbana y yo no me vuelvo a poner las botas con el pijama, o jodemos todos o no jode nadie. Que la puta fiesta no era en mi piso, dejad de colgárnos el sambenito):


Esto son tacones y lo demás son tonterias. Que no puedas andar largos trechos, que bailes una canción y te tengas que sentar durante la siguiente, que te dejen los gemelos más musculados que los de Conan.... que importa!!

Pero bueno, que digo: No más botas, lo juro,lo prometo, me comprometo!!

NO MÁS ZAPATOS!! Pero que fácil es hablar cuando todas las zapaterias de la ciudad están cerradas. En fin, peor debe ser dejar de fumar.

He organizado el zapateramen y me he puesto con los bolsos. Y otra vez más me ha dado un ataque. Pero esto que es! Cómo puedo tener tantos bolsos y seguir pensando que necesito otro!!





Aquí están todos. El de lana de rallitas que me compré en Irlanda, los dos que me trajeron mis niñas de India, el que me compré por diez euros y el que me costó cuarenta, el japonés de la manzana, el de Vishnu que me ragaló S., el rojo del todoacién, los negros que hacen juego con las botas de matar y el vestido diva de los años treinta, el de Nueva York,...




Y sobre todo, está mi bolsito nuevo. El viernes sucumbí a la tentación... pasaba por ahí... fue todo casual, lo juro: es el destino.



Hay bolsito más precioso en el mundo entero? El forro y la parte trasera son de florecillas! Y la parte delantera, al que se ve en la foto, es de panilla, y las asas son de cuentas de colores. Y el monstruito... it's sooooo cute!! Claro que lo compré a parte... pero le queda tan bien a mi bolsito, y todo ello me queda tan bien a mi!



Y mirad que carita... cómo le digo que no le voy a comprar ningún bolso más? Y zapatos, necesita zapatos, que carita de mustio tiene... me lo llevo de compras y se anima seguro.
Ups, creo que había dicho algo de no más zapatos y no más bolsos, pero con lo olvidadiza que soy me lo habré imaginado.
Otro dia organizo los calcetines.

lunes, 10 de septiembre de 2007

Heroe de la oficina

Un aplauso para Cucaracha!  Pero uno bien fuerte, todos en pie.   Deberían incluirme en el anuncio de Coca Cola Light "Un aplauso para el que se va antes que el jefe, el que no espera que le llamen y llama primero, etc".

 

Narrado por orden cronológico, esto es lo que he hecho hoy:

 

11:55h.  He abierto un ojo.

 

Y he pensado por dios, cuanta claridad, o me he muerto o me he dormido.  Entonces he abierto el otro ojo, he pegado un salto y he consultado dos relojes distintos antes de convencerme de que, efectivamente, era la hora que era.  

 

11:56h.  He dado varias vueltas sobre mi misma preguntándome mentalmente si era domingo o lunes:  Es domingo o lunes?  Es domingo o lunes?  NO PUEDE SER LUNES.

 

11:57h.  He salido en estampida de mi cuarto y he entrado de un salto en la cocina con el pelo enmarañado y los ojos desorbitados.   O, que estaba fregando los paltos del desayuno ha pegado un alarido y ha dejado caer un cazo.  "TIA! Que pensaba que estaba solo, me vas a matar!   Pero hoy no trabajas?"  Eso me confirma que es lunes.

 

12:05h.  Me he vestido, bebido el café con leche y cepillado los dientes a hipervelocidad y ya estoy corriendo hacia el metro.  Por el camino llamo a Burbuja que no me coge el teléfono pero que me llama a los diez minutos.:  "Que te ha pasado?" "Pues, que me he dormido" Jo, como se ríe la tía.

 

12:55h.  Llego a SuperCurro, las recepcionistas me aplauden, paso corriendo por su lado con los brazos en alto.  Me vitorean.

 

12:58h.  Ya en mi sitio llamo a Superjefe, que está de puente y se ríe de mi y de mi torpeza.  Pues que bien.  Le digo que recuperaré las horas y me dice que vale, que no me agobie mucho.  Lo veis? SUPERjefe!

 

13:30h.  Me llama Pétalo para ir a comer.   Antes de subir me da por consultar la tabla de masajes (si, tenemos masajista, para que no nos duelan las cervicales de tanto darle al ordenador) y hay un hueco de 15' libre a las dos.  

 

14:00h  Me zampo mi menú de catering, a las dos estoy donde la masajista, que me deja las cervicales como nuevas.   Claro, que tampoco estaban demasiado mal, teniendo en cuenta que me acababa de levantar.

 

14:20h.  Me fumo un cigarrito.  

 

15:00h  Baja Pétalo a charlar con Burbuja y conmigo.

 

16:00h. Me voy al comedor a comerme un yogur.  Aparece Pétalo y todo el departamento de abogados y nos tomamos un café.

 

17:30h  Riego y podo las plantas del departamento.

 

17:45h. Burbuja me recuerda que le debo los calendarios.

 

18:00h Burbuja ya tiene los calendarios y se va a su casa.

 

18:30h  Escribo un post y pienso que estaría bien bajar a fumarme otro cigarrito.  

 

 

Me quedaré en el curro hasta las ocho o así y el resto de horas las recuperaré durante la semana.  Hay que ver que morro tengo.  Como dicen los abogados, la gente se duerme una hora, dos a lo sumo… no seis, manda huevos, Cucaracha!!!

 

domingo, 9 de septiembre de 2007

Super-super

Desde el Rockefeller, con el Empire State al fondo

En pleno Central Park, un guia de habla hispana nos explicaba anécdotas de la vida en Nueva York, y en ningún momento de la ruta dejó caer el brazo con el que sostenía sobre su cabeza una varilla con un desastrado clavel en el extremo, para que no se le perdiera ningún turista de su rebaño. Y yo, aburrida de su charla, me puse a pensar "Y no se cansa de sostener el cacharro ese? Porque después de este grupo de turistas, tiene a otro, y luego más, y los que ha paseado antes. Debe ser cansado..." Y me di cuenta. Yo estoy cansada de aguantar en pié mi autoestima.



Un dia nos vestimos bien, de vestido y tacón, y nos fuimos a Broadway a ver un musical. Y luego, como en las películas, paramos un taxi para que nos llevara al Empire State y ver la ciudad de noche desde las alturas. Y toda la noche la pasé luchando conmigo misma para convencerme de que daba el pego, de que nadie pensaba que era demasiado fea para un vestido (blanco) tan bonito, que mi anormal curvatura dorsal no me daba aspecto de tortuga, que con el maquillaje no parecía una niña jugando a ser mayor, etc.



Y luego, en la terraza del Empire, mis amigas posaban durante largo rato, pidiendo "Repítela, ahora de perfil. Espera, que cruzo la pierna! Se ve el fondo iluminado? Un segundo, que me peino!" Y cuando me tocaba el turno a mi, me hacían la foto rápido y corriendo, porque me cansé de sus indicaciones "Sonríe. Sonríe! Na, fatal, sonríe bien, coño! Quítate el pelo de la cara. Pero baja la mano! La voy a borrar. Haz como que te giras... ha quedado movida. Toma ya está". Y no me enfadé con ellas, de veras. La verdad es que son unas fotógrafas pésimas, y la cámara que me prestaron es muy, muy buena, mucho mejor que las suyas, así que me alegra tener fotos superpreciosas de ellas. Pero cada foto de mi que borraba era un golpe a mi maltrecho estado de ánimo.



Y aunque el viaje fué superfabuloso, no paré de darle vueltas al coco. Porque íbamos de superdivinas, y cuando enseñamos las fotos y contamos anécdotas damos el pego, pero no dejé de sentirme una impostora.



Además hoy he recibido un mensaje de mi amiga S, hará menos de una hora, diciendo que las merendolas en su casa se acaban, para siempre, por motivos personales. Y me he sentido fatal. S. lleva una vida de locos, y además el grupo de amigos es muy dispar y costaba juntarnos por el tema de la distancia y los horarios, así que decidió montar una merendola esotérico festiva cada quince dias en su casa, y los que podíamos íbamos, con algo para comer o beber. Algunos días éramos dos, otros días nos juntábamos todos. Trabajó un tiempo en un 906 de tarotista, así que nos echaba las cartas, y nos reíamos y nos contábamos nuestros problemas, y aunque resulte extraño, las reuniones quincenales eran un toque anárquico en la rutina diária. Y aunque ha especificado en el mensaje que los motivos son exclusivamente personales, y reconozco que juntar a toda la troupe en su casa debía resultar agotador, lo voy a echar mucho de menos.



Y en el curro, no me acabo de encontrar bien. Super Curro siempre será un super curro, pero siento que me piden más de lo que puedo abarcar, y muchas cosas de las que me piden no están en mi mano. Por ejemplo, Burbuja ha pedido la exclusividad sobre mi, lo que es imposible porque debo ocuparme de todo el departamento, pero no se ha dado por aludida, y aunque fuera del curro somos amigas, en horas de trabajo me está presionando hasta el punto en que la esquivo. Y al no poder atender con la rapidez habitual los encargos de mis otros compañeros, pues estan poco contentos conmigo.



Por suerte, SuperJefe es un SuperJefe. Él volvió de vacaciomes una semana antes que yo, y iba llorando por los rincones porque no encontraba los calendarios, no sabía usar la fotocopiadora, le pedían que firmara documentos que yo no había revisado, y en general, se encontraba más perdido que un pulpo en un garaje. Y como él es así, directo y sincero, a todo el mundo le iba contando que "He llegado tarde a la reunión porque no estaba Cuca para recordármelo" o "No se dónde puse los contratos porque Cuca me ordena la mesa cada mañana". Y volví de vacaciones y toda la empresa me contaba "en secreto" lo imprescindible que era yo para el departamento. Y no me digais que no, que tu propio jefe, un peazo de directivo, se siente a que le cuentes toooodas las anécdotas del viaje, y le enseñas toooodas las fotos, y te diga que para el próximo año se irá de vacaciones en las mismas fechas que yo, para no pasar por lo mismo y encima añada "Es que a veces no nos damos cuenta de que las que de verdad mantenéis esto en pie sois las secretarias. Que para tomar decisiones servimos, pero para que encaje todo y todo funcione, sin los ayudantes no somos nada", es un subidón!!



Y así estamos. Una de cal y otra de arena. Otra cosa buena que me ha pasado es que SuperCurro me paga mi primer Seminario Chispas. Dos dias de seminario en un hotel estupendo, a todo lujo, recibiendo un curso de algo así como "Cómo ser la Super Secretaria de Dirección más Chachi del Universo". El temario es de lo más interesante "Cómo liderar grupos, resolver conflictos, organizar eventos, dominar el estrés, delegar, ser el enlace entre la dirección y el resto de la empresa,..." Y uno que me encanta: "La Secretaria de Dirección como reflejo del Directivo". Juas juas!! Pobre Super Jefe... El Seminario Chispas cuesta tanto como mi sueldo, se hace en horas de trabajo y en esta mi ciudad, no viajaré a cuenta de la empresa ni me alojaré en el hotel de super lujo, pero ya es un comienzo (y debo decir, que como SuperCurro pertenece al sector de I+D, gastan en formación lo que haga falta. Llamar a mi curro Super está justificado). Y Super Jefe, mientras yo esté por ahí de curso, estará en la Super Feria Mundial del Sector de Super Curro, en Milán, y se lo ha montado muy bien, porque no me va a necesitar.



Y pensaréis... no sería mejor estar en la Super Feria de Milán que en un curso en BarnaCity? Pues teniendo en cuenta mi experiencia con los milaneses, como M., pues no, digo yo que aquí ya estoy bien, gracias.


Y lo sé, he abusado del término súper en este post. Pero si tengo una autoestima de súpermierda, y unas fotos súperguays, y un trabajo súperestresante pero que a la vez es SúperCurro... pues me superparece superferfecto hacer un post super.

Sólo me falta un supernovio y un superpiso con terraza. Por este orden. Incluso el supernovio puede venir con superpiso incorporado, no me voy yo a quejar.