viernes, 27 de julio de 2007

A dónde se van mis horas de sueño?

-          Cuca me escaneas esto?

-          Si.

-          Me lo escaneas otra vez?

-          Es que no ha salido bien?

-          Si, es que quiero otra copia

-          Corta y pega! Corta y pega!

 

-          Cuca esta factura es urgente, que hago?

-          Se interrumpe la reunión y que la firme Super Jefe, se le da a la contable para que la contabilice y se avisa al financiero para que la financie.  Y sobretodo que sea antes de las cinco y media, que a esa hora se van.

-          Vale.

 

Al dia siguiente me encuentro la factura sobre la mesa con esta nota "Oye, que he bajado a las 18:30 y la contable no estaba ni el financiero tampoco, que yo me voy de vacaciones que te dejo aquí la factura para que se la des a la contable para que contabilice y luego hablas con el financiero para que la financie, sabrás hacerlo supongo". 

 

 

"Cuca, se ha agotado el papel"

"Cuca, organízame la reunión del lunes"

"Cuca, necesito hablar con Super Jefe"

"Cuca, se que soy de otro departamento totalmente ajeno al tuyo, pero mi secretaria no está y yo soy tan guays y me admiras tanto que no te va a importar prepararme un viaje a la Conchinchina, verdad cari?"

"Cuca, me pides un mensajero?"

"Cuca, sabemos algo de los billetes?"

"Cuca, me reclamas estos artículos"

"Cuca, me prestas el teléfono?"

"Cuca, me organizas estos pedidos?"

"Cuca, me revisas este contrato?"

 .....

 

¡¡¡Cuca está hasta los cohenes de todos!!!

 

"Cuca tienes mala cara, que no duermes?"

 

"Estooo…. Es que como se fue la luz, tantas preocupaciones, ya sabes, y… y… fue mi cumple y que si un día cena, otro día tapas,…y el calor, claro, el calor que hace por las noches, y… que tengo mucho estrés estos días.  Si, claro.  Eso, no duermo por el apagón, el estrés, el calor y mi cumpleaños"

 

Cualquiera les dice que me voy a dormir a las tantas porque cualquiera suelta el último de Harry Potter!.

jueves, 26 de julio de 2007

Dime que regalas....

A partir de hoy voy a hablarle más sobre mis gustos con mis amigos.  Ya se que La Prohibida no hace música para todos los oídos, y que las aventuras de los Nuevos Titanes se la trae al pairo, pero se van a tener que aguantar mis rollos si quieren triunfar con los regalos el año que viene:

 

-          Burbuja me ha regalado un neceser bordado japonés.  Original y muy de mi estilo.

 

-          V., E, y mi amiga M una camiseta muy rara y sin espalda.  Y ellos saben perfectamente que tengo una marca de nacimiento bastante grande en mitad de la espalda.  Original es la prenda, esas tiras colgando ahí, esa gasa allá, ese tijeretazo estratégico,… palidecieron sus caras cuando les recordé lo de la mancha.  "Pero no vas a tener un complejo por eso, no?"  Mmm, no… lo que me acompleja no es la mancha, es la camiseta!!  El año pasado M. me regaló unas camisetas de colores pastel con animalitos ñoños decorados con brillantitos.  La dejo por imposible y me quedo la camiseta, me la pondré en el próximo apagón.

 

-          Además, los mismos de la camiseta me regalan un comic de Quino, por eso de que me gustan los cómics.  Bueno, no me apasiona pero el libro es muy bueno, lo disfrutaré.  Por qué siempre que me regalan un libro lo acompañan con la frase "Es que regalarte un libro a ti es muy arriesgado?"  Si ya lo saben, por qué insisten?

 

-          Pobre L.,… se apareció con Harry Potter and the Deathly Hallows.  Sorry….!  Le he dado una lista de libros por los que puede cambiarlo.  Pero alma de cántaro… si lo compré el día 21 a las 10 de la mañana, nada más abrir las tiendas!!   Hubiese acertado de pleno, eso si.

 

Y de momento eso es todo.  No debería quejarme porque como suele decirse, lo importante es la intención, y no están obligados, pero cuando veo mis regalos de cumpleaños me doy cuenta de que realmente la gente me conoce muy poco.  Mis padres no me han regalado nada, pero mi madre dice que me compre algo que me guste en Nueva York que ella me lo regala.  Ains… sabe perfectamente que después no tengo corazón para pedirle el reembolso.

 

Yo todavía no me he hecho el tradicional auto-regalo.  Que fue el año pasado?  No lo recuerdo… tendré que repasar los archivos del blog.  Este año no tengo ninguna idea, lo que es bastante raro.  He pensado en una sesión de Spa, pero una maleta en condiciones sería más práctico.  Ropa no, que en Nueva York dicen que está muchísimo más barata que aquí.  La verdad, el viaje a Nueva York ya es bastante regalo pal cuerpo, creo que mejor ahorro todo lo que pueda para tomarme un cosmopolitan en la Quinta Avenida.

martes, 24 de julio de 2007

No soples las velas

Hoy cumplo 28, pero como ya dijo O., si soplo las velas nos quedamos a oscuras.  A mi no me va a pasar nada más grave que tirar todo lo que tengo en el congelador y no pueda comerme entre hoy y mañana, y por suerte las bajas importantes sólo son la nevera y la lavadora, que tengo amigos del barrio que no se pueden ni duchar con agua caliente.   Puto apagón… en la zona donde vive mi madre han empezado a llegar camiones con generadores pero de momento van sólo a lo más imprescindible, y mis padres todavía no tienen luz, que mi pobre mama tuvo que adobar dos kilos de carne que acababa de comprar.

 

Primero dijeron que serían unas horas, luego que toda la noche, mas tarde hablaban de do días, y después de la cena ya se había extendido la noticia de que podíamos estar así SEMANAS!  Pues que bien.  Yo puedo vivir varios días sin luz, no voy a desesperarme, porque como ya he dicho, lo más grave que me puede pasar a mi es que tenga que vaciar la nevera (que ya es, pero podría ser peor).  Pero y la gente que no puede?  En el centro de atención primaria que está al ladito del transformador incendiado tenían luz gracias a un generador traído en camión (como los que llenan los patios del Hospital de San Pablo), pero no era suficiente para hacer funcionar los ascensores y después de quedarse varias personas atrapadas han prohibido su uso.

 

Y que hacemos?  Pues en el piso ayer organizamos un batallón de limpieza y tiramos ocho bolsas llenas de cosas que la desquiciada de la casera había estado almacenando en los armarios y que hasta el momento no habíamos osado tirar, juas, la novia de F. (y futura inquilina del piso de los horrores) intentó pasar la aspiradora, todavía me estoy riendo de que no le "funcionara" su Dayson nueva.   Limpiando estuvimos hasta que anocheció, ducha a la luz de una vela (menos mal que reaccioné a tiempo y las fui a comprar a las seis de la tarde, porque a la que empezó a anochecer y la gente se dio cuenta de que la luz no volvería los bazares chinos del barrio sufrieron una invasión de compradores angustiados por conseguir hasta el último velón.  Lo que me recuerda que hoy tengo que comprar velas en los alrededores de Super Curro, porque en el barrio no queda nada).  Lo que hace no tener ni tele ni ordenador.

 

Luego hicimos turnos la cocina para cocinar en cantidades industriales los alimentos que se hubieran estropeado.  Invité a cenar a V. y nos acabamos la ensalada, el queso, unas anguliñas al ajillo, unos huevos y una bolsa de berberechos des-congelados.  

 

Al parecer todo el barrio hizo lo mismo, porque a las once de la noche mi calle parecía el escenario de "28 días después": la gente agobiada paseando sin rumbo, tambaleándose por la cena excesiva ingerida y los brazos a punto por si tropezaban en las calles oscuras.   Tenemos a los perros más en forma del país, os lo juro, si no vi al mismo tío con el mismo cocker spaniel dar veinte vueltas a la manzana no lo vi ninguna, pobre perro que estrés de dueño.   Leí a la luz de una vela (si, es posible.  Y no, no te jodes la vista, pesaos) y me fui a dormir.  El puto generador de la central de Orange me tuvo despierta hasta las mil, y me he levantado cansada y de mala leche.

 

Y hoy pues toca cenar carne adobada en casa de mis padres, mañana comeré carne adobada en Super Curro, cenaré carne adobada en mi casa, etc… etc… QUe esto se arregle pronto!

 

 

 

He llamado a O. hace un minuto y dice que nosotros ya tenemos luz, pero no mis padres.  En fin, vuelta a la normalidad en casa, sigue el caos en la ciudad:  Feliz cumpleaños, cucarachita. 

lunes, 23 de julio de 2007

A oscuras

Es bien sabido que yo, muy sociable, no soy.  Los que me conocen bien saben que prefiero quedarme en casa con un libro a salir por salir.  El sábado a primerísimo hora compré el último libro de Harry Potter, y ahora la urgencia de quedarme en casa leyendo es casi insoportable.  Para que os hagáis una idea, esta mañana he venido en el metro leyendo, y he llegado a mi parada justo cuando estaba a punto de terminar un capítulo,   y me hubiera sentado en la estación a terminar el capítulo si no fuera porque me han visto dos compañeras del curro y me he visto obligadas a ir con ellas hasta el trabajo.  Vaya gracia que me ha hecho…

 

Así que hoy tenía pensado hacer un pequeño estudio de investigación para definir los conceptos de asocial, antisocial, sociópata y geek, y decidir bajo que concepto encajo mejor.   Pero creo que lo haré otro día, porque se ha incendiado un transformador de la maravillosa y súper moderna red eléctrica de BarnaCity, y ha dejado media ciudad y parte del extrarradio a oscuras toda la mañana.  La luz ha vuelto a SuperCurro apenas una hora después de haberse ido, algunas zonas de la ciudad han ido recuperando el suministro durante la mañana y lo que llevamos de tarde,… pero la madre que los trajo a todos!!  Mi barrio era de los que recibían electricidad del transformador incendiado…

 

No tengo luz en casa! Y no me aseguran cuándo volverá!!  Que voy a tener que leer a la luz de una vela….!  Ui, espera,… eso queda muy al estilo de Hogwarts… mmm…  ya no me molesta tanto no tener electricidad.

 

 

viernes, 20 de julio de 2007

El regreso

Otro día hablaré de ese hotel en Florencia, que era un burdel reformado, y que no tenía baño en las habitaciones, pero si un estupendo bidet al lado de la cama.  Hablaré sobre el precio de la bebida en Roma y de cómo se puede sobrevivir a una ola de calor a base de granizados de limón, y contaré el sprint hasta la ventanilla de facturación a cinco minutos de que cerraran el vuelo y de cómo la niña borde de Clickair se burló de nosotras porque llegábamos jadeando.  Pero todo esto otro día.

 

Ahora que he vuelto a trabajar es evidente que se me fundieron algunas neuronas bajo el sol de injusticia de Roma, porque que yo preparando viajes soy peligrosa es algo ampliamente difundido (y siguen pidiéndome vuelos, increíble!), pero hoy ya me ha pasado por segunda vez que me pidan vuelos a Estocolmo (Suecia) y yo los mande a Estrasburgo (Francia).   Pero es lo de siempre, me confunden!

 

Este tío pidió viajes a Estrasburgo mientras yo estaba de vacaciones, pero cambió de idea y me envió un mail (ayer) donde en el subject ponía "Estrasburgo" y en el cuerpo del mail me solicitaba un vuelo a Estocolmo.  Claro, si vengo lela y encima me lo complicas…. Pero para más inri, en la solicitud a la agencia utilicé una plantilla vieja que había usado para un viaje a Portugal.

 

Resultado:  Mi pobre compañero que había solicitado un vuelo a Estocolmo se ha encontrado con que le he preparado un viaje a Estrasburgo pero con el hotel reservado en Lisboa .  Así, a pelo.  Y yo tan pancha.  Los de la agencia y mi compi todavía no se creen que yo haya sido capaz de liarla tanto.  Alma de cántaro…si la he liado así y sin querer, imagínate queriendo!  Recuerdas cuando mandé a Superjefe por error a Mumbai en un vuelo de Air India y en segunda?  O cuando aquel pobre chico me pidió un vuelo a China, y me llama una semana antes del viaje desolado porque el billete que me pidió era a Shangai y yo le estaba mandando a Pekín, que está a 1.300 Km. de distancia (si, China es un país enorme, me di cuenta ese día)? Pues nada fue aposta.

 

Con estos antecedentes es raro que acabe alojada en un burdel?  Que el bidet al principio extraña, pero luego para poner los pies en remojo va de maravilla.

viernes, 13 de julio de 2007

Lo que nunca me atrevo a preguntar

Tengo una duda que me corroe por dentro.  Porqué teniendo un despacho propio, y siete salas de reuniones disponibles tenéis que poneros a discutir en mi mesa?

 

Y si tanto, tanto, tanto, te urgen esas fotocopias, las dejas sobre mi mesa durante cuatro días esperando que vuelva de las vacaciones?

 

Porque organizáis reuniones a las que no pensáis asistir?  Para que luego los asistentes cabreados a los que has dado plantón vengan a gritarme a mi?

 

Porque me hablas por la otra oreja cuando me ves hablando por teléfono?

 

Porqué no silencias el móvil en el trabajo?  Ah, que es para oírlo si te llaman?  Y porqué pones el volumen del  móvil tan alto?  Para oírlo mejor?  Entonces, porqué te dejas siempre el móvil en el despacho cuando estás reunido/en la cocina/fumando/charlando en el pasillo?   Y el inalámbrico… porqué te lo dejas siempre?  Y porqué te cabreas si no podemos localizarte para pasarte una llamada importante?

 

Porque hablas castellano en un tono de voz normal y hablas inglés a grito pelado?

 

Oh, no, no me contestes, no es necesario ya que mañana estaré en Roma sin ti y sin tu teléfono. Tranquila y relajada.  Sin teléfonos sonando, sin faxes, sin gritos,…

lunes, 9 de julio de 2007

Grumpy

He perdido setecientos gramos.  Me parece fatal, para eso paso yo tanta hambre?  La Dietista del Averno está exultante, y ha decidido "apretarme un poco más".  Que bien.  Yupi, yupi.  Hoy hemos incorporado dos aberraciones nuevas:

 

La dieta de la Sandía.

La dieta de la Crema de Calabacín.

 

La primera consiste en desayunar  tres tostadas, un yogur y dos rodajas de sandia.  Comer dos rodajas de sandía, pollo a la plancha y un yogur.  Merendar una rodaja de sandía.  Cenar dos rodajas de sandía y una tortilla a la francesa.  La segunda es igual cambiando la sandía por crema de calabacín.

 

Voy a morir.  Pero… porque lo hago?  Es lo que estoy tratando de descubrir.  La semana pasada me repetí más que el ajo, y le conté a todo el mundo que la Dietista del Averno quería que perdiera seis kilos.  Y lo que más me sorprendía es que nadie se sorprendía.  Pero bueno, si estoy estupenda, que seis kilos voy a perder?  De dónde?  Ahí me di cuenta de que mi autoestima tal vez no está tan mal como creo.  Pero si mi autoestima está bien y yo me veo estupenda… que hago visitando a la dietista?  Y me dice "te sobran seis kilos" y yo no lo creo, pero como ella lo dice venga a pasar hambre.

 

Y se lo he dicho, que paso mucha hambre, y su respuesta ha sido:

 

"El cuerpo se acostumbra a pasar hambre."

 

Lo que me hace pensar que si estoy tan en desacuerdo con los métodos de esta señora, porqué sigo viéndola?   Esto también lo estoy investigando..

martes, 3 de julio de 2007

Cucaracha contra la Dietista del Averno

La guerra ha empezado.  Valeee… nadie me ha obligado a que visite a la dietista

Y nadie me obliga a seguir (mejor digamos…eeeh.. empezar, si, es más exacto) la dieta que me ha dado.  Pero no va a poder conmigo, no señor, esta lucha es a muerte.   En que momento…

 

La visita empezó bien, me explicó lo de las dietas personalizadas, como funciona su sistema de visitas semanales,…muy guays todo.   Luego me pesa.  Justo el día que están aquí las suizas y nos hemos puesto tibias en el Buffet Libre del restaurante asiático.  Justo el día en que me ha venido la regla y parezco un balón de playa.   Justo ayer.  61 Kg.  Quiero explicarle que ese no es mi peso real, pero se que no me va a creer, así que me callo, en espera de que me vuelva a pesar la semana que viene y flipe.

 

Me visto y empieza a preguntarme que como habitualmente.  Le digo la verdad, que como de todo, que como mucha verdura y que la fruta me gusta mucho, y el pescado.   Me dice que a que horas como, y se lo digo.  Me dice que estoy muy equilibrada, que el nivel de retención de líquidos y el de grasa están muy bien, que cuál creo que es mi peso ideal:

 

-          En que peso tu te sentirías bien?  Cuál crees que es tu peso ideal?

 

Teniendo en cuenta que mi peso es de 58 Kg, pero que hoy he pesado 61, creo que unos 56 Kg estarían bien, pero ya que estoy hablando con una experta de las dietas, pienso que vale la pena arriesgarse:

 

-          55kg me parecen bien – Ella teclea un rato en su ordenador y menea la cabeza.

-          Pues no, un peso mmmh… correcto, para ti, sería de… bueno… 54 Kg., pero como empiezas ahora lo vamos a dejar en mmmh…. 55 Kg., luego ya veremos.

 

Y sonríe.  Cabrona, me vas a volver anoréxica.  Me coge la muñeca y no se acaba de decidir si mi constitución es pequeña o mediana, así que me perdona la vida y marca la casilla de constitución mediana.   Me enseña un papel en el que seguidamente empieza a escribir cosas a hipervelocidad:

 

-          Vamos a hacer una dieta – supongo que querrá decir que la dieta la voy a hacer yo, pero le apetece hablar en plural- base, hay alimentos prohibidos, nada de carbohidratos, rebajar las grasas a tope y tomar mucha proteína, OK?

-          Vale- si tú lo dices que eres la experta…

-          Para desayunar una café con leche.  Tomaremos la leche desnatada, si?

-          Vale.

-          Con sacarina.

-          No.

-          Cuatro galletas inte… ¿¡Cómo que no!?  Sacarina.

-          No!

-          SACARINA!

-          NOOOO!!  Y POR AHÍ NO PASO.

-          Pues fructosa.

-          Probaré la fructosa, pero si no me gusta, volveré al azúcar.

-          Haz lo que te de la gana.  Luego del café o cuatro galletas integrales o dos biscotes con queso de Burgos, jamón, pavo, o mermelada Light.

-          Queso de Burgos no.

-          Pero… pero…. – Te he pillado, tía, la típica dieta basada en la pechuga de pavo y el queso de Burgos – El queso de Burgos tiene calcio…

-          Y la leche también.

-          Pero la desnatada no tanto.

-          Pues no me como el queso y la leche que sea entera.

-          TE COMES EL QUESO Y LA LECHE DESNATADA!

-          ANTES COMO POREXPÁN, que tiene más sabor y una textura más interesante que el queso de Burgos.

-          Haz lo que te de la gana.  Para comer:  verduras, pollo, pavo, ternera magra, pero nada de nada de nada de patata, arroz, pasta, legumbres, ni nada, absolutamente nada de pan.… Te gustan las legumbres?

-          Si, mucho, las lentejas.

-          Pues una vez a la semana ensalada de lentejas, una ración del tamaño de un plato de postre. De postre siempre o yogur o fruta.

-          …. – Así, una dieta variada y tal.

-          Para merendar dos piezas de fruta. 

-          Vale – Fruta vale.

-          Para cenar puedes elegir entre verdura, puré de verdura o caldo de verdura, y de segundo puedes elegir entre pollo, pavo o pescado blanco o tortilla o huevos. O una ensalada con palitos de cangrejo.  – Me pregunto de qué hará las tortillas esta señora. -De postre fruta..

-          … o yogur. – Venga, que difícil.

-          Muy bien!  Con esta dieta se pierde un kilo por semana.

-          Yupiii……. Yupi……. – Un kilo por semana… algo no está bien.

-          Vale, sobretodo no comas ningún alimento prohibido.  Alguna pregunta?

-          No, pero los biscotes son pan.

-          No, son biscotes.

-          Las tostadas son pan deshidratado.

-          No el pan es pan y los biscotes biscotes.  Por cierto, bebe mucho agua, sólo agua e infusiones.  La gente nunca bebe lo bastante.

-          Yo ya bebo mucho agua.

-          Ya, si claro. Cuanta bebes?

-          Pues en el curro me acabo cada día una botella de litro y medio, y en casa otra botella, sin contar el zumo, los tes, el café,…

-          Pues bebes demasiado.  DOS LITROS AL DIA, ni más ni menos.

-          …. –Nazi!

 

Esta ha sido su dieta, a partir de la cual yo he customizado mi propia dieta.  NI HABLAR de queso de Burgos o sacarina, pero que ni loca, vamos, odio la sacarina y el queso de Burgos es como un símbolo de hambruna .   La leche entera, y me salto el yogur.  Diga lo que diga, las tostadas y el pan sólo se diferencian en la cantidad de agua, así que para desayunar nadie me va a quitar mi mini de jamón.   Y beberé cuando tenga sed.  Jo, estoy indignada.  Y hambrienta. 

domingo, 1 de julio de 2007

i m p a s s e




Como siempre, me siento como si estuviera de viaje y nunca llegara a mi destino. Se que estoy entre ciclos, pero esta pausa está durando demasiado, a lo peor estoy en un Mar de los Sargazos.

Si supiera de dónde me vienen los ataques de tristeza, a lo mejor podría esquivarlos.